Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galimatías y masificación en el nuevo curso

Más alumnos por aula y más barracones para iniciar las clases - Madrid y Valencia boicotean la asignatura de Educación para la Ciudadanía

Arranca el curso más complejo y tenso. La implantación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía y el boicot emprendido por gobiernos del PP contra esta enseñanza han convertido en un galimatías el inicio del curso en algunas comunidades.

Por otro lado, el aumento de escolares ha pillado a algunas comunidades con los deberes a medias y proliferarán los barracones habilitados como aulas para albergar a miles de alumnos.

MADRID

Voluntariado contra el Gobierno

Más de un millón de alumnos empiezan el curso el próximo lunes en 3.157 centros de la Comunidad de Madrid. Los estudiantes de 2º y 4º de ESO se van a encontrar una asignatura nueva: Educación para la Ciudadanía que, según ha decidido el Gobierno de Esperanza Aguirre (PP), se podrá sustituir por un voluntariado, trabajos sobre la Constitución o derechos humanos, una alternativa que la justicia ha tumbado en la Comunidad Valenciana. Aguirre permitirá la objeción a las familias que rechacen esta asignatura (3.000 dicen estar dispuestas a hacerlo este curso) hasta que el Supremo se pronuncie.

Uno de cada seis escolares es extranjero. La mayoría proviene de Ecuador, Rumania, Marruecos y Colombia. Cerca de 10.000 alumnos estrenarán 31 centros nuevos (22 públicos y 9 concertados). Otros 700 escolares asistirán a clase en 29 barracones.

COMUNIDAD VALENCIANA

Profesores y traductores en la misma aula

El Gobierno valenciano intentó abrir una opción B a la asignatura de Educación para la Ciudadanía, pero el Tribunal Superior de Justicia ordenó en julio la suspensión cautelar de la orden. Su boicot sigue adelante con la intención de impartir la asignatura en inglés. Lo hará en el curso 2008/2009 con la mayor tasa de matrícula de la historia valenciana (750.120 alumnos, de los cuales 92.416 son hijos de extranjeros). Todos los agentes educativos de la Comunidad Valenciana (la asociación profesional de directores, los sindicatos del sector educativo y la confederación de padres de la escuela pública) rechazan el modelo elegido por su Gobierno. La asignatura Education for Citizenship se estrenará con dos profesores por aula: el catedrático de Filosofía o Historia competente y un "traductor" de inglés. En esa misma hora, los alumnos objetores (unos 5.600 en toda la Comunidad) deberán ser "atendidos" plenamente. Los inmigrantes suponen un 14% del total de la matrícula. De ellos, la inmensa mayoría (86%) se escolariza en la red pública, lo que contribuye a la masificación de las aulas (con aumentos autorizados de ratio de 28 a 30 alumnos por clase). Se han habilitado 287 "aulas colchón" provisionales en patios de colegio, espacios comunes, plazas de pueblo y solares adyacentes para poder atender el excedente de 6.000 niños de Infantil y Primaria que solicitaron plaza en colegios públicos y estaban en listas de espera. El curso comienza con 49 centros nuevos o remodelados. El número de aulas prefabricadas afecta este curso al 2,9% del total del alumnado del sistema educativo valenciano (26.407 alumnos).

GALICIA

Reforma de 169 centros

Galicia arranca curso con una inversión previa de 57 millones de euros en las obras de mejora y construcción de nuevos inmuebles en 169 centros de las cuatro provincias gallegas. El porcentaje de alumnado inmigrante es todavía escaso en relación a otras autonomías y apenas alcanza el 3,6%, según las estimaciones de la Xunta de Galicia.

En relación con la materia de Educación para la Ciudadanía, la conselleira de Educación, Laura Sánchez Piñón, declaró tajante esta semana que "es una asignatura como otra cualquiera" que "se imparte prácticamente en todos los países de la UE". "Es una materia más del currículo y por lo tanto tiene que ser dada como cualquier otra".

CATALUÑA

Redistribución de inmigrantes

El nuevo curso, más centros públicos, más alumnos y un reparto desigual de escolares inmigrantes en centros públicos y concertados. La Generalitat ha anunciado que habrá 65 nuevos centros escolares este curso y 46 ampliaciones. El número de alumnos que se incorporarán a las aulas no universitarias crece un 3% y es de 1.180.460, es decir, 34.197 más que el anterior. El curso pasado había 743 barracones para casi 20.000 alumnos. La mayoría son aulas, aunque algunos son comedores y bibliotecas. El porcentaje total de alumnos inmigrantes rondará el 13% y no ha dejado de crecer desde hace una década, cuando apenas era del 1,8%. El 83% de los alumnos inmigrantes va a centros públicos y sólo el 17% a concertados.

La Generalitat quiere cambiar esta situación y asegura que aplicará cuotas máximas de inmigrantes por zonas cuando se apruebe la ley de Educación que acaba de entrar en el Parlamento catalán.

La asignatura Educación para la Ciudadanía, que es obligatoria, apenas ha suscitado problemas en Cataluña. No hay alternativa a ella, como plantean las comunidades gobernadas por el Partido Popular. Según los últimos datos, sólo ha habido 48 objeciones, que suponen el 0,07% de los más de 60.000 alumnos afectados por la asignatura.

ANDALUCÍA

Libros gratis

Para enfilar la cuesta de septiembre, los padres de alumnos de centros públicos y concertados tendrán este curso una ayuda extra: libros de textos gratis en toda la etapa de enseñanza obligatoria. Este derecho, que quedó recogido en el nuevo Estatuto de Andalucía, empezó a implantarse paulatinamente hace tres años, y el curso que ahora empieza será el primero en el que la gratuidad se extienda a todos los niveles de Primaria y ESO.

Una de las preocupaciones de la Consejería Educación en los últimos cursos ha sido la de las elevadas tasas de abandono escolar una vez terminada la ESO, superiores al 30%. Entre las medidas para combatirlo, el Gobierno de Manuel Chaves (PSOE) anunció un programa de becas de hasta 600 euros mensuales y la extensión del transporte escolar gratuito, del que este año se beneficiarán 92.000 alumnos y que por primera vez abarca a los estudiantes de Bachillerato y FP.

Con información de Neus Caballer (Comunidad Valenciana), Silvia R. Pontevedra (Galicia), S. T. (Cataluña) y Reyes Rincón (Andalucía).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de septiembre de 2008