Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FITUR | EUROPA

Una sorpresa polaca

Poznan, arrasada por los nazis, brilla como ciudad universitaria

Una cerveza en Mescal o en Proletaryat. Y un largo paseo para conocer la tercera ciudad más grande de Polonia, comercial y estudiantil, reconstruida después de 1945.

Poznan es una típica ciudad centroeuropea. De tamaño medio, unas 800.000 personas, presenta múltiples atractivos para el turista: su centro histórico, su vida universitaria nocturna, una buena red de comunicaciones, varios centros comerciales y sus precios, nada desorbitados, para comer en restaurantes o realizar compras. Es la capital de la región de la Gran Polonia, que se ha convertido durante los últimos años en un potente polo comercial y económico, a sólo dos horas en tren de Berlín.

Poznan, la tercera ciudad del país en tamaño, tras Varsovia y Cracovia, quedó arrasada en la II Guerra Mundial. Por eso ahora es una ciudad joven y la más verde de Polonia. Un 25% del área urbana es de zonas ajardinadas. Junto al lago Maltanskie, es el lugar ideal para pasear, montar en bicicleta o practicar deportes como el piragüismo, esquí, trineo o patines en línea. La ciudad seduce por su vitalidad, su frenética actividad cultural y su pulso comercial.

En su pujanza económica ha influido la Feria Internacional de Poznan (www.mtp.pl), que la ha convertido en un referente comercial y de negocios para Polonia. Pero esta tradición ferial se remonta al siglo XIII, cuando Premyslao I promulgó en 1254 un privilegio que permitió celebrar ferias de artesanos. Tras la II Guerra Mundial, en 1947 se celebró la primera feria moderna. Pero además de los múltiples congresos y convenciones que se van sucediendo a lo largo del año, otro de los atractivos de esta ciudad es su comercio.

Una antigua fábrica de cerveza rehabilitada alberga el centro comercial Stary Browar, un verdadero templo del capitalismo. Allí se puede encontrar de casi todo, incluidos restaurantes como Taste Barcelona, donde se escucha sólo música en catalán y se comen productos catalanes (torrades, escalivada, butifarra). Está previsto que a principios de 2008 se inaugure otro nuevo centro comercial en las afueras de Poznan, el City Park.

Las casas de los artesanos

El centro histórico de Poznan es parada obligada para el turista, que se encontrará con un peculiar diseño urbano: una plaza dentro de otra, con propuestas y ofertas diferenciadas. Y es que la plaza Mayor tiene un conjunto de casas nobles y en el centro está el ayuntamiento, de arquitectura renacentista, y las casas de los antiguos artesanos con sus típicos porches. La torre del ayuntamiento reúne cada mediodía a decenas de turistas que aguardan para ver y fotografiar los dos cabritos de metal que se golpean con sus cuernos para indicar las 12 campanadas cada mediodía. Las casas de los antiguos artesanos están en el centro de la plaza mayor, jalonada por otros edificios bajos que fueron reconstruidos después de la II Guerra Mundial en un estilo que hace referencia a la arquitectura barroca y renacentista. Entre éstos destaca el palacio de los Dzialynski por sus bajorrelieves de la fachada, que representan un desfile triunfal y un pelícano con las alas extendidas.

Tradición bizantina

En un ángulo de la plaza está la casa-museo de Henryk Sienkiewicz, premio Nobel de literatura en 1905, más conocido por ser el autor de Quo vadis?, base de los directores para el rodaje de diversas películas. Otro monumento de interés es la iglesia de San Estanislao, construida por los jesuitas y conocida como Fara. Se considera una de las perlas del barroco polaco; tiene tres naves con crucero y fue construida entre 1651 y 1732, con una fachada que destaca por sus esculturas.

En verano se ofrecen a diario conciertos de órgano, construido en la segunda mitad del siglo XIX por Federico Ladegast. La parte más antigua de la ciudad es Ostrów Tumski, cuyo principal atractivo es la catedral gótica en tres naves; entre las capillas laterales destaca la de Oro, que hace referencia a la tradición artística bizantina. En esta zona nació el actual Estado de Polonia, a orillas del río Warta, hacia el año 1000. Mieszko se convirtió al cristianismo y, junto a su hijo Boleslao, se apropió de territorios como Silesia, inaugurando así la dinastía Piast y dando origen a la nación polaca. Los dos están enterrados en la catedral, ubicada en esta pequeña isla.

Otros dos lugares de interés son el palacio Imperial y la Ópera, donde se ubican los jardines de Adam Mickiewicz, uno de los poetas más importantes, que publicó su primera obra precisamente en esta ciudad.

El viajero que pasea por las calles de Poznan y se sube a los tranvías tropieza con mucha gente joven. Son universitarios. Según el Ayuntamiento, son más de 120.000 los jóvenes que estudian en alguna de las escuelas superiores. Las más famosas son las universidades de A. Mickiewicz, la Academia de Economía, la Politécnica, la Agrícola de A. Cieszkowski, la Médica y otros 40 centros de investigación. Jóvenes que estudian, pero también se divierten, y por ello los discobares son otra parada obligada para el turista. Los más frecuentados son Mescal o W Starym Kinie, además del Proletaryat, con decoración que imita la época soviética, o el clásico de las fiestas universitarias Czarna Owca.

Otros curiosos son U Przyjaciol, con ambiente de granja polaca; el Blue Note, que ofrece jazz y música en directo, o Muchos Potatos, considerado como el templo de la salsa. Por su decoración y ambiente merecen la pena el Pod Pretekstem (de camino al castillo de Poznan), Ptasie Radio y Czytelnia, y otros dos de ambiente más formal son Pod Aniolem y Kokoriko. Poznan es la ciudad polaca que vale la pena conocer.

GUÍA PRÁCTICA

Datos básicos

- Prefijo telefónico: 00 48 61

- Moneda: zloty (1 euro equivale a unos 3,65 zlotys).

- Situación: Poznan está ubicada a 340 kilómetros de Varsovia y a dos horas en tren desde Berlín (Alemania).

Cómo ir

- Iberia (www.iberia.com; 902 40 05 00) vuela directo a Varsovia desde Madrid a partir de 194 euros ida y vuelta, tasas incluidas.

- Ryanair (www.ryanair.com) vuela directo desde Girona a Poznan, a partir de 52,29 euros, ida y vuelta, impuestos y cargos incluidos.

- LOT (www.lot.es; 901 11 67 10) tiene un vuelo diario desde Madrid a Varsovia; y desde Barcelona, todos los días excepto los martes. La tarifa, a partir de 279 euros ida y vuelta. Desde allí se puede llegar a Poznan en tren.

- PKP es la red de trenes de Polonia y desde su web se pueden consultar horarios, precios, y comprar billetes on line. Su versión en inglés en: www.nowy-rozklad.tktelekom.pl

Información

- Para moverse por Poznan es recomendable utilizar la Poznan Card, válida para uno, dos o tres días, y que sirve para utilizar el transporte público, además de permitir la entrada a 13 museos y descuentos en algunas atracciones y restaurantes

(www.poznan.pl).

- Oficina de turismo de Polonia en España. En su página web (www.visitapolonia.org; 915 41 43 33) tiene buscadores de vuelos, guía de excursiones, estadísticas con los sitios más visitados y hasta propone programas de acuerdo al perfil de viajero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de enero de 2008

Más información