Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid elimina las plazas gratuitas de las guarderías públicas

La cuota mínima pasa de cero a 45 euros al mes a partir de este curso - El nuevo sistema de tarifas beneficia a las familias con rentas más altas

Ya no hay plazas gratuitas. La red de escuelas infantiles públicas de la Comunidad de Madrid ha subido sus tarifas para el curso 2008-2009, que empieza mañana con 29.000 alumnos. Las familias con rentas más bajas no pagaban nada. A partir de este curso, tendrán que abonar 45 euros mensuales, 500 al año. El motivo es un cambio en el sistema de tarifas aprobado por la Consejería de Educación y que beneficia a los que más ganan.

La Comunidad de Madrid defiende que ha cambiado la fórmula para simplificar y evitar el fraude. Desde la junta de portavoces de escuelas infantiles públicas, que representa a la red de casi 400 centros de la región, alertan: "Muchas familias no van a poder pagar ese dinero".

Hasta el curso pasado, la cuota mensual se calculaba en función de la renta. Este año, la Comunidad ha cambiado por un sistema de tres tramos, de 45, 90 y 135 euros (véase tabla en la página 3), que ayuda a ahorrar al que más tiene y obliga a apretarse el cinturón al más precario.

Un ejemplo: una familia de tres miembros (uno de ellos el bebé) obtiene plaza en una escuela infantil pública y tiene unos ingresos anuales de 10.000 euros.

El curso pasado, esta familia no pagaba ni un euro al mes por la atención. Si el pequeño se quedaba a comer en el aula, la tarifa era de 83 euros. La misma familia, el mismo bebé, un año después. Ahora pagan 45 euros sin comedor y 133 euros si le dan la papilla en el centro. Es decir, pagan un 60% más por el mismo servicio.

El extremo opuesto. Otra familia también de tres miembros pero con una renta mucho más desahogada. En esta casa se cobra casi 10 veces más: 97.000 euros. Como viven en un municipio con pocos menores, tienen suerte y consiguen que le admitan. Una plaza que este curso les saldrá a menos de la mitad que hace un año.

Hace un año, la cuota mensual del bebé suponía 449 euros si el pequeño almorzaba en casa y 532 si se quedaba a comer en la escuela. Hasta ahora, la normativa incluía tarifas especiales para las familias con más de 32.000 euros de renta por cabeza. Este año se igualan con la mensualidad más alta: 145 euros -casi cuatro veces menos que el año pasado-, y 233 si eligen la opción de comedor, es decir, menos de la mitad que hace un curso.

La Junta de Portavoces de Escuelas Infantiles Públicas -for-mada por 20 miembros elegidos en asamblea entre el personal de todos los centros- alerta de que muchas familias no van a poder pagar las nuevas cuotas. "Una familia con 15.000 euros al año y dos bebés pasa de pagar apenas cinco euros por los dos a 90 euros mensuales", asegura una portavoz, Carmen Ferrero, que tilda el nuevo sistema de "injusto" porque "pagan más los que tienen menos". Otras comunidades, como Cataluña, mantienen para el próximo curso las plazas gratuitas.

La Comunidad de Madrid aduce varios motivos para cambiar el sistema. Por un lado, señalan que un modelo de tarifas que sólo incluye tres tramos facilita la gestión a los centros educativos. El curso pasado, la tarifa a pagar se calculaba dividiendo la renta per cápita primero entre 4 y después entre 11. Al número resultante se le restaba la cuota de comedor (83 euros que ahora son 88).

"Nos salían miles de tarifas diferentes al mes, un precio diferente casi para cada familia, y eso complicaba la gestión", asegura Carmen Pérez Llorca, directora de Educación Infantil y Primaria de la Comunidad de Madrid. La Junta de Portavoces defiende que no supone ninguna complicación. "Les calculabas la renta a cada familia el primer mes y, a partir de ese recibo, todos iguales", señala Carmen Ferrero.

La Comunidad esgrime además que el nuevo modelo ayuda a evitar el fraude. "Había familias que intentaban reflejar unos ingresos menores a los que tenían", según Pérez Llorca. Desde el otro lado, la portavoz de la Junta admite que se han producido casos con familias que han intentado pagar menos de lo que les correspondía, pero quienes lo intentaban antes, seguirán insistiendo ahora. "Algún autónomo, por ejemplo, presentaba menos ingresos de los reales, pero eso no lo resuelve un sistema de tramos".

Educación recibió "quejas" de algunos directores porque había familias de las que no pagaban nada que no llevaban a sus niños a clase, según la portavoz de la Comunidad de Madrid. Y añade que son pocas las familias que estaban en la franja de los 0 euros al mes, aunque no facilitan datos.

"Es cierto que la cultura de lo gratis no es muy educativa", defiende Carmen Ferrero, "pero bastaba con una tarifa simbólica de 10 euros al mes en lugar de 45, y además llevamos a rajatabla las faltas a clase".

La Comunidad defiende, además, que antes había un agravio comparativo con las familias que llevan a sus hijos a las casas de niños, unos centros, también públicos y para educación infantil, en los que la cuota mensual asciende a 30 euros por cuatro horas al día en horario de mañana.

"No es justo que haya gente que pague ese dinero por ir a una casa de niños mientras otra familia, con una situación económica similar, no pague nada por una escuela infantil", añade Pérez Llorca. La directora de Educación Infantil admite que no les pareció la opción "más adecuada" hacer justo lo contrario: que quienes cobran poco y pagan 30 euros por llevar a su hijo a una casa de niños dejen de pagar este año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de septiembre de 2008