Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zoé Valdés gana el Premio Torrevieja con la novela 'La eternidad del instante'

La escritora obtiene 360.000 euros por el galardón, y Javier Sierra, finalista, 125.000

Con una historia de recuerdos y hazañas, Zoé Valdés, la escritora cubana residente en París, ganó el III Premio de Novela Ciudad de Torrevieja -dotado con 360.000 euros y que publicará la editorial Plaza & Janés- con La eternidad del instante en la que narra la historia de su abuelo, que emigró a Cuba desde China, su país natal. El jurado estuvo integrado por José Manuel Caballero Bonald, Ana María Moix y J. J. Armas Marcelo, ganador de la convocatoria de 2003. El finalista fue Javier Sierra, director de la revista Más allá que presentó la novela La cena secret.

La eternidad del instante es, según su autora, "una novela del silencio y del valor enriquecedor de las palabras y sobre la eternidad de la breve vida". Zoé Valdés narra en esta obra una historia de recuerdos y sentimientos que recoge las hazañas de un chino que en busca de mayor fortuna emigra a Cuba. En este nuevo libro, la escritora se aproxima, en cierta medida, a las vivencias de su abuelo, un hombre que de joven sufrió las durísimas condiciones de un trabajo en semiesclavitud y que emigró a Cuba. La novela galardonada se presentó con el seudónimo de Aziyadé. Para Zoé Valdés, ser habanera es una condición que, como ella explica, le lleva a adoptar una actitud ante la vida. Nació en 1959 y empezó escribiendo poesía, lo que ha marcado toda su obra posterior de un acentuado lirismo. Primero estudió en el Pedagógico Superior hasta que la expulsaron, y luego estudió Filología en la Universidad de La Habana hasta que se "autoexpulsó". Más tarde trabajó en la Delegación de Cuba ante la Unesco como documentalista cultural y en la Oficina Cultural de la Embajada cubana en París. Regresó a La Habana y no encontró trabajo. Después comenzó a trabajar como guionista de cine y como subdirectora de la Revista de Cine Cubano en el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) hasta diciembre de 1994. Entre sus numerosos trabajos figuran sus primeros poemarios, como Respuestas para vivir (Letras Cubanas, 1986), Todo para una sombra (Editorial Taifa, 1986); y las novelas Sangre azul (Letras Cubanas y Actes-Sud, 1993), La nada cotidiana (Emecé, 1995), La hija del embajador (Bitzoc, 1995, y Emecé, 1996, Premio Novela Breve Juan March Cencillo), Ira de ángeles (Lumen, 1996), Te di la vida entera (finalista del Premio Planeta de 1996)y Café nostalgia (Planeta, 1997). También ha publicado los cuentos Traficantes de belleza (Planeta, 1998), la novela infantil Los aretes de la luna (Everest, 1999) y los libros de poemas Vagón para fumadores (Lumen, 1996) y Cuerdas para el lince (Lumen, 1999).

De las cinco obras finalistas, el jurado concedió un segundo premio, dotado con 125.000 euros, a Javier Sierra, periodista y director de la revista Más allá, que presentó la novela La cena secreta, que presentó bajo el seudónimo de Agustina Leire. Tras recibir el premio Sierra expresó su deseo de que la obra "pueda hacer soñar a los lectores".

El jurado de esta tercera edición de los Premios Ciudad de Torrevieja, el segundo en cuantía económica de España, estuvo integrado por José Manuel Caballero Bonald, Ana María Moix, J. J. Armas Marcelo, Nuria Tey, directora de la editorial Plaza & Janés, y el edil de Cultura de Torrevieja Eduardo Dolón. A partir de este año, el certamen, organizado por la mencionada editorial y el Ayuntamiento, tendrá una vigencia anual.

En las dos ediciones anteriores los ganadores fueron Javier Reverte, con la obra La noche detenida, y J. J. Armas Marcelo por Casi todas las mujeres.

Al certamen se presentaron 275 novelas originales, procedentes de España y de otros países latinoamericanos, en especial de Argentina y México.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 2004