Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alerta sanitaria

Los expertos de Sanidad esperan 8.000 muertos por la gripe A

Trinidad Jiménez: "Nos enfrentamos a consecuencias imprevisibles"

"Estamos muy preocupados. Nos enfrentamos a un virus que está circulando sin control y las consecuencias son imprevisibles". La ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, asegura que no ha tenido "un día de tranquilidad" desde el pasado 26 de abril, el domingo en el que se detectaron ocho casos de gripe A en jóvenes de Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana recién llegados de México. Ahora, la inquietud es aún peor. A la muerte, el jueves, de otros dos contagiados, Trinidad Jiménez añade los negros augurios de los científicos: el próximo otoño podrían fallecer en España hasta 8.000 personas. "Son sus previsiones, basadas en que el virus N1H1 tendrá un comportamiento similar al de la gripe común, pero yo prefiero pensar que, de momento, proporcionalmente la mortalidad está siendo menor. Y que además estamos preparados para hacerle frente".

El Gobierno remite el caso a la OMS porque lo considera excepcional

La ministra salía al paso, en conversación con EL PAÍS, del impacto creado por sus declaraciones, ayer por la mañana, en RNE: "Si la gripe estacional es la causa directa o indirecta de 8.000 muertes [al año] evidentemente nos podemos encontrar con unas predicciones al menos similares" para la gripe A. "Es previsibile que provoque también un número alto de fallecimientos". Actualmente España registra cuatro muertos por la gripe y 1.222 contagiados -doce de ellos graves-. El último recuento mundial cifra en 128.000 los enfermos y 639 los fallecidos. Estas cifras sólo incluyen los casos analizados, lo que está dejando de ser viable ante la pandemia, que según afirmó ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS) se expande a un ritmo "sin precedentes". "La nueva gripe se ha extendido en seis semanas con la misma virulencia que la gripe común en seis meses", dice el documento de la OMS. En septiembre habrá que sumar además factores que las autoridades ya tienen en cuenta en su nivel de alerta: el regreso de los españoles que han pasado sus vacaciones en el extranjero y los primeros indicios del frio otoñal.

Los datos dados por la OMS pueden ser los últimos. El organismo anunció ayer que dejará de emitir cifras detalladas de afectados. "En muchos países con transmisión sostenida del virus está resultando extremadamente difícil, si no imposible, confirmar cada caso mediante pruebas de laboratorio", dice la OMS. Sin embargo, esta organización seguirá pidiendo a los países que informen sobre los casos y que den una descripción epidemiológica de los pacientes, como forma de tener controlada la gravedad de la situación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de julio de 2009