Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El foro del agua

La Expo iza la bandera del uso responsable del agua

Comienza en Zaragoza la exposición dedicada al desarrollo sostenible - Uno de cada seis habitantes del planeta pasa sed

La ONU considera que por debajo de 1.700 metros cúbicos por individuo al año la población está en una situación de "estrés hídrico". Pero en muchos lugares del planeta ya les gustaría tener al menos la mitad. En Palestina disponen de menos de 300 metros cúbicos por persona al año.

Y la situación tiende a empeorar. En 2025 la ONU calcula que no llegarán a ese mínimo vital 3.000 millones; y en 2050, la proyección es escalofriante: 5.300 millones de afectados, sobre todo en los países pobres de Asia, África y el mundo árabe. Un cóctel explosivo que el organismo internacional cree que causará la mayoría de las guerras. Auténticos conflictos, a cuyo lado las batallas por el agua entre comunidades españolas parecen menores.

Más de 100 países participan en esta muestra, que reúne a cientos de expertos

Seis plazas temáticas recrean los problemas de falta de agua

Las conclusiones se plasmarán en un texto para que no caigan en saco roto

La feria permanecerá abierta hasta el 14 de septiembre

A esto se refirió ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante su discurso en el acto inaugural de la Expo de Zaragoza. "Necesitamos grandes acuerdos en torno al agua", afirmó antes de añadir que el reparto del agua necesita de una "solidaridad imperiosa y responsable con quienes precisan lo mínimo que no tienen".

África -también en esto- se lleva la peor parte. En el continente, las arbitrarias fronteras trazadas por los colonizadores han hecho que el 90% del agua dulce esté en ríos y lagos compartidos por varios países. Darfur, la región al oeste de Sudán azotada por un conflicto que dura ya cuatro años, con más de 200.000 muertes y 2,1 millones de refugiados, es un ejemplo de lo que viene.

Íntimamente ligado al problema del agua, la Expo de Zaragoza (con un presupuesto de 2.200 euros de inversión pública y 8.800 privada) va a tener otro protagonista: el calentamiento mundial. Los expertos vaticinan una disminución de las precipitaciones precisamente en las zonas donde ya hay más escasez. El lago Chad, por ejemplo, en 40 años ha perdido el 90% de su caudal.

Pero el problema no es sólo de países pobres y lejanos. España encabeza la lista de países europeos amenazados por la desertificación. Esta situación empapará las exhibiciones, los debates y las conferencias de la Expo de Zaragoza. Pero eso será a partir de hoy. Ayer era el día para celebrar que la enorme obra estaba lista a tiempo.

"El agua habla sin cesar nunca se repite". Con estas palabras de Octavio Paz, el Rey dio por inaugurada la exposición. En el Palacio de Congresos se habían reunido ayer la familia real al completo, que fue recibida por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero junto a su esposa, los ministros de Exteriores, Economía y Fomento y los presidentes del Congreso y el Senado. En el acto, que se pudo seguir desde el anfiteatro construido al lado del Ebro participaron políticos y líderes regionales. El líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, siguió la ceremonia desde primera fila.

No faltó una amplia delegación de los países participantes y representantes internacionales como el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso; los presidentes de México, Portugal y el primer ministro de Marruecos. La actriz Belén Rueda fue la encargada de conducir la ceremonia de apertura, que, una vez concluidas las intervenciones oficiales y el izado de banderas, dio paso al espectáculo El Gozo del Agua, una coreografía inspirada en el juego y el agua a través de las cuatro estaciones, con música del francés René Aubry.

La inauguración concluyó con una fiesta en el aire que simulaba el mar donde se mecían enormes peces, pulpos, una ballena a tamaño natural, cangrejos... todo ello con un fondo pirotécnico de calculada elegancia cromática. Un espectáculo austero pero colorista.

Afamados arquitectos han dejado su sello en la construcción de puestos, que se agrupan de forma ordenada en grandes áreas ecogeográficas del mundo. También las comunidades autónomas tienen su edificio. Especialmente vistoso es el de Aragón, de los arquitectos maños Olano y Mendo, que simula una enorme cesta de láminas trenzadas de las que se han usado en esa región tradicionalmente para recoger la fruta. Y el de España, de Patxi Mangado, construido bajo criterios de ahorro energético con un bosque de pilares forrados de barro cocido que desarrolla un microclima.

Levantar la Expo ha sido, para el alcalde de Zaragoza "como todas las hitorias de amor: difícil, intensa, apasionante y hermosa". "Ya sabíamos que el agua es un tema clave para el siglo XXI, pero el agua ha sido desde la fundación de la ciudad parte primordial de nuestro ser". La Expo, que permanecerá abierta hasta el 14 de septiembre, dejará en la capital aragonesa un legado de modernidad. El gran acuario fluvial, el de agua dulce más grande de Europa, es una de las grandes estrellas de la exposición, que a su carácter ecológico y didáctico suma, por supuesto, numerosos centros de ocio, gastronomía y espectáculos culturales. El acuario recrea el hábitat de cinco grandes ríos del planeta, el Nilo, el Amazonas, el Mekong, el Darling y el Ebro, uno por continente. Un gran cocodrilo, tortugas y variedades de peces de todos ellos podrán verse en este gran río del mundo. Este acuario está llamado a convertirse en uno de los valores turísticos de la ciudad.

En realidad, todo el recinto, con sus modernos y funcionales edificios, tiene ya un destino industrial pensado para el futuro, con el que rentabilizar las inversiones que se han hecho para la ocasión. Más de 100 países participan en esta muestra internacional que pretende reunir a expertos y personalidades de distintos ámbitos del mundo para dialogar entorno al agua y la sostenibilidad. Los debates y las conferencias que se desarrollarán durante estos meses de verano quieren cristalizar en un compromiso. Todo ello se plasmará en un documento, la Carta de Zaragoza, para que las propuestas no caigan en saco roto y supongan un legado de provecho.

Los visitantes podrán participar de estos debates por Internet, pero el turista sabe que unos días en la Expo le permitirán viajar por islas y costas, oasis y selvas tropicales. Podrá descubrir el agua en todos sus estados y sentir con gran realismo virtual el impacto de un tsunami, un huracán o el desastre de una gota fría mediterránea. Todo ello en seis plazas temáticas repartidas por el recinto.

Fluvi, una criatura de agua con ojos, es la mascota que ha diseñado Sergi López para la Expo Zaragoza 2008. De cuerpo semitranslúcido y gelatinoso, su misión no se aleja de la que anima el resto de la exposición, dar a conocer y divulgar los secretos y las posibilidades del agua y guiar, sobre todo a los más pequeños, hacia el mejor uso de este elemento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de junio de 2008