Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Luis Alonso Luengo, el historiador de Astorga

El escritor, miembro de la Real Academia de la Historia y magistrado del Tribunal Supremo jubilado Luis Alonso Luengo murió el pasado domingo en Madrid a la edad de 95 años tras una fructífera vida dedicada a los libros y a la investigación de los orígenes de la comarca maragata y el antiguo Reino de León.

Ayer, la ciudad de Astorga rindió un último homenaje a su cronista oficial en un sencillo pero intenso y emotivo acto celebrado, primero en el Ayuntamiento, donde se instaló la capilla ardiente y luego en la catedral, lugar al que llegó cubierto su féretro por el pendón de la Batalla de Clavijo, escoltado por la música de la banda municipal.

Pudo conservar su lucidez hasta el último momento. Gran conversador, supo escuchar siempre con amabilidad extrema a quien quería hablar con él sobre cualquier aspecto de su tierra y sus gentes.

Luis Alonso Luengo era el último de lo que Gerardo Diego llamó Escuela de Astorga, integrada por su amigo Ricardo Gullón y por Leopoldo y Juan Panero, entre otros.

Fue el fundador de la Casa de León en Madrid; de revistas como La Saeta, Humo y El Mosquito; de periódicos como El Faro Astorgano y La Voz de la Cepeda, y entre sus muchos galardones locales figuran la medalla de oro de la provincia y el título de Leonés del Año.

A lo largo de su vida escribió numerosos artículos y libros sobre Astorga y la Maragatería, sus costumbres, tradiciones y personajes populares, convirtiendose así en el mejor contador de la historia de la ciudad de Astorga del siglo pasado, según palabras del alcalde, Juan José Alonso Perandones.

A juicio de este último, Luis Alonso Luengo "recreó la ciudad de una manera que nos la ha hecho percibir de una forma que si no, no hubieramos sido capaces de hacerlo". Fue un estudioso de las instituciones leonesas en el antiguo Reino de León, "en realidad fue el gran develador del viejo reino" e investigador de los orígenes de la diócesis de Astorga, añadió, "creando una atmósfera que nos hace sentir con más cariño a la ciudad".

Para Michi Panero, hijo del también escritor astorgano Leopoldo Panero, presente ayer en el funeral, Alonso Luengo es un referente histórico. "Incluso para mí, que he vivido de un lugar a otro, era una figura entrañable, y sobre todo, es el historiador de Astorga. Era admirable su tenacidad en buscar las raíces de Astorga y el leonesismo", dijo.

Su paisano de Villafranca del Bierzo, Antonio Pereira, resaltó la dedicación de Alonso Luengo en rescatar los posos y tradiciones de la ciudad y su entorno. "Él fue quien mejor estudió y dio con la enigmática vida de los maragatos".

Durante dos días, las banderas situadas en el Ayuntamiento ondearán a media asta, en señal del luto decretado por la casa consistorial, a donde siempre acudía en sus viajes a Astorga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de abril de 2003