Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÓNICA

Una victoria para la eternidad

El Deportivo derrota al Madrid en Chamartín, en la fecha del centenario, con una justicia inapelable

El Deportivo tomó conciencia en Chamartín de que el edificio de la historia se construye a costa de la historia de los demás. Y no encontró mejor ocasión de demostrarlo que en la fecha del centenario del Madrid, en la casa de Di Stéfano y Puskas, frente al equipo de Raúl, Zidane y Figo. Su victoria tiene el carácter de los momentos inolvidables en el fútbol, por su sentido de la precisión simbólica y por la grandeza del desafío. Esta final de Copa no fue una cualquiera, sino una que se recordará por el impacto del resultado, del que no se sabe las consecuencias para el Madrid. Para el Deportivo supone la atronadora confirmación del lugar privilegiado que ha alcanzado en el fútbol europeo, éxito conseguido en el momento exacto, en el sitio justo. Desde ahora, este equipo tendrá un puesto en la memoria del fútbol, pues las consecuencias de la victoria trascienden el aquí y el ahora: es una Copa para la eternidad.

REAL MADRID 1 | DEPORTIVO 2

Real Madrid: César; Salgado, Hierro, Pavón (Solari, m. 46), R. Carlos; Helguera, Makelele; Figo (McManaman, m. 83), Raúl, Zidane; y Morientes (Guti, m. 67).

Deportivo: Molina; Scaloni, César, Naybet, Romero; Sergio, Mauro Silva; Víctor (Djalminha, m. 88), Valerón (Duscher, m. 63), Fran (Capdevila, m. 84); y Tristán.

Goles: 0-1. M. 6. Valerón cede a Sergio, que recorta a Hierro, encara en solitario a César y le bate con un disparo raso que entra entre las piernas del portero.

0-2. M. 38. Victor abre hacia Valerón, desmarcado en la derecha, éste centra raso y Diego Tristán, que se adelanta a Míchel Salgado, empuja desde cerca.

1-2. M. 57. Solari le quita la pelota en la banda a Scolari, eleva al área sobre Morientes, éste centra y Raúl empuja.

Árbitro: Mejuto. Amonestó a Hierro, Solari, Helguera, M. Silva, Víctor, Fran y Molina.

Unos 75.000 espectadores en el Bernabéu. El Deportivo, campeón de la Copa del Rey.

Por si las dudas, no caben objecciones al triunfo del Depor, espléndido en la primera parte, con Mauro Silva en plan caudillo, una especie de Obdulio Varela que convirtió el centro del campo en una pared infranqueable para los jugadores del Madrid. Tantos años después de su llegada al fútbol español, Mauro Silva no ha perdido la vigencia: todavía es un fenómeno defensivo, la pieza más acabada de lo que antes se conocía como medio tapón, concepto que tampoco le hace justicia porque este futbolista maravilloso es algo más que un especialista. Es un líder silencioso y ejemplar que no claudica nunca, que sirve especialmente para los partidos donde se exige gente de hierro. Su excepcional lectura del juego defensivo y su determinación fueron cruciales en el primer tiempo, donde el Depor edificó su victoria, a la que no faltó sufrimiento porque el Madrid tiró con todo en la segunda parte, vibrante hasta la exageración.

Antes de que el Madrid se lanzara a tumba abierta, con la ayuda de un heroico Solari, el Deportivo había obtenido un apreciable margen de seguridad con los goles de Sergio y Tristán, producto del buen juego del equipo. Si Mauro fue el eje físico y moral del Depor, hubo otro jugador que marcó diferencias en la final. Valerón, que tiene fama de pusilánime, dio un curso de fútbol en un partido donde también se ponía a prueba el carácter del personal. Está claro que Valerón no es un caudillo, pero su influencia en el equipo resulta abrumadora. Sin aparato, traza el fútbol como pocos en estos días, con inteligencia y sutileza, virtualmente indescifrable para sus rivales. Entre las líneas defensivas del Madrid, Valerón hizo cosas maravillosas, bien asistido por Fran y Sergio, cuya vitalidad quedó demostrada en el primer tanto. Se descolgó desde el medio campo, recibió de Tristán, regateó a Hierro, utilizó el cuerpo para proteger la pelota frente a Míchel Salgado y batió a César con un remate frío. Un gran gol que tuvo el don de la oportunidad porque llegó en el arranque del encuentro.

El Madrid, que vivió todo el partido entre urgencias, apretó y estuvo cerca del empate en dos remates de Zidane. El primero se estrelló en el palo; el segundo fue desviado con dificultades por Molina, que apenas fue exigido durante todo el encuentro.

Pero el arreón del Madrid fue corto. El equipo estaba preso de la ansiedad. Funcionaba un poco Zidane, pero a su alrededor no había claridad. Y detrás Pavón sufría ante Tristán, de manera que el panorama era más que preocupante para el Madrid. El Deportivo salió pronto a flote y comenzó a poner el balón cada vez más lejos de su portería. En unos casos porque Mauro hacía de pared y en otros por su absoluta hegemonía en el medio campo. Era allí donde Mauro Silva traspasaba el testigo a Valerón, que tiraba del hilo con una facilidad extraordinaria. De una de sus brillantes acciones surgió el gol ganador, en el que también aparecieron Víctor y Diego Tristán, el primero para colocar la pelota desde la derecha y el segundo para empujarlo ante el estupor de la hinchada del Madrid, que se preparó para lo peor.

El ingreso de Solari por Pavón estaba anunciado por el estado de necesidad del Madrid y por la floja actuación del joven central. Precisamente fue Solari el hombre que cambió el paso a su equipo. El Madrid tuvo que tirar de la heroica para buscar el gol. Le faltó juego, pero cayó con la dignidad de los equipos que no se rinden. Durante un buen trecho del segundo tiempo generó en el Deportivo la clase de temor que tantas derrotas le han costado en Chamartín. El gol de Rául fue la cima del Madrid. Llegó en un peleadísimo balón que finalmente ganó Morientes frente a Mauro. El delantero pudo girarse y enviar la pelota hacia Rául, solo ante Molina, que no pudo detener el remate. Al Madrid le quedaba tiempo suficiente para buscar el empate, y hasta pareció que una decisión de Irureta añadía elementos para la polémica.

En plena crecida del Madrid, Duscher sustituyó a Valerón, lo que sólo podía interpretarse como un mensaje conservador. El típico cambio, en fin, que provoca una tormenta en caso de derrota. Pero no hubo caso. El Deportivo aguantó a pie firme la desordenada carga final del Madrid, y algo dice la falta de actividad de Molina en la última media hora del partido. Entre prisas, al Madrid se le escapó la oportunidad de poner rúbrica a una fecha histórica, a un partido inolvidable por lo que fue y por lo que significará. Porque la victoria del Deportivo quedará para siempre en la memoria eterna del fútbol.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de marzo de 2002