ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 4 de noviembre de 2008
La carrera hacia la Casa Blanca | El día decisivo

Tres de cada cuatro estadounidenses se han registrado para votar

Es la mayor movilización desde que se aprobó el sufragio femenino en 1920

Pacientemente, en colas de hasta cinco horas, más de 27 millones de estadounidenses, en torno al 20% del electorado, han votado ya por el demócrata Barack Obama o el republicano John McCain en 34 de los 50 Estados que permitieron el sufragio adelantado en las históricas elecciones de hoy en Estados Unidos. Cerca de 153 millones de norteamericanos, el 75% del censo, se han registrado para poder votar: el índice más alto desde la aprobación del voto femenino en 1920, según un estudio del Centro de Estudios Electorales de la Universidad Americana difundido ayer. Obama aventaja a McCain en casi todas las encuestas, consolidando su perfil de claro favorito a ganar la presidencia.

El sondeo publicado ayer conjuntamente por The Wall Street Journal y la cadena de televisión NBC anticipaba la victoria del demócrata por una diferencia de ocho puntos (51% contra 43%), aunque con dos menos que la registrada hace una semana. La masiva movilización de votantes, y los esfuerzos para conseguirla, apenas encuentran precedentes. "Llevo tres horas y si hacen falta otras tres pues aquí me tendrá", comentaba Julie, de 40 años, en Columbus, capital de Ohio, cuyos 20 votos electorales disputan los dos candidatos arduamente.

"Que nadie se vaya de este mitin sin haberse registrado para votar. Llamemos a nuestros amigos y conocidos. Tenemos mucho trabajo que hacer", animó Obama en la concentración del domingo, a la que acudieron cerca de 60.000 personas. Entreteniendo la espera con revistas, libros o la cháchara del móvil, miles de votantes se acercaron anticipadamente a las urnas en un Estado ganado por George Bush hace cuatro años.

"A mí me viene mejor hacerlo hoy porque el martes tengo un día complicado", explicaba Julie, enfermera. Las razones de otros en la cola eran más solemnes: "Estas elecciones son históricas. No me las quiero perder. Veo que ustedes [los periodistas extranjeros] tampoco".

Hasta última hora, los cientos de miles de voluntarios de los candidatos han batido el país, casa por casa o telefónicamente (25 millones de llamadas por candidatura), pidiendo el sufragio. EE UU elige presidente, renueva la totalidad de la Cámara de Representantes, un tercio del Senado y a 11 gobernadores. "A él [Obama] sí, pero al otro, no. No me gusta", comentaba un matrimonio observando las fotografías de Obama y de un congresista candidato a la reelección, incluidas en los volantes de un voluntario. A juzgar por el jovial y generalizado abucheo a una camioneta con pegatinas de McCain y Sarah Palin, la cola más larga cercana a la plaza central de Columbus votó por el senador por Illinois.

La maquinaria demócrata dispone además de una organización simpatizante, MoveOn.org, que envió un vídeo propagandístico por correo electrónico y logró 10 millones de reenvíos. El senador por Arizona confía en que el 6% indeciso resucite hoy su campaña, frecuentemente centrada en la descalificación de Obama como un liberal peligroso, un despilfarrador de los recursos públicos y un ingenuo en política exterior. Para McCain, la mayoría de los indecisos tiene un perfil más republicano que demócrata. Empero, numerosos norteamericanos que estuvieron al lado del Partido Republicano en 2004 apoyarán hoy a Obama tras haberse hartado de los ocho años de Administración encabezada por George Bush, según la encuesta publicada por The Wall Street Journal / NBC.

"Los sueños de los negros pueden convertirse en realidad, pero los negros deben atemperar sus expectativas, porque Obama compite para ser presidente de todo el mundo", precisa la analista Laura Washington. "Deben volver a la realidad y tener en cuenta lo que le espera a Obama. Le espera, por ejemplo, la crisis económica y los conflictos de Oriente Próximo".

Pero las expectativas son tales entre la población negra que la derrota de Obama puede desencadenar disturbios en ciudades de mayoría afroamericana, como Los Ángeles o Chicago. "Si pierde Obama se demostraría que le han robado la victoria y que este país no es democrático. Podría haber violencia en las calles", dijo, sin asomo de duda, un empleado de hotel en Columbus, inmigrante en EE UU, llegado desde Eritrea hace 20 años. "Y, como yo, piensan muchos".

Masas de votantes

- 153 millones de ciudadanos se han registrado para votar, un 75% de los mayores de 18 años.

- La participación puede alcanzar hoy el 65%, según el Centro de Estudios Electorales de la Universidad Americana, cerca del máximo de 1960.

- Un 20% del electorado ha votado anticipadamente. Más de 27 millones de votantes

han formado ya largas colas.

- Bill Clinton fue elegido en 1992 con una participación del 55%. En 2000, George Bush ganó con el 51%.

Ciudadanos de Cincinnati (Ohio) tuvieron que guardar ayer largas colas para poder votar de forma anticipada. / ASSOCIATED PRESS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana