Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La precampaña electoral

El PP promete 400.000 nuevas plazas de guardería

Pizarro: "El dinero no va a países donde no se puede salir a la calle"

Rodeado de todos los hombres de su equipo económico -y Elvira Rodríguez, la única mujer-, y junto a su último fichaje, Manuel Pizarro, Mariano Rajoy se empeñó ayer en mostrar que sólo el PP puede garantizar estabilidad en momentos de incertidumbre. El líder de la oposición se olvidó de las frases grandilocuentes y ataques sin cuartel contra el Gobierno para recuperar un tono monocorde más propio de una conferencia y desgranar sus promesas en materia de empleo y conciliación de la vida laboral y familiar. Prometió crear 2,2 millones de puestos de trabajo, 400.000 plazas de guarderías y una Unidad de Información y Seguimiento de los Precios.

El PP quiere crear un organismo para vigilar y controlar los precios

Rajoy demostró a ratos la dureza de la campaña permanente en la que se ha instalado hace semanas -a diferencia de Zapatero, el líder del PP, que es el asipirante y no tiene que gobernar, organiza actos casi diarios por toda España- y en un momento hasta llegó a decir "me habían puesto aquí que el desempleo empieza en las aulas", cuando había perdido el hilo y quería recuperar el discurso que tenía escrito.

El líder del PP sostiene que los socialistas se niegan a asumir los malos datos económicos. "No hay peor ciego que el que no quiere ver", aseguró antes de desgranarlos: la mayor pérdida de poder adquisitivo en toda Europa entre 2002 (cuando gobernaba el PP) y 2006, un país donde la renta está cada vez peor distribuida, el déficit exterior más alto de la OCDE...

En la misma línea pesimista sobre las expectativas económicas, Juan Costa, coordinador del programa, había señalado antes que "el Gobierno se ha embarcado en un viaje en el que está solo: el de la negación de la evidencia".

Pero fue de nuevo Pizarro, hombre recién llegado a la política cuya verborrea asusta incluso a sus propios compañeros de partido, quien dejó las frases más polémicas y logró así muchos aplausos. Arrancó criticando a quienes "aún no se han dado cuenta de que hace 19 años que cayó el muro de Berlín y el mundo lo dirige la libertad y quienes creemos en la liberta". Después insistió en que "la economía la dirigen los mercados, y no los gobiernos". Y luego, en referencia a Zapatero, pero olvidando las acusaciones que se hicieron contra el PP, sentenció: "No te puedes fiar de la gente que te engaña o te miente. A Nixon no le echaron por espiar a la oposición, sino por mentir. No se puede mentir".

A pesar de que el acto era sobre economía, Pizarro habló de todo, ocupó incluso más tiempo que el líder y ofreció una particular explicación de los problemas económicos vinculada a la inseguridad: "La gente y el dinero no va a países donde no se puede salir a la calle y donde el dinero público se emplea en seguir a la gente en vez de protegerla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de enero de 2008