Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

La violencia sexual como arma de guerra

Hoy se celebra el 60º aniversario del establecimiento de las Fuerzas de Paz de Naciones Unidas y es un buen momento para asegurarnos de que éstas hacen lo suficiente para proteger a las mujeres que se encuentran en zonas de conflictos armados.

La naturaleza de los conflictos está cambiando. Los ejércitos insurgentes y rebeldes tienen cada vez más como objetivo a la sociedad civil e infligen sobre ella atrocidades espantosas, orientadas a dañar las comunidades. Los objetivos de la violencia son civiles y el fin último es lanzar el mensaje de que nadie está seguro. Y en muchos de estos conflictos actuales se señalan como objetivos civiles de categoría especial a las mujeres. Las mujeres y las niñas son objeto de un tipo particular de agresión: la violación.

Es necesaria una respuesta militar a las violaciones de mujeres en zonas de conflicto

En Congo oriental se han denunciado más de 27.000 violaciones en 2006

Ante el creciente número de violaciones y la terrible violencia sexual que sufren las mujeres en Darfur y en la República Democrática del Congo, cabe preguntarse si las instituciones de seguridad, internacionales y regionales, están haciendo lo suficiente para proteger a las mujeres en las situaciones de conflicto y en las fases posteriores. Tanto España como el resto de países que apoyan las instituciones de seguridad con recursos humanos y financieros están planteándose qué puede hacerse ante este tipo de violación de los derechos humanos de las mujeres.

Los datos sobre violencia sexual son estremecedores. En Kivu del Sur, uno de los lugares donde se mantienen los combates del Congo oriental, se han denunciado más de 27.000 violaciones en 2006. Sabemos que la realidad es aún más tremenda porque sólo se conocen los casos más espantosos y porque son pocos los lugares donde las mujeres pueden denunciar de manera segura. Muchas prefieren guardar silencio sobre lo sucedido para evitar la vergüenza y el estigma que cae sobre ellas.

¿Qué se debe hacer para afrontar esta situación? El Congo cuenta con una enorme presencia de fuerzas de mantenimiento de paz y en Darfur se está desplegando actualmente la misión pacificadora más grande del mundo. Pero el problema es que pocas de estas fuerzas saben cómo proteger eficazmente a las mujeres y a las niñas contra la violencia sexual. ¿Por qué?

Existen varias razones, la principal es que la violencia sexual nunca ha sido entendida como método de guerra, ni como un problema de seguridad que requiera una respuesta militar. Por el contrario, tradicionalmente se ha visto como un problema de carácter humanitario, para el que se aplica un tratamiento médico y psicosocial. Esto, con ser importante, es insuficiente porque no pone la atención prioritaria en evitar agre

-siones y violencia contra las mujeres. Se necesita una respuesta más eficaz por parte de las fuerzas de seguridad.

La respuesta militar a esta sistemática violencia sexual es un desafío a la gestión de los conflictos, porque la violencia sexual como arma de guerra es difícil de detener con métodos convencionales. Las agresiones a las mujeres ocurren fuera de los espacios generalmente patrullados por las fuerzas de paz: hogares, bosques, campos de cosecha y caminos entre las aldeas y pozos de agua. Las víctimas no se atreven muchas veces a denunciar el crimen debido a la vergüenza que sienten y a la falta de confianza ante los mismos agentes de seguridad. La violación de las mujeres es un método de lucha que no se detiene incautando armas.

Otro problema es que cuando las violaciones son resultado de órdenes que animan a los soldados a cometerlas masivamente con el fin de humillar al enemigo y acabar con sus líneas de sangre familiares, las propias poblaciones locales ven en ello una justificación para cometer nuevas atrocidades. En las regiones en las que se han producido violaciones de forma masiva, como es hoy el caso de varias zonas del Este de Congo, o como fue el caso de Liberia hace unos años, donde tres de cada cuatro mujeres fueron violadas, la violación puede convertirse en algo normal dentro de la sociedad y ser aceptado como una desgracia inevitable. No existe respuesta judicial y los perpetradores quedan en completa impunidad.

Tradicionalmente, las fuerzas de seguridad han mantenido una división entre lo "público" y lo "privado" en la manera de abordar el conflicto y la rehabilitación, por lo que no se ha prestado una atención adecuada a las formas de violencia que afectan a mujeres. A pesar de la Resolución 1.325 de octubre de 2000 del Consejo de Seguridad de la ONU, que insta a los agentes de seguridad a comprender cómo afectan los conflictos armados a las mujeres, todavía no se ha producido un cambio significativo en la actuación de las fuerzas armadas que tiene como misión garantizar la seguridad de la población. Sólo cuando han sido los propios agentes de las operaciones de paz quienes han cometido abusos sexuales, este asunto ha recibido atención. Por supuesto que éste es un grave problema que está siendo abordado con una serie de medidas de rendición de cuentas. Sin embargo, la violencia sexual sistemática como arma de guerra, con las mujeres como víctimas, es un problema de distinto orden y que requiere una respuesta militar.

Ésta es la razón por la cual UNIFEM y el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de Naciones Unidas, con la ayuda de los Gobiernos de Reino Unido y Canadá, están celebrando un encuentro en Wilton Park, Sussex, para estudiar e identificar nuevas tácticas que puedan ser usadas en el terreno por las tropas pacificadoras.

Hay alguna experiencia innovadora en las regiones descritas como "los peores ambientes de inseguridad" para las mujeres. En Darfur, la Unión Africana utilizó "patrullas de leña", acompañando a las mujeres a recoger leña para protegerlas contra posibles ataques. En Congo, la ONU ha experimentado con grupos de soldados que a primera hora de la mañana acompañan a las mujeres en el camino entre las aldeas y los pozos de agua.

Éstas y otras medidas serán discutidas en Wilton Park y los resultados serán presentados al Consejo de Seguridad de la ONU en junio. Tanto España como otros Estados miembros esperan estos resultados con la esperanza de que se encuentren ideas para acciones militares no convencionales que protejan a las mujeres de forma eficaz contra una violencia sexual implacable y sistemática que no podemos consentir que continúe.

Firman este artículo Leire Pajín, secretaria de Estado de Cooperación Internacional, e Inés Alberdi, directora ejecutiva de UNIFEM. Ambas forman parte de la Comisión Internacional de Mujeres (IWC) para el Proceso de Paz.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de mayo de 2008