Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA PRECAMPAÑA SOCIALISTA

El PSOE avala el programa de Zapatero

Se pretende que siete millones de contribuyentes no tengan que presentar declaración de la renta

El PSOE dio por buenas ayer, durante una Conferencia Política que se inició en Madrid, las orientaciones que deben servir de base al programa electoral, aunque evitó concretar el apartado fiscal. Según el inspirador de la parte económica, Miguel Sebastián, es imposible adoptar compromisos hasta que se llegue al Gobierno y se conozca la realidad, "lo que contiene el ordenador de Hacienda". Este apartado fiscal era el que había suscitado mayor polémica. En la conferencia, que dio el adiós a Felipe González como diputado, el presidente del PSOE, Manuel Chaves, despertó el entusiasmo de los delegados al afirmar que "no es España lo que está en peligro, sino la hegemonía del PP".

El programa electoral preparado por el equipo de José Luis Rodríguez Zapatero para intentar vencer el 14 de marzo próximo al PP en las elecciones generales recibió ayer el apoyo del partido. Las mayores dudas se produjeron en el apartado fiscal, sobre el que la dirección impuso finalmente su criterio: el PSOE no tiene los datos básicos para hacer una oferta electoral única en materia de impuestos, por lo que pospondrá los detalles sobre los tramos del IRPF y el mínimo exento hasta que llegue al Gobierno. La Conferencia Política, no sin discrepancias, aceptó esta decisión de la Ejecutiva y avaló sustancialmente el documento marco que servirá de base al programa electoral que defenderá Rodríguez Zapatero.

Jesús Caldera acudió dispuesto a templar gaitas, pero las aguas no se desbordaron

La imposición a las plusvalías oscilaría entre 0 y 30%, frente al 15% de tipo único actual

"Si tenemos dudas sobre algún extremo, mejor es omitirlo". Esta frase, pronunciada por el presidente del PSOE y de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, a mediodía de ayer en la inauguración de la Conferencia Política fue premonitoria. Horas más tarde, en la comisión donde se discutía la propuesta económica, los intervinientes escucharon del coordinador del programa económico, Miguel Sebastián, que es imposible concretar en una oferta electoral los detalles de la política fiscal porque no se tiene la información precisa. Y sólo será posible conocerla cuando se llegue al Gobierno y se pueda entrar al ordenador de Hacienda.

Aun así, la reforma elevaría el mínimo personal y el exento por hijo a cargo, para que no tuviesen que presentar declaración los contribuyentes de rentas más bajas, unos siete millones. Ahora son cinco millones, aunque unos dos millones la presentan, por ejemplo por tener derecho a devolución.

En cuanto al impuesto del patrimonio, se elevaría el mínimo exento actual para que los medios y bajos quedasen exentos, lo que afectaría al 85% de los contribuyentes que hoy lo pagan.

Finalmente, la imposición a las plusvalías oscilaría entre cero para las más bajas, 15% para las medias (el tipo único actual) y 30% para las más altas.

Los 1.500 asistentes a la conferencia encargada de discutir el documento marco, que ha elaborado y coordinado Jesús Caldera con más de 500 colaboradores, sabían que la máxima atención se orientaría a la comisión número tres, en la que se debía discutir la política económica y fiscal. No era casualidad que el coordinador del programa, Jesús Caldera, decidiera estar en la presidencia de esa comisión, junto a Miguel Sebastián y José Antonio Griñán, en calidad de ponentes. Jordi Sevilla, responsable de economía del PSOE, no quiso ser ponente por no haber participado en la elaboración del programa.

Caldera estaba dispuesto a templar gaitas. Cuando todo terminó, debió estimar que las aguas no desbordaban ningún río, porque todo fueron elogios y agradecimientos a los intervinientes, incluidos los discrepantes. Por ejemplo, los miembros de la corriente Izquierda Socialista, Manuel de la Rocha y Juan Antonio Barrio de Penagos, que discreparon abiertamente de la propuesta fiscal.

"Supone una rendición a las rentas más altas, ya que para evitar que los ricos monten sociedades patrimoniales se les dice que ya se les baja el IRPF". Esta fue la síntesis de la intervención de Manuel de la Rocha. Barrio de Penagos defendió la subida de la presión fiscal, por lo que Caldera preguntó al auditorio si había más delegados que hicieran suya esa tesis. Nadie respondió.

Hubo más proposiciones discrepantes. Francisco Fernández Marugán consideró que la propuesta que haga el PSOE supondrá un test de coherencia, ya que a su juicio no se debe desplazar la carga tributaria de las clases altas hacia las medias. En conversación informal, Sebastián alabó la posición general de Fernández Marugán.

La conclusión de lo que ocurrió ayer es que los socialistas mantienen la propuesta fiscal que se aprobó la pasada semana, en una conferencia sectorial. Ante las dudas que ha suscitado, se traducirá "en lenguaje político" con el afán de convencer a los ciudadanos de que esta oferta será más eficiente, más equitativa y más eficaz. Habrá una elevación de los mínimos personal y por hijo a cargo exentos de tributación en el IRPF y una reducción del número de tramos, y el tipo marginal máximo tenderá a converger con el tipo nominal del impuesto de sociedades. Pero no se puede ir más allá, no es posible concretar más, sostienen Sebastián y la dirección del PSOE.

Sebastián salió muy satisfecho del debate y dedicó frases elogiosas a quienes habían participado. "Me acerqué a un partido que ha hecho grandes cosas en el siglo XX y ahora sé que también las hará en el XXI". Este economista, independiente, miembro del comité de notables de Zapatero, aseguró también que había quedado gratamente impresionado por el "alto nivel" de conocimientos que había constatado entre los militantes y dirigentes socialistas.

El discurso matutino de Manuel Chaves, elogiado de manera entusiasta por los asistentes, planeó sobre las cinco comisiones en las que se produjo el trabajo de la conferencia, que hoy será clausurada por Rodríguez Zapatero. El líder del PSOE no estuvo por la tarde. Sólo asistió a la inauguración, a la que acudieron varios centenares de invitados, miembros relevantes del partido y muchos ex ministros socialistas. Los recién fichados por Zapatero, desde Antonio Gutiérrez hasta Mercedes Cabrera Calvo-Sotelo y el propio Sebastián, se declararon impresionados favorablemente por el partido.

Chaves marcó líneas de actuación internas y externas para los socialistas y rebatió la línea de ataque del PP en la precampaña, pero también puso deberes. Nada de arredrarse cuando digan que el PSOE pone en peligro a España. "En España los socialistas hemos encontrado la razón para orientar nuestras vidas conforme a valores de libertad y justicia, de igualdad y de solidaridad".

El adiós al diputado González

Entre invitados, observadores y participantes, casi 3.000 socialistas se dieron cita en un hotel de Madrid y todos ellos brindaron al ex presidente del Gobierno Felipe González un homenaje en forma de ovación cerrada y prolongada. González tuvo que levantarse y saludar varias veces y pedir que pararan.

El aplauso tuvo algo de despedida. Por primera vez en un cuarto de siglo, González no irá en las listas electorales. Desde la tribuna, la presidenta de la conferencia, Magdalena Álvarez, tuvo también palabras de elogio para quien fuera jefe del Ejecutivo durante 14 años y le comparó con el actual jefe del Gobierno.

Álvarez señaló que el PSOE "siempre tuvo el sueño de una España de igualdad, libre, moderna, culta y próspera". Y a ese afán se dedicaron muchos socialistas. "Pero quiero señalar a Felipe González, que dedicó todos sus esfuerzos a ser el presidente de todos los españoles y no sólo de los que votaban al PSOE", manifestó.

En cambio, esa lección, según la consejera de Economía de Chaves y actual miembro del comité de notables de Zapatero, "no la ha aprendido" José María Aznar.

El ex presidente del Gobierno dijo ayer adiós, pero no fue una despedida de la política. La dirección del PSOE, empezando por Zapatero y el coordinador de la campaña, José Blanco, le han pedido que participe activamente en los actos hasta el 14 de marzo. Y lo hará.

El ex líder del PSOE se pondrá a disposición del Comité Electoral para que le indique dónde puede ser más útil.

COMISIONES DE TRABAJO PARA DEBATIR EL DOCUMENTO MARCO

Estado y democracia

La primera de las comisiones aborda La democracia de los ciudadanos y las ciudadanas. La España Plural. La España Constitucional y está presidida por la ex ministra de Cultura Carmen Alborch. Además, participan como ponentes Diego López Garrido, Juan Fernando López Aguilar y Leire Pajín.

Las áreas que abarca son, entre otras, reformas democráticas, Congreso, Senado, Gobierno, paridad entre sexos, participación ciudadana, Administración pública y local, Justicia, sindicatos y empresarios, violencia machista, partidos políticos, tráfico y seguridad vial y Estado autonómico.

Sociedad del bienestar

La segunda comisión que debate desde ayer el documento marco lleva por título Un nuevo impulso a la sociedad del bienestar y su presidenta es Marina Geli, consejera de Sanidad de la Generalitat de Cataluña. Este grupo de trabajo debate las enmiendas referentes a cuestiones sociales, específicamente sobre sanidad, pensiones, exclusión social, consumo y seguridad alimentaria, mayores, familia e infancia, juventud, discapacidad y drogodependencia.

Los ponentes son Ramón Jáuregui -encargado, además, de elaborar el documento marco en este ámbito-, Consuelo Rumí y Micaela Navarro.

Crecimiento económico

El que fuera dirigente de CC OO Antonio Gutiérrez preside la tercera comisión, bajo el enunciado Hacia una economía más productiva. Junto a él estarán hoy por segundo día como ponentes Miguel Sebastián, Jesús Caldera y José Antonio Griñán.

Su ámbito de discusión incluye el área económica: modelo de crecimiento, fiscalidad, empleo y política laboral, transporte e infraestructuras, competencia, empresa, agricultura, pesca y desarrollo rural, industria, energía, desarrollo sostenible, vivienda y suelo, sociedad de telecomunicaciones, comercio, turismo, inmigración y presupuestos.

Cultura y educación

La cuarta comisión de trabajo recibió el título Cultura con los ciudadanos. La educación, nuestra prioridad básica, y tiene como presidenta a Carmen Calvo, consejera de Cultura de la Junta de Andalucía. El objetivo es debatir el modelo educativo, las diferentes etapas de la formación, educación infantil y primaria, educación secundaria y bachillerato, la formación profesional y la Universidad.

Además, abarca la política cultural y de patrimonio, las artes y el deporte y la cultura del ocio, entre otros asuntos. Sus ponentes son Rafael Blanco, Cándida Martínez y Marifé Santiago.

Política exterior

El diplomático Miguel Ángel Moratinos preside la última comisión, encargada de la política exterior, bajo el epígrafe España en el mundo. Este grupo hará propuestas sobre las relaciones con Europa, EE UU y América Latina, y la política exterior en el Mediterráneo, Oriente Próximo y África subsahariana.

También abordará la mundialización y la reforma de las instituciones internacionales. Los ponentes son Delia Blanco, Jordi Marsal y Manuel Marín. Este último fue precisamente el encargado de la elaboración de este bloque de propuestas en el documento marco.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de enero de 2004

Más información