Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Navarra registra medio centenar de réplicas del último terremoto

El seísmo que se registró Navarra el pasado sábado, de 4,5 grados de magnitud en la escala de Richter (de nueve grados), uno de los tres terremotos más intensos del último siglo en la comunidad foral, motivó cerca de medio centenar de réplicas que apenas fueron percibidas por los ciudadanos.

Un movimiento en la falla norpirenaica, sobre la que gravita como un eje toda la Península Ibérica en su rotación contraria a las agujas del reloj, causó el seísmo, que dañó varias decenas de casas de las localidades más próximas al epicentro, sito en Lintzoain, a 30 kilómetros al noreste de Pamplona.

El temblor abrió fisuras en muros y paredes de localidades como Ekai, Urroz o Nagore, sin causar mayores daños ni personales ni materiales. Aunque sólo otros dos temblores han sido percibidos por la población, el Instituto Geográfico Nacional ha contabilizado un total de 63 en la última semana, unos 50 de ellos réplicas del movimiento ocurrido el sábado, la mayoría imperceptibles, aunque uno, registrado sobre las 22.00 del sábado, también se dejó sentir en la zona del epicentro, especialmente en Aoiz.

Navarra registró movimientos de 4,5 grados de magnitud en los años 1918, con epicentro en Garralda, y 1982, con epicentro en Puente la Reina. Los últimos seísmos han tenido su origen a unos 30 kilómetros al noreste de Pamplona, en la falla norpirenaica, según indicaron fuentes de la Red Sísmica Nacional. "Los Pirineos no son una cadena montañosa joven, pero aún así, acumulan tensiones y de vez en cuando se activan provocando ajustes de la falla", subrayaron desde el organismo nacional de control.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de septiembre de 2004