ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 23 de diciembre de 2003
Reportaje:

50 años de arte valenciano

Una exposición en Las Atarazanas recorre la creación plástica más representativa desde 1940 a 1990

La historia del arte valenciano del siglo XX se detiene en una década que hasta cierto punto se podría denominar de prodigiosa por cuanto un buen puñado de artistas se erigen en protagonistas dentro del panorama español. Corren los años 60 cuando confluyen dos tendencias que, siendo muy diferentes, se nutren de un mismo aliento político, como eran los diversos planteamientos de la izquierda de entonces. "Son la cara y la cruz", de la misma moneda, comentó ayer Fernando Huici en la presentación de la exposición Las bellas artes en el siglo XX, Valencia 1940-1990 que, organizada por al Consorci de Museus en colaboración con la Facultad de Bellas Artes, que celebra su 250 aniversario, se inauguró ayer en las Atarazanas de Valencia. En ambos casos se incorporan nuevos nombres al caldo de cultivo de arte contemporáneo que el Grupo Parpalló había preparado.

De un lado, estaban los artistas que experimentaron con la abstracción geométrica, como Jordi Teixidor, José María Yturralde, Soledad Sevilla, Javier Calvo, y otros ya más consolidados o de mayor edad como Eusebio Sempere, Andreu Alfaro o Joaquín Michavila. Su obra entroncaba con las enseñanzas vanguardistas y revolucionarias de la abstracción geométrica rusa.

De otro lado, estaban los artistas enclavados en los que Huici denominó Crónica de la realidad. Se trata sobre todo de obras figurativas que en la mayoría de las ocasiones se valen del pop en sus críticas sociales. Pertenecían a este grupo Juan Genovés, Estampa Popular, Equipo Crónica o Equipo Realidad. Josep Renau actuaba como referente más próximo.

Ambas tendencias, que beben directamente de "la modulación del debate artístico" que planteaba la izquierda, conformaron en el contexto nacional una "presencia contundente" del arte valenciano, adquiriendo éste un gran protagonismo, que, a juicio de Huci, tuvo su continuidad posteriormente en artistas como Carmen Calvo o Miquel Navarro.

La exposición acoge obras de todos estos artistas y de otros muchos. La amplitud de la sala y la colocación espaciada de las obras contribuyen al disfrute de la contemplación. En total se exhiben un centenar de obras representativas de 50 artistas que trabajaron durante las cinco décadas señaladas, de 1940 a 1990. De modo que la exposición se divide en cinco apartados, que no coinciden exactamente con las otras tantas décadas que recorre la muestra.

El primer apartado da cuenta de "la modernidad contenida y moderada" que se plasmó con la ruptura que supuso la Guerra Civil", con artistas como Pedro de Valencia o Genaro Lahuerta. Ofrecían en sus cuadros una "primera dimensión del paisaje, de resonancias fauve, que supuso el primer paso hacia la modernidad. A continuación la exposición adopta un tono hacia "la modernidad más radical", añadió el comisario. Es el camino hacia la abstracción que transitaron artistas como Alfaro, Genovés, Mompó y Francés, y sobre todo los creadores en torno al Grupo Parpalló.

Después vendrían los apartados relativos a la abstracción geométrica, a la neofiguración y al pop, ya referidos. Y por último, el referido a la generación más joven, "que tiene algo que ver con la Crónica de la Realidad", anotó Huici. En este grupo se incluyen artistas como Manuel Sáez, Ángeles Marco y Vicky Civera, entre muchos otros.

El catálogo de la exposició, que se clausura el 23 de enero, recoge artículos del comisario y de especialistas como Carlos Pérez y Vicente Jarque.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana