Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Testamentos solidarios

La solidaridad como forma de decir adiós

Siete grandes ONG se unen para promover testamentos en favor de organizaciones no lucrativas

Hacer testamento en España no es muy usual. Según una encuesta de finales de 2006, apenas el 23% de los españoles tiene organizada por escrito su herencia y casi nadie lega a una ONG. Para fomentar los dos hábitos, siete organizaciones -Amnistía Internacional, Médicos del Mundo, Unicef, Plan-España, Aldeas Infantiles, WWF/Adena e Intermón/Oxfam- se han unido en una campaña informativa. La iniciativa sigue el ejemplo del Reino Unido y Holanda, aunque a menor escala. En España cada ONG ha invertido 3.500 euros en ella, muy por debajo de los 25.000 que destina cada una de las 19 organizaciones de la campaña holandesa. En el Reino Unido 140 organizaciones están adheridas a la iniciativa.

¿Firmarías por dejar un mundo mejor? Bajo este lema, siete grandes ONG han invertido 24.500 euros en España en el lanzamiento de una plataforma conjunta para informar sobre la posibilidad de dejar en los testamentos parte de la herencia o legados a organizaciones no lucrativas, sin perjudicar a los legítimos beneficiarios de los bienes. A la campaña, que arranca este mes, se han unido Aldeas Infantiles, Unicef, Médicos del Mundo, Intermón/Oxfam, WWF/Adena, Plan-España y Amnistía Internacional. España es el tercer país de Europa que lanza una iniciativa colectiva de este tipo, tras Reino Unido y Holanda.

En el Reino Unido las ONG captan por la vía de legados el 33% de sus ingresos

"La sociedad española es madura y muy moderna, se adapta rápidamente a los cambios. Por eso creemos que la idea va a ser bien acogida". Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF/Adena, sabe, como en las otras ONG, que la campaña que ahora empieza a través de una página web (www.legadosolidario.org) y un teléfono de información (902 01 06 09) afecta directamente a un tema, el de la muerte, que a veces es tabú. Pero tiene todas las esperanzas puestas en el carácter informativo de la iniciativa. A diferencia de lo que ocurre en los países anglosajones, donde es habitual fallecer con testamento y donde las organizaciones sin ánimo de lucro captan gran parte de sus fondos por la vía de los legados, en España testar no es tan usual.

Eso es, al menos, lo que se deduce del estudio que la coordinadora de la campaña, la consultora Daryl Upsall Consulting Internacional, llevó a cabo como paso previo a la implantación de la web. De los 800 encuestados a finales del año pasado en todas las comunidades autónomas, sólo el 23% había realizado un testamento por escrito, y nadie había legado a una ONG. Frente a ello, en Estados Unidos los legados suponen el 7% del total de los ingresos de las organizaciones sin ánimo de lucro y en Canadá significan el 4%. Más llamativo es el caso del Reino Unido, donde uno de cada siete testamentos incluye a alguna ONG, que captan por la vía de los legados unos 1.300 millones de libras (1.906 millones de euros) al año, el 33% de sus ingresos, según Daryl Upsall.

Es precisamente la consultora, muy conocedora de la realidad británica, la que impulsa la campaña en España y se la ofrece a una veintena de las organizaciones que operan en España. Sólo siete se unen finalmente a la misma, con dos objetivos: concienciar de lo conveniente que resulta hacer testamento para organizar el patrimonio, e informar de qué es un legado y cómo se puede otorgar sin perjudicar los derechos de nadie. Cerca del 50% de los encuestados el pasado año desconocían esa posibilidad.

"Igual que se comprende que se escriture y registre una casa, la gente debería tener el hábito de dictar testamento", dice Francisco Cuadrado, director de Recaudación de Fondos y Ventas de Unicef. "Lo que estamos haciendo con la campaña es sembrar un poco y plantear esta posibilidad como algo razonable".

Una de las preocupaciones de los coordinadores de la campaña es que quede claro que cualquier legado es respetuoso con los derechos de los legítimos herederos, y más en un país como España en el que la ley general común, fueros aparte, obliga, en el supuesto de que el fallecido tuviera hijos, a repartir un tercio de los bienes a partes iguales entre los mismos. Es lo que se llama la legítima. Otro tercio -el de mejora- se reparte, aunque no necesariamente a partes iguales, entre hijos y descendientes y sólo el tercio de libre disposición puede adjudicarse a cualquiera, sea familiar o no.

"No queremos decir a la gente lo que tiene que hacer, ni convencerla de nada. Sólo informar de que hacer testamento es conveniente, y legar, una vía muy común para poder seguir colaborando con las causas en las que se cree", afirma la directora de Comunicación de Plan-España, Macarena Céspedes. "Queremos que se sepa también que legar es perfectamente compatible con la herencia familiar".

De hecho, aunque no es usual, algunas de las ONG que colaboran en la campaña han recibido legados alguna vez. Y los ha habido de todo tipo: plazas de garaje, fincas rústicas, dinero...Uno destacado es el palacete que Unicef tiene como sede en Sevilla. La ONG llegó a captar el año pasado gracias a herencias solidarias hasta un millón de euros, pero sobran dedos de una mano para contar el número de testamentos en los que se la incluyó.

¿Habría más legados con más información? Según los datos de la encuesta sí, ya que el 20% de las personas que habían hecho testamento y no habían legado se mostraban dispuestos a cambiarlo para incluir a alguna ONG.

Daryl Upsall señala que los legados pueden ser de cualquier cantidad. Aldeas Infantiles, por ejemplo, mantiene que 3.000 euros garantizan la atención anual a un niño de una aldea latinoamericana; algo más, 3.840 euros, es lo que calcula Intermón/Oxfam que necesita para asegurar el funcionamiento durante un año de cuatro clínicas móviles para atender a 7.200 personas en Pune, India.

Cosa de viudos

¿Quién hace testamento en España? A juzgar por los datos que arroja la encuesta encargada en noviembre pasado por Daryl Upssall para poner en marcha la campaña de legados solidarios, muy pocas personas, independientemente de su edad y de su situación económica. Pero no de su estado civil. Sólo los viudos muestran más disposición a testar, ya que el 42% de los mismos tenía firmado testamento cuando se efectuó la encuesta, frente al 26% de los casados. Entre los solteros, sólo el 3% había testado.

La encuesta, realizada a 800 personas de todo el territorio nacional, excepto Ceuta y Melilla, de 30 a 75 años y pertenecientes en su mayoría a la clase media (42%) o media baja/baja (37%), deja claro que ir al notario a testar está lejos de los hábitos de los españoles. No llega al 23% quien lo había hecho. Un total de 618 personas no tenía testamento, y de ellas 471 no tenían ninguna intención de dictarlo en los próximos 18 meses; 105 no sabían o no contestaban y sólo 42 se mostraban a favor de firmarlo. Son las comprendidas entre 50 y 64 años las que en mayor porcentaje dicen que lo harán.

El 20% de los encuestados con testamento se mostró dispuesto a cambiarlo una vez informados de que se puede legar a favor de una ONG, y entre ellos destacan una vez más los viudos (21%) y los mayores de 65 años (10%).

Entre los que no tienen testamento, son mayoría (77%) los que, de tenerlo, no dejarían legado ni a una ONG, ni a la Iglesia; un 2% lo dejaría a ambos; un 8% a una organización no gubernamental y un 1% legaría sólo a la Iglesia. Los más favorables a legar son los jóvenes y los solteros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de mayo de 2007

Más información