Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:EVO MORALES | Presidente electo de Bolivia

"Los contratos de las petroleras son ilegales"

Está desbordado por un triunfo electoral de una magnitud inesperada y por los paparazzi, como llama a los periodistas, que le asedian a cada paso. Viste vaqueros negros, zapatillas de deporte y una cazadora de tela azul, el color del Movimiento Al Socialismo (MAS), su partido. Evo Morales, de 46 años, el niño aymará que pastoreaba llamas en su Oruro natal, el joven que se fogueó en los sindicatos cocaleros en Cochabamba y el diputado levantisco capaz de movilizar a las masas para tumbar gobiernos se prepara para convertirse, el próximo 22 de enero, en el primer presidente indígena de Bolivia. Morales se reafirma en la nacionalización de los yacimientos de gas y de petróleo y en la revisión de unos contratos de explotación que tacha de ilegales.

"Queremos lograr con Estados Unidos un narcotráfico cero, pero no va a haber coca cero. Una cosa es la hoja de coca y otra la cocaína"

"Necesitamos los servicios [de las petroleras]. Se les pagará por ello. Pero el Estado debe controlar la cadena de producción y venta".

Pregunta. ¿Qué se siente más: indígena, campesino o cocalero?

Respuesta. Indígena, fundamentalmente. Me siento orgulloso de mi pueblo, pero también de la clase media, intelectual, profesional que apoyó al MAS para que nosotros mismos nos gobernemos.

P. ¿Cómo explica el respaldo que tuvo en las ciudades, siendo el MAS un movimiento campesino?

R. De la gente urbana, mestiza, criolla, también estoy orgulloso por ese apoyo tan consciente, tan solidario. El movimiento indígena es incluyente, y se valora nuestra actitud democrática e igualitaria.

P. ¿Qué relación quiere tener con la oposición?

R. Si están dispuestos al cambio, bienvenidos. Y si no, la lucha no será sólo en el Congreso, sino fuera. Ésta es nuestra fuerza para cambiar nuestra historia.

P. ¿Y qué tipo de relación quiere tener con Estados Unidos?

R. De respeto mutuo, sin chantajes, ni condicionamientos. Tenemos dignidad como pueblo y luchamos por nuestra soberanía.

P. ¿Estaría dispuesto a negociar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con EE UU, como hizo Perú? Muchas empresas exportadoras dicen que sin TLC cerrarán.

R. No es tanto así. Hay que revisar esos documentos. El TLC no es ninguna solución, más bien cierra cooperativas, microempresas... Si es un acuerdo para que el comercio sea de micro empresarios y pequeñas empresas, y no de las transnacionales, bienvenido. Necesitamos un comercio de pueblo a pueblo para resolver los problemas económicos, y no para concentrar el capital en pocas manos.

P. ¿Piensa continuar con los acuerdos de erradicación de los cultivos de hoja de coca?

R. Queremos convocar al Gobierno de EE UU para lograr un narcotráfico cero, pero no va a haber coca cero. Una cosa es la hoja de coca, otra cosa es la cocaína. La coca es parte de nuestra cultura. Haremos un estudio del mercado legal de la hoja de coca para acordar los cultivos con los campesinos. La lucha contra el narcotráfico tiene que ser efectiva, y no una excusa para que EE UU controle nuestros países e instale bases o envíe uniformados con armas, como hay en el Chapare. Eso debe acabar. Queremos que EE UU respete la autodeterminación de los pueblos latinoamericanos.

P. El Estado boliviano es, por ley, el dueño de los recursos naturales. ¿Qué significa la nacionalización de los hidrocarburos?

R. En la práctica el Estado no ejerce el derecho de propiedad. Los contratos

son ilegales, inconstitucionales. Hay cláusulas que dan el derecho de propiedad en boca de pozo. Hay que revisarlos, pero ya son nulos de pleno derecho.

P. ¿En qué situación quedarán las petroleras que invirtieron?

R. Necesitamos sus servicios para explorar y perforar. Se les pagará por ello. No les expropiaremos sus bienes. Se garantiza seguridad jurídica, recuperación de inversión y obtención de ganancias. Pero el Estado debe controlar la cadena de producción y comercialización.

P. ¿Darían preferencia a una compañía como Petrobras (Brasil) o Repsol?

R. Si están dispuestas a que nos podamos beneficiar de nuestros recursos, les daremos garantías. Tantos países dicen que hay que luchar contra la pobreza, qué mejor que luchar contra la pobreza con nuestros recursos naturales.

P. ¿Confía en Hugo Chávez?

R. Lo respeto y admiro muchísimo. Lucha junto a su pueblo por la dignidad, la soberanía, los recursos naturales. Cuando un líder defiende a su pueblo, y ésa es mi experiencia, un pueblo defiende a su líder. Es el caso de Chávez. Imagínese, tantos golpes como padeció: uno militar, uno económico, uno mediático, un golpe democrático, inclusive, con el referéndum para revocarle, que se convirtió en un referéndum confirmativo. Y sigue en pie más fortalecido

P. Muchos bolivianos están molestos porque, pese a sus declaraciones de apoyo, Chávez prefirió comprar soja a EE UU en vez de a Bolivia. También excluyó a Bolivia del proyecto de gasoducto con Brasil, Argentina y Chile.

R. Son los oligarcas los que aprovechan eso políticamente. Estamos dispuestos a renegociar para que nuestra soja tenga mercado, y no sólo en Venezuela, sino en muchos países.

P. ¿Qué le dice a la gente de la Central Obrera Boliviana y a los movimientos sociales que le dan tres meses para cumplir sus exigencias, como nacionalizar los hidrocarburos sin indemnización?

R. La COB está con el MAS. La COB no es el comité ejecutivo, son las fuerzas sociales: mineros, maestros, transportistas, campesinos... ellos están con nosotros. Algunos dirigentes de El Alto, tal vez, han dicho algo.

P. Y ayer mismo el secretario ejecutivo de la COB, Jaime Solares, reiteró el ultimátum.

R. ¿Y quién le cree?

P. ¿No son representativos?

R. Yo no quiero comentar sobre este tema. Pero es imposible resolver en cinco años la destrucción del país durante los últimos 500 años, y con España podemos hablar bastante de eso.

P. Hablando de España, tengo entendido que ha recibido una invitación del presidente José Luis Rodríguez Zapatero.

R. Sí, hace un momento recibí una llamada de Zapatero, muy complacido con nuestro triunfo. Lo invité a la transmisión de mando, y él me invitó lo antes posible, y me dijo que va a instruir a su canciller para la visita a España. Tenemos muchas ganas de conversar. Éste es un apoyo.

P. ¿De dónde salió el nombre de Evo?

R. Tendría que haberle preguntado a mis padres. Ellos nunca me lo dijeron.

P. ¿Es el único Evo boliviano?

R. Bueno, ahora ya va habiendo muchos Evitos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de diciembre de 2005