Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto de Oriente Próximo

La CIA acusa a Siria de haber utilizado tecnología nuclear de Corea del Norte

Damasco construyó un reactor atómico que la aviación israelí bombardeó en 2007

La CIA tiene pruebas sobre la ayuda de Corea del Norte a un incipiente programa nuclear en Siria. Miembros del Pentágono acudieron ayer al Capitolio para mostrar a los congresistas a puerta cerrada una cinta grabada por los servicios de espionaje israelíes que, según sus datos, confirma que Siria estaba construyendo un reactor nuclear con ayuda del régimen norcoreano, antes de que una división aérea del Ejército israelí bombardeara estas instalaciones el 6 de septiembre de 2007. El representante republicano Pete Hoekstra dijo tras esta reunión que "existía un problema importante de proliferación, tanto para Oriente Próximo como para los países asiáticos".

Fue el director de la CIA, Michael Hayden, quien acudió a testificar ante los comités de Servicios Armados, Inteligencia y Asuntos Exteriores de las dos cámaras del Congreso. Hayden dio detalles de dónde estaba localizado el reactor que se iba a utilizar en la producción de plutonio y que resulta extremadamente similar al que Corea del Norte tiene en la localidad de Yongbyon.

Un vídeo muestra a oficiales norcoreanos trabajando en las instalaciones

La cinta se conoce en plena negociación sobre el plan nuclear de Pyongyang

Siria, que desde 2001 ha colaborado puntualmente con EE UU en la llamada guerra contra el terrorismo, rechazó ayer la veracidad de estas afirmaciones. "Lo hemos dicho muchas veces en el pasado. No hay cooperación entre Siria y Corea del Norte en Siria. Negamos todos estos rumores", dijo ayer el embajador sirio ante la ONU, Bashar Ja'afari.

La construcción de un reactor en secreto supondría, entre otras cosas, una violación del Tratado Internacional de No Proliferación Nuclear, según el cual todos los reactores que se construyan deben ser declarados ante la Agencia Internacional de Energía Atómica. El plutonio se puede utilizar para construir armas nucleares que pueden contaminar zonas terrestres durante años.

Con el informe presentado por la CIA al Congreso parece desvelarse uno de los mayores enigmas de Oriente Próximo de los últimos meses. El 6 de septiembre de 2007 al menos cinco aviones de guerra israelíes penetraron en el espacio aéreo sirio y bombardearon una instalación con estructura cuadrada ubicada en el este del país y de características parecidas al reactor de Yongbyon. La agencia Reuters citó el 7 de septiembre a un oficial sirio, que quiso mantenerse en el anonimato, diciendo: "Soltaron bombas en una zona deshabitada mientras nuestras defensas aéreas les disparaban con artillería pesada".

El Gobierno sirio informó sobre el asunto sin aportar detalles. La zona estaba deshabitada. No había justificación para un ataque de esta naturaleza. La agencia oficial SANA advirtió al "enemigo israelí" de que se reservaba "el derecho a responder a estos ataques".

Mucho se había rumoreado en Washington sobre los verdaderos motivos de este ataque. Israel informó a la CIA de estas razones. La administración Bush tuvo acceso al vídeo en el que se ve a oficiales norcoreanos en estas instalaciones sirias y en el que se muestra un diseño calcado al del reactor en Yongbyon. La Casa Blanca aseguró ayer en un comunicado que Corea del Norte había ayudado en la construcción del programa nuclear secreto de Siria. Tras siete meses de silencio, la Administración reconoció que tras el ataque al reactor, Damasco trató de encubrir su existencia.

Corea del Norte queda en una delicada posición ante Washington, ya que ha negado en decenas de ocasiones haber transferido tecnología nuclear al régimen sirio. El informe de la CIA llega justo al término de una cumbre de dos días entre oficiales estadounidenses y norcoreanos en la que se ha analizado el desarme nuclear del régimen asiático. La semana pasada, la Secretaria de Estado, Condoleezza Rice, admitió "una preocupación creciente sobre las actividades nucleares de Corea del Norte" y añadió: "Siria es un tema para considerar en asuntos de proliferación".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de abril de 2008