Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vicente Aranda recrea los engaños y los celos que enloquecieron a Juana de Castilla

El cineasta rueda en Portugal una nueva versión de la obra de teatro 'Locura de amor'

Si Juana la Loca viviera hoy, no sería una loca, "al menos no de manicomio", afirma el cineasta Vicente Aranda. El director rueda entre Portugal, Madrid y Burgos una nueva versión de Locura de amor, la obra de teatro de Manuel Tamayo y Baus que narra la tormentosa relación entre Felipe el Hermoso y Juana de Castilla. "No estaba loca, estaba trastornada por su capacidad emocional. Era una mujer muy fuerte, con cuerpo, y eso es muy raro en la historia", explica el director de Amantes, que para interpretar a la monarca ha elegido a la joven actriz Pilar López de Ayala.

Viaje a Flandes

Locura de amor ha sido trasladada al cine en dos ocasiones. La adaptación más popular es la que dirigió en el año 1948 Juan de Orduña, con una intensísima Aurora Bautista como Juana la Loca. Todo un éxito en aquel momento."Llevar esta obra otra vez al cine es un proyecto muy antiguo que ha pasado al menos por las manos de siete u ocho directores, todos ellos muy diferentes", aseguró ayer Vicente Aranda. "Finalmente he tenido la suerte de poder rodarla yo".

Para Aranda, el título de la obra de teatro de Manuel Tamayo y Baus resume mejor que nada lo que él quiere contar. "Tamayo se inventó un término, el de locura de amor, 60 años antes de que los surrealistas acuñaran la expresión amour fou. El título de la obra ha tenido influencias decisivas incluso en los historiadores que empezaron a ver que Juana, más que una loca, era una mujer emocional", dice el director.

Vicente Aranda explica que su versión tendrá un arranque "didáctico" e historicista, mientras que conducirá la parte final hacia situaciones más "escénicas, más teatrales y dramáticas". "La película", continúa Aranda, "empieza cuando la reina Isabel embarca a su hija Juana rumbo a Flandes. Una flota de 120 barcos la acompaña. Si comparamos que a América fueron tan sólo tres naves, vemos cuáles eran las prioridades de la época".Locura de amor (que será la película número 24 del director de Amantes y El amante bilingüe, entre otras) es una coproducción entre Portugal, España e Italia que cuenta con un presupuesto de 800 millones de pesetas, está interpretada por Eloy Azorín (amigo de la infancia de Juana), Rosana Pastor (primera dama de Juana), María Gracia Cucinotta (amante de Felipe) y Daniele Liotti (Felipe, un personaje para el que en un principio se pensó en el actor francés Guillaume Depardieu). Pilar López de Ayala, una joven actriz conocida por la serie de televisión Al salir de clase, es la reina.

"Con esta película", dice Aranda, "yo quiero explicar por qué Juana la Loca estaba para aquella época loca. O sea, quiero explicar por qué precisamente, desde una perspectiva actual, no lo estaba. Es un personaje muy curioso. De una fortaleza increíble, tuvo seis hijos y ninguno se murió, algo impensable en esa época. Y además todos acabaron reinando. Era una mujer exigente con sus emociones. Juana tenía unas tendencias inadecuadas para aquella época, tenía una identidad propia, y eso la convertía ante la sociedad de aquel momento en una loca".

Para Vicente Aranda -que la próxima semana seguirá en unos estudios de Madrid el rodaje de la película-, que Juana de Castilla tuviera conciencia de "las necesidades" de su cuerpo -"sus exigencias eróticas"- la convierten en una adelantada a su época.

"Con eso no quiero decir que fuera una promiscua, no lo era; el promiscuo era Felipe el Hermoso, que es quien la trastorna con sus infidelidades y mentiras". "Para mí", añade el director, "Juana de Castilla era una mujer que no quería ser reina, que lo fue por azar y que eso le alejó de sus verdaderos deseos, que eran estar cerca de su marido". "La verdadera loca", añade el director y guionista, "era su madre, Isabel la Católica, una mujer presa de la megalomanía".

Aranda afirma que en esta película histórica se permitirá lo que él llama "las libertades inevitables". "Me he documentado", añade, "pero eso nunca me limitará".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 2000