ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 14 de marzo de 2008
Hacia Pekín 2008

La larga marcha de los tibetanos

Los monjes extienden sus protestas contra Pekín a otras dos provincias

Un centenar de tibetanos en el exilio que inició el pasado lunes una larga marcha desde la India hasta el Tíbet para protestar contra lo que consideran la ocupación china de la región del Himalaya vio frustrado ayer su intento cuando la policía los detuvo, los metió en varios autobuses y los envió de vuelta a casa.

Habían recorrido 56 kilómetros desde que salieron de Dharamsala, hogar del Dalai Lama y sede del Gobierno tibetano en el exilio. Las autoridades acusaron a los manifestantes de romper el acuerdo, según el cual no pueden llevar a cabo "actividades antichinas" en el territorio indio.

La policía india impide a los exiliados acercarse a la frontera china

Mientras tanto, las mayores protestas de tibetanos que ha vivido China en las últimas dos décadas se han extendido de la región autónoma del Tíbet a las provincias vecinas de Qinghai y Gansu, donde viven numerosos miembros de esta etnia. Coinciden con el 49º aniversario del fallido levantamiento popular contra el Gobierno chino, que forzó al Dalai Lama a exiliarse en la India en 1959.

Los participantes en la marcha aseguraron que estaban desencantados con la actitud del Gobierno de Delhi, pero afirmaron que la paralización del viaje es sólo un revés temporal y que seguirán adelante con él. Tsewang Rinzin, presidente del Congreso de la Juventud Tibetana, uno de los cinco grupos que impulsan la protesta, dijo que los detenidos en custodia policial se han negado a comer y que, si el arresto continúa, harán huelga de hambre. Alrededor de 100.000 refugiados tibetanos viven en la India.

La marcha, que debía durar varios meses, es uno de los actos que tienen previstos tibetanos y simpatizantes en todo el mundo antes de los Juegos Olímpicos de Pekín. China ha gobernado el Tíbet desde que envió al Ejército para, según dice, "liberar" el territorio del Himalaya en 1950. "Con los Juegos Olímpicos en China y el Gobierno utilizando esta plataforma para legitimar su ocupación ilegal, estamos demostrando que el Tíbet pertenece a los tibetanos y que nunca cejaremos hasta que sea independiente", dijo Rigzin, al iniciar la marcha.

El aniversario del levantamiento ha sido recordado con manifestaciones en Lhasa, donde 500 monjes del monasterio Drepung desafiaron el lunes a las fuerzas de seguridad y celebraron una marcha, calificada por Pekín de "actividad ilegal que amenaza la estabilidad social". El martes, 2.000 agentes dispararon gases lacrimógenos para dispersar a otros 600 religiosos del monasterio Sera. Pedían la liberación de una docena de compañeros que fueron detenidos este mes por ondear una bandera tibetana y gritar a favor de la independencia.

En Qinghai, alrededor de 400 monjes se movilizaron el lunes en el monasterio Lutsang para reclamar el regreso del Dalai Lama, y un centenar lo hizo en el de Myera, en Gansu, según organizaciones protibetanas. "Las protestas son las mayores realizadas por monjes desde las que tuvieron lugar en 1989 y que condujeron a la imposición de la ley marcial en Lhasa]", señala en un comunicado la organización International Campaign for Tibet, según la agencia Reuters. También ha habido protestas en Nueva Delhi y Katmandú.

La policía india detiene a tibetanos que protestan con una marcha en Dehra (India). / AP

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana