Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los 'blogs', pasión francesa

El 60% de los internautas galos tienen una bitácora en Internet o participan en varias durante una media de 70 minutos al día

Las estadísticas son tajantes: los franceses son los ciudadanos del mundo que más tiempo dedican a escribir o leer blogs, los diarios o bitácoras en los que la gente vuelca en Internet sus opiniones, historias o, directamente, su vida. Según datos obtenidos por ComScore Networks, los ciudadanos franceses dedican al día casi 70 minutos al chafardeo electrónico o a la libre expresión de sus ideas y deseos a través de ordenador. Los estadounidenses, segundos en la clasificación, sólo 12, y los británicos, apenas la mitad. Entre los usuarios de Internet, en Francia un 60% tiene uno o participa de varios blogs, un porcentaje que se reduce a un 38% si cruzamos el canal de la Mancha y a un 32% si lo que atravesamos es el océano Atlántico. Siempre según las mismas fuentes, un 10% de la población francesa es adicta al blog, es decir: seis millones de compatriotas de Sègoléne Royal sienten esa necesidad imperiosa de expresarse a través de la blogosfera. La fiabilidad de este impresionate dato es relativa, pues según encuestas de Médiamétrie los blogueurs son tres millones.

Sea cual sea la exactitud de los datos, es indudable que Francia demuestra una adicción a los blogs que no se da en ningún otro país. La explicación está en el Minitel, una invención francesa que llenó los hogares galos -más de siete millones de pantallas- durante los años ochenta y noventa. El Minitel permitía mantener diálogo con una o varias personas situadas en distintas ciudades, comprar billetes de avión sin salir de casa, saber los horarios de los cines de toda Francia, encargar la cena o la cesta de la compra, en fin, era una especie de pre-Internet cuyo éxito internacional se vio lastrado por ser una invención francesa y no tener detrás ni la economía ni el idioma del imperio. Pero hoy el 80% de los blogueurs tiene menos de 24 años. "Es la primera generación nacida con la tecnología digital", ha constatado Pierre Bellanger, presidente de la emisora de radio juvenil Skyrock e impulsor, a través de ella, del site Skyblog.com, que tiene más de cinco millones de usuarios diarios. "Y uno de los atractivos de los blogs es que la tecnología de Internet sólo es parcialmente comprendida por los padres. Los adolescentes escapan al control de éstos a través de los blogs. Aquí los más jóvenes saben más que los adultos", constata el profesor de instituto Pierre Merieu. "Y hay un factor comunitario, generacional" constata Bellenger, que insiste en el "factor edad" mientras Loïc Le Meur, autor de un blog de gran éxito -130.000 visitantes y más de 200.000 páginas- subraya que "gracias a los blogs es mucho más fácil que en la vida real entrar en contacto con gente con los mismos intereses".

La prensa anglosajona, tanto el Herald Tribune como The Guardian, prefieren una explicación psicológica teñida de francofobia y humor: "Francia es una país de gente con un gran ego y a la que le gusta mucho hablar de sí misma". Para Nathalie, autora del blog Innamorata, no hay nada de malo en ello: "A fin de cuentas, mirarse el ombligo es una actividad que n os interesa a muchos". Además, en ningún otro lugar del mundo ha cuajado de manera tan sólida la llamada autoficción.

La sociología también aporta otras explicaciones a este éxito. Según el banquero Jean-Michel Billaut, especializado en transacciones por Internet, "el blog es una forma de contrapoder necesaria en país como el nuestro, tan jerarquizado y centralista". De alguna manera, Billaut coincide con Bellanger, que relaciona el éxito, en los ochenta, de las llamadas radios libres o piratas con el carácter oficial, serio y culto de la oferta de la radio pública. Según él los franceses "necesitaban escapar a las mil formas del corsé de lo políticamente correcto".

Esa última hipótesis encuentra una corroboración indirecta en la importancia que han dado a su blog determinados políticos, desde el conservador Alain Juppé hasta la socialista Sègoléne Royal, del centrista François Bayrou al social-liberal Dominique Strauss-Kahn. Tienen en común la necesidad de modernizar su imagen y que no controlan la maquinaria de su partido.

Conectar con el público

Cada uno, a su manera, ha intentado conectar con la opinión pública y con los militantes de su partido. Juppé, exiliado en Quebec para olvidar los problemas con la ley que le ha creado su fidelidad a Chirac, ha conseguido seguir existiendo políticamente gracias a su blog y aparecer como una alternativa en la recámara si el globo sarkozysta se deshincha. Sègoléne Royal se ha impuesto al PS a través de su site Desirsdavenir.org, que ha atraído miles de contribuciones de socialistas jóvenes que quieren participar en la elaboración del programa presidencial de la candidata. "Es una forma de democracia directa, participativa", dice la favorita de los sondeos. Para Arnaud Dassier, responsable de comunicación de Nicolas Sarkozy, "los blogs son para los perdedores, para los que no tienen nada que hacer, como Juppé o Raffarin, o los que trabajan su imagen, como Strauss-Kahn y Fabius. Para ocuparse de su blog diariamente, hay que perder entre veinte minutos y una hora diarias. ¿De dónde quiere que el ministro Sarkozy saque ese tiempo?".

De la revolución a la frivolidad

Que los blogs podían ser una nueva forma de entrar en contacto entre conciudadanos lo demostró Etienne Chouard, profesor marsellés que, durante la campaña por la ratificación del proyecto de Constitución europea, acogió a todos contrarios al documento y, sobre todo, produjo buenos argumentos para confirmar en sus razones a quienes se sentían tentados por el "NO".

La rebelión de los suburbios franceses durante el otoño 2005 no puede comprenderse sin consultar previon.typepad.com/hebdo. En ese blog tomaron la palabra esos jóvenes que quemaron más de 40.000 coches sin formular nunca una reivindicación. En el blog, puesto en servicio por unos periodistas suizos que luego lo ofrecieron a la libre palabra de los habitantes del norte de París, se dibuja la desesperación de una generación que sólo sabe que la palabra "igualdad" pierde su sentido cuando no se ha nacido en el lugar adecuado.

La vida cotidiana de las estrellas, explicada con un minimalismo sabroso y desmitificador, es la materia prima de 20six.fr/alertepeople, que nos hace saber que han visto a un cantante zampándose un rissoto o a una presentadora de televisión embarazada y paseando por la calle con dos retoños. Detalles, escasos pero verosímiles que dan un atractivo extraño a tanta inanidad.

Mucha actividad mantiene el blog que reúne a quiénes quieren probar nuevas recetas de cocina o redescubrir viejos platos, scally.typepad.com. Igual que el país se considera la patria de la cocina, también se ve así mismo como la patria del debate político, prueba de ello, utc.fr/rtgi/op2007, conjunto de blogs de ciudadanos que alimentan la discusión sobre cómo regular el interés general sin perjudicar los intereses particulares. Un punto de vista menos respetuoso con la política y los políticos profesionales: véase bravepatrie.com.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de agosto de 2006

Más información