Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre crea una fundación para los actos del Dos de Mayo con la que elude controles

La oposición critica el "oscurantismo" del Gobierno regional sobre esta nueva institución

Una fundación, que recibe el nombre de Dos de Mayo, Nación y Libertad, coordinará los actos de celebración del bicentenario del alzamiento popular contra las tropas francesas en 1808. Lo anunció el pasado 2 de agosto el Gobierno regional tras aprobar el decreto que regula la futura institución, que aún no se ha presentado oficialmente.

La única información oficial hasta ahora está en el decreto que regula la fundación (publicado en el BOCM del pasado 4 de septiembre), que asegura en su exposición de motivos que la intención es dar "la máxima relevancia institucional" para difundir, realzar y promover el conocimiento de la rebelión de 1808.

También explica que la dotación inicial de la fundación será de 600.000 euros. La misma cantidad que los Presupuestos de la Comunidad de Madrid de 2007 destinan, por ejemplo, a toda la programación anual del Círculo de Bellas Artes, una institución de mucha actividad. O lo que costarían los libros de dos bibliotecas medianas (unos 30.000 ejemplares). La regulación de la fundación deja abierta también la posibilidad de que tenga otro tipo de financiación, sin ningún tipo de control, con la salvedad de que no se desvirtúe "su carácter no lucrativo".

Esto permite al Gobierno regional la posibilidad de eludir los controles que tiene la Administración pública a la hora de contratar. Pero todo queda en las mismas manos porque dos tercios del patronato estarán formados por la mitad del equipo de Gobierno de Aguirre. Según el decreto, el patronato lo forman hasta 12 miembros, entre los que incluye a la presidenta regional (Aguirre), el vicepresidente primero (Ignacio González), el consejero de Presidencia (Francisco Granados), la consejera de Hacienda (Engracia Hidalgo), la de Educación (Lucía Figar), la de Medio Ambiente (Beatriz Elorriaga), el consejero de Cultura (Santiago Fisas) y el de Inmigración (Javier Fernández-Lasquetty).

"Me parece importante que se aclaren los fondos", afirmó ayer la portavoz de IU, Inés Sabanés, que reclamó que "la fundación tenga control, que sus fondos estén controlados y que se diga cuándo, cómo y por qué se van a gastar. Por eso, anunció que su grupo reclamará la comparecencia del consejero Fisas "como mínimo".

"Es una vía para no controlar recursos y nos parece una equivocación", afirma también el diputado socialista José Antonio Díaz. "Eso permite a la fundación adjudicar la contratación a dedo y por preferencias personales, sin concurso, control, fiscalidad y sin pedir después resultados". Además, se queja de que ni siquiera se conoce quién es el responsable ni nadie ha explicado cuál es el plan de trabajo.

Este asunto lo sacaron los portavoces de los dos grupos parlamentarios de la oposición en la Comisión de Cultura del pasado 19 de septiembre, en la que pidieron más información al consejero, Santiago Fisas, sin demasiado éxito. "Va a ser la propia fundación la que, en su momento, va a explicar el programa de actividades", dijo el consejero.

Tanto Juan Ramón Sanz, portavoz de IU, como Díaz, por el PSOE, mostraron entonces su disposición a participar en el control de las actividades del bicentenario y tachan de "oscurantismo" la forma en que se ha gestionado la fundación.

Un portavoz del Ejecutivo regional respondió que se ha elegido una fundación para coordinar los actos por ser lo "más idóneo". "Ya antes de las elecciones, el Gobierno anunció que se iba a dar importancia al bicentenario", recalcó. No pudo precisar cuándo se presentarán las actividades de la institución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de octubre de 2007