Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ovnis británicos ya están aquí

Reino Unido ha hecho públicos 11.000 documentos de diversa credibilidad sobre avistamientos de naves, luces y seres extraños muy cinematográficos

"Permítanme asegurarles que el Gobierno de su majestad nunca ha sido contactado por seres del espacio exterior". El honorable lord Strabolgi, en nombre del Ministerio de Defensa británico, hacía esta declaración ante la Cámara alta del Parlamento en 1979 para inyectar unas dosis de "sentido común" a lo que entonces se tildó de "pujante industria del ovni".

Dos años antes, el estreno de la película de Steven Spielberg Encuentros en la tercera fase había logrado duplicar los testimonios del público sobre el avistamiento de objetos volantes no identificados, y los afines a las teorías conspirativas acusaban al Gobierno de encubrir el fenómeno.

Ahora, sin embargo, cualquier curioso puede acceder a los documentos secretos que recogen las supuestas experiencias con el mundo extraterrestre de ciudadanos de a pie, policías e incluso miembros de las fuerzas armadas. Más de 11.000 relatos sobre sospechosas luces en el cielo, platillos volantes y contactos con "seres extraños" integran dos centenares de archivos que el Ministerio de Defensa ha comenzado a desclasificar, a raíz de los múltiples requerimientos recibidos al amparo de la Ley de Libertad de Información. La primera entrega, que comprende el periodo entre 1978 y 1987, ya puede descargarse de forma gratuita de la página web del Archivo Nacional Británico, y el resto saldrá a la luz en los próximos cuatro años.

Entre curiosos relatos de ciudadanos amigos de seres verdes con antenas figuran relatos más difíciles de cuestionar para el Ministerio de Defensa. Tres policías de Woking vieron descender una luz blanca imposible de identificar: "Informe genuino. Agentes competentes", sentencia el documento oficial. Un equipo de controladores aéreos aseguró haber visto aterrizar un ovni en plena pista de un aeropuerto del este del país. Se trataba de profesionales de dilatada experiencia y en plenas facultades, que pidieron que sus nombres no figuraran en el informe por temor a perder sus empleos. También algunos miembros del propio cuerpo militar -la mayoría de la fuerza aérea- han reportado el avistamiento de objetos o luces de origen desconocido.

Este cúmulo de casos ya ha sido bautizado por la prensa británica como Expediente X, en alusión a la famosa serie televisiva. Pero, lejos de la ciencia ficción, su explicación más común residiría en la confusión con las luces de los aviones, estrellas y planetas, meteoritos e incluso globos aerostáticos, según sostiene el ufólogo Nick Pope (quien trabajó durante dos décadas para el Ministerio de Defensa). El especialista de la BBC Oliver Conway subraya que la principal motivación del Gobierno para examinar y guardar esos testimonios respondía a la inquietud de que aeronaves enemigas pudieran infiltrarse en el espacio aéreo británico. Pero "en ningún caso se contempla la existencia de vida extraterrestre".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de mayo de 2008