Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Hay una mujer dentro del semáforo

Una ciudad madrileña estrena señales luminosas con iconos femeninos

Cruzaban la calle ayer, pero la mayoría no se daba cuenta de que el semáforo llevaba faldas. Desde esta semana, en lugar de un muñeco que represente a un hombre, cuatro semáforos de Fuenlabrada-un municipio madrileño de 190.000 vecinos al sur de la capital- tienen un ideograma con forma de mujer. Estos nuevos muñecos con falda y pelo largo son la segunda fase del programa municipal Igualdad de derechos en la seguridad vial. La primera, que desató una polémica, consistió en colocar ideogramas con falda y coleta en las señales de 25 pasos de peatones, en noviembre de 2006. En un lateral del paso está la figura femenina y en el otro, la masculina. Pero en el caso de los semáforos hombres y mujeres se van alternando cada dos segundos, lo que permite mayor igualdad en tiempo real.

El muñeco masculino y el femenino aparecen alternados en el semáforo cada dos segundos

Estos dispositivos han sido instalados inicialmente en cuatro semáforos de la confluencia de las calles de Portugal y de Francia. Es el paso obligado para ir al hospital, al campus universitario, y una de las salidas a una carretera. Según fuentes municipales, su implantación será progresiva. A medida que se vayan estropeando o deteriorando los semáforos, se colocarán los nuevos.

A más de un vecino había que explicarle la diferencia, que pasaba inadvertida para casi todos. "Es lógico. Vamos con tantas prisas que no te fijas en si hay una mujer o un hombre en ese espacio tan chico", comentó María del Carmen, que vive en Fuenlabrada desde hace 24 años.

En general, los comentarios a esta innovación del Ayuntamiento, gobernado por PSOE e IU, eran positivos. Lo más repetido era un simple "Me parece bien". A partir de ahí, las coletillas cambiaban. "La verdad, me da lo mismo que tuviera un hombre que una mujer. Es un detalle", apostillaba Sandra, una joven de 23 años. Otras se lo tomaban a risa: "Con lo poco que valemos las mujeres... Por eso nos ponen en los semáforos", criticaba entre bromas María, que reside en Fuenlabrada desde hace 17 años. Tampoco faltó la apostilla monetaria: "Seguro que podían haber utilizado el dinero en algo de más provecho. ¡Vaya tontería!", se quejaba Juan.

El Ayuntamiento de Lugo cambió el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, los muñecos de los semáforos por muñecas. Lo hizo la artista Luz Darriba, colocando transparencias sobre los semáforos. Pero sólo duró ese día, mientras que en Fuenlabrada nace con la intención de perdurar.

Materializar la idea no resulta tan fácil como parece desde fuera. Que un hombre se transforme en mujer con el encendido de 12 pequeñas lamparitas simultáneas (leds) ha necesitado que una de las empresas punteras en señalización semafórica (SICE) trabajara con la Escuela de Telecomunicaciones de la Politécnica de Madrid. "La tecnología es española. Se ha necesitado más de un año de trabajo, en el que se han tenido que fabricar varios prototipos y ver que cumplían las medidas de calidad y seguridad", explicaron fuentes municipales. Todos los materiales utilizados en el proyecto son ecológicos.

La idea de Fuenlabrada tiene visos de ser exportada. Muchos municipios españoles y extranjeros, dicen en el Ayuntamiento, ya se han interesado por los semáforos igualitarios.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de marzo de 2007