Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad confirma que el Bio-Bac carece de eficacia terapéutica

Bio-Bac, el supuesto medicamento retirado por el Ministerio de Sanidad en octubre del año pasado, carece de eficacia terapéutica, no tiene una composición fija, no se sabe de dónde salen sus materias primas y se fabricó sin garantías sanitarias. El resumen del informe elaborado por los técnicos de la Agencia Española del Medicamento y del Instituto de la Salud Carlos III no deja dudas acerca de la inutilidad y el posible riesgo del producto, que se vendía para tratar el cáncer, el sida la hepatitis y otras enfermedades graves.

El director de la Agencia, Fernando García Alonso, sólo apuntó ayer un aspecto positivo: si se hubiera fabricado respetando los estándares de esterilidad y calidad necesarios, el Bio-Bac sería inocuo. Pero ni siquiera eso se puede asegurar, ya que se han encontrado viales contaminados por hongos y bacterias, por lo que el falso medicamento podría causar infecciones en los pacientes que lo tomaran.

Los miles de folios que presentó su distribuidor, Fernando Chacón, al Ministerio de Sanidad tampoco ayudaron para mejorar el dictamen. Según García Alonso, el extenso dossier no menciona ni siquiera la posibilidad de usar el producto para tratar el cáncer, una de las principales indicaciones con las que se vendía.

Composición variable

Además, la variabilidad en su composición (una sopa de proteínas de origen bacteriano llamada peptona en la que se han usado al menos cuatro cepas distintas de microorganismos) impide realizar ensayos clínicos con el producto. Tampoco se sabe el método o métodos usados para inactivar los bacilos en el laboratorio fabricante, que sólo tiene permiso para producir sustancias de uso veterinario.

El análisis de los técnicos de Sanidad no ha desanimado al principal encausado por la venta ilegal del producto. Fernando Chacón ha pedido la "liberación inmediata de las decenas de miles de frascos" requisados del Bio-Bac oral (una de las presentaciones del producto), ya que considera que su inocuidad "está demostrada y certificada".

También un grupo de pacientes que tomaba Bio-Bac (alguno de los cuales llegó a asaltar en noviembre el chalé donde la policía había inmovilizado el producto) anunció ayer que pedirán en el juzgado de instrucción número 2 de San Lorenzo de El Escorial (Madrid), que lleva al caso, que se levante la prohibición de su venta, informó a Efe su abogado, Gustavo Galán.

Por su parte, Enrique Sánchez de León, ex ministro de Sanidad y defensor de Rafael Chacón, restó credibilidad a las conclusiones de la Agencia del Medicamento. Según una carta que el abogado ha enviado al Ministerio de Sanidad, y que cita Europa Press, el informe del Ministerio de Sanidad está "condicionado", ya que el departamento de Ana Pastor es parte en el caso que se está instruyendo sobre su retirada del mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de enero de 2003