Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos 50 extremistas se manifiestan contra la obra de Leo Bassi

Los concentrados denuncian "provocación" y reclaman "respeto a la Iglesia y a Dios"

Un grupo de unas 50 personas de ideología nazi se manifestó ayer en la plaza de San Ildefonso a las nueve de la noche. A escasos metros están las puertas del Teatro Alfil, en la calle del Pez, donde se representa la obra La revelación, que el controvertido comediante Leo Bassi estrenó el martes pasado en Madrid. La manifestación, convocada para protestar contra la representación, contaba con la autorización de la Delegación de Gobierno, que envió a unos 15 agentes para prevenir incidentes.

Con esta pieza, que se representa por segunda temporada en el Alfil, Bassi critica los fundamentalismos religiosos y reivindica el laicismo. El cómico pretende sacar a la luz la paradoja que, en su opinión, existe en la sociedad actual, en la que ha resurgido el oscurantismo, las sectas y los fundamentalismos, pese a la invasión tecnológica y científica.

El discurso de la obra ataca a todos los monoteísmos, sin centrarse en la Iglesia católica. Para ello se vale de una sátira que comienza con un hipotético viaje de un pontífice a España, en el que se disculpa por los errores de la Iglesia cometidos en el pasado.

La concentración, convocada por Falange y por el Grupo de Oración del Padre Pío, reclamaba "respeto a la religión y a Dios". El medio centenar de manifestantes se quejó de "inhibición de los poderes públicos" ante la "provocación" del comediante. "Los ataques espirituales de Bassi traen la maldición personal y sobre todo el entorno", afirmaron.

La obra de Bassi sufrió un atentado el pasado 1 de marzo cuando se representaba en Madrid en la misma sala. Un hombre de unos 50 años, colocó un artefacto incendiario en el teatro, a tres metros del camerino de Bassi. La bomba estaba preparada para explosionar durante la representación, pero el jefe de sala consiguió apagar la mecha. En esta nueva temporada no han existido altercados importantes en Madrid. "Sólo hemos recibido insultos en el foro de la página web, pero, de momento, nada serio", comentan fuentes del teatro. Sin embargo, en los últimos días Bassi ha recibido amenazas de muerte por Internet.

Por este motivo la Policía le ha recomendado extremar las precauciones. "Tengo que intentar modificar el itinerario para llegar al teatro y llevo guardaespaldas. Aunque ya estoy acostumbrado a este tipo de situaciones", comenta el actor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de enero de 2007