Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
El futuro de Europa

Solana revela que ha sido víctima del espionaje cibernético de una potencia

"Yo he sido sometido a espionaje [cibernético] durante varios meses sin saberlo por una potencia [extranjera]". El Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Javier Solana, hizo ayer esta insólita revelación en Madrid, al término de una conferencia organizada por la fundación Esys. Uno de los asistentes le preguntó por el riesgo que supone la ciberguerra y él respondió recordando la importancia que le atribuye la Administración Obama, hasta el punto de encomendar la tarea a un general de cuatro estrellas. A continuación, explicó que él mismo ha sido víctima de espionaje, a través de un ataque a sus archivos y comunicaciones personales, pero no quiso añadir una palabra más: ni cuándo, ni quién lo descubrió, ni qué servicio extranjero (es decir, extraeuropeo) era el agresor. En el auditorio, alguien apuntó a Israel, donde Solana comenzará hoy una gira por Oriente Próximo. Pura especulación.

La presencia de Solana, sólo 48 horas después de las elecciones europeas, levantó gran expectación. Pese a su optimismo, no pudo evitar lamentarse de la escasa participación. "No sé si éramos conscientes de que estábamos eligiendo a una institución que va ser muy importante, que va a tener poder de codecisión con los gobiernos. Tal vez, alguien debería haberlo aclarado un poco antes", se quejó.

Aseguró que no le molesta tanto la presencia de euroescépticos en el Parlamento Europeo como la desafección que revela la alta abstención. Tras repasar los grandes desafíos para la seguridad -la proliferación de armas nucleares, la seguridad energética o el cambio climático- dejó claro que ningún país puede enfrentarlos solo.

"Europa era un hermoso sueño convertido en realidad. Ahora es una necesidad. Estaríamos locos, sería una insensatez, si la dejáramos perder", advirtió. Por eso, se mostró seguro de que se aprobará el Tratado de Lisboa, "que es necesario, aunque no sea perfecto". El mismo que en pocos meses le jubilará.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de junio de 2009