Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite un obispo irlandés acusado de encubrir abusos

John Magee, un obispo irlandés que fue secretario privado de los papas Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II, dimitió el sábado salpicado por una investigación sobre casos de pedofilia presuntamente practicados por dos sacerdotes de su diócesis.

Responsable de la diócesis de Cloyne, sur de Irlanda, desde 1987, Magee había sido criticado por su actitud pasiva ante las denuncias de abusos llegadas a su despacho. El Comité Nacional de Defensa del Menor irlandés le acusó en diciembre pasado de no haber manejado de forma apropiada los abusos imputados a dos sacerdotes de su diócesis. El obispo no aplicó sanciones canónicas a los supuestos pederastas y se limitó a trasladar a ambos a otros lugares.

En los últimos años, la Iglesia católica irlandesa ha sido acusada de encubrir numerosos casos de pederastia. Sólo en 2008, 26 diócesis irlandesas recibieron 56 denuncias por pedofilia protagonizada por religiosos, una veintena de ellas contra curas ya fallecidos. Sólo fue incriminado un sacerdote.

Magee, nacido en Irlanda del Norte en 1936 y nombrado Maestro de Ceremonias Pontificias por el papa Wojtyla en 1992, podrá conservar su cargo de obispo, pero el papa Benedicto XVI ha elegido al arzobispo Dermot Clifford como administrador apostólico para dirigir su diócesis. Magee había solicitado su relevo a Roma el pasado día 4.

Graves daños

"La rápida decisión del Santo Padre es la prueba de la importancia que da la Iglesia a la salvaguarda de los menores y al cuidado que necesitan las víctimas", señaló el cardenal Sean Brady, arzobispo de Armagh y primado de Irlanda, en una nota.

Por su parte, el obispo escribió en la web de la diócesis que su dimisión le permitirá "dedicar todo el tiempo y energía necesarios para cooperar plenamente" con la comisión de investigación creada por el Gobierno para esclarecer la actuación de la jerarquía católica ante los abusos. La organización de ayuda a las víctimas One in Four recibió ayer con satisfacción la renuncia de Magee. Según su director, "los obispos mandan un mensaje claro de que la seguridad de los menores es ahora la prioridad", y "reconocen la gravedad del daño que han hecho".

Por otro lado, Benedicto XVI confirmó ayer que viajará a Tierra Santa (Jordania, Jerusalén, Belén y Nazaret) entre el 8 y el 15 de mayo.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de marzo de 2009