ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 22 de junio de 1999
Entrevista:

"Los malos hábitos de lectura contribuyen al fracaso escolar"

  • JOSÉ ANTONIO BARRAL - PSICÓLOGO

Los malos hábitos en la lectura y su repercusión en los estudios son una de las causas del fracaso escolar, según afirma el psicólogo José Antonio Barral, autor del Manual práctico para detección de errores y defectos en la lectura y el estudio: ahora estoy preparado. Convencido de que la mayoría de los defectos de lectura son subsanables incluso en la edad adulta, Barral, nacido en 1955 en A Estrada (Pontevedra) y residente en Santander, dirige este volumen a padres y alumnos de los niveles de primaria, secundaria y bachillerato. Asegura que la repetición de partes del texto, la regresión o la vocalización, aprendidas desde niños se convierten en defectos en edades posteriores, que no sólo contribuyen al fracaso escolar, sino que provocan incluso el rechazo de la lectura. Pregunta. Un informe oficial del Ministerio de Educación, publicado en marzo de 1998, señalaba que sólo uno de cada cuatro alumnos de la ESO reconoce las ideas secundarias y los enunciados de sintaxis compleja, así como los sentidos dobles y figurados en los textos. ¿Qué responsabilidad tienen los malos hábitos de lectura en este fenómeno?

Respuesta. Los malos hábitos de lectura contribuyen al fracaso escolar, la lectura es la base del estudio. Pero intervienen otras variables que se encuentran en los malos métodos de estudio, el nivel socioeconómico, la familia, la escuela y en el propio alumno. No podría hacer una clasificación exacta porque hay una interrelación entre todas ellas, y todas son importantes, pero está claro que el alumno que lee mal tiene un obstáculo añadido.

P. ¿Qué síntomas permiten detectar a un mal lector?

R. La repetición de partes del texto sin tomar una idea global del contenido, la tendencia a la regresión, es decir, la vuelta atrás constante en el texto, la vocalización de las palabras en voz alta, la subvocalización (no exteriorizada) o las fijaciones (detenerse demasiado tiempo en cada palabra) son los principales malos hábitos adquiridos; en la mayoría de los casos, por un aprendizaje no adecuado. De todos ellos, el más complicado de eliminar es la subvocalización. En las dificultades con la lectura también pueden influir problemas de dislexia no detectada o no corregida, es algo que siempre hay que comprobar.

P. ¿Qué tipo de técnicas le han dado pruebas para poder afirmar que existe un remedio?

R. Llevo más de diez años estudiando el tema y trabajando en él. Hay ejercicios destinados a cada caso, pero hay uno que, aun siendo sencillo, es bastante eficaz: que lean diez minutos en silencio y cinco en voz alta y, después, que hagan una interpretación cognitiva del texto y se den cuenta de lo que han retenido. Con que tomen conciencia de ello y trabajen sobre el defecto, van rectificando poco a poco. Lo importante es ser consciente del problema. Más del 60% de los alumnos podrían mejorar su lectura.

P. Hay jóvenes que fueron buenos lectores de niños y que abandonan la lectura, el placer, al identificarla con el estudio, la obligación.

R. La lectura es un acto cultural. El libro está presente en la vida del niño desde muy pequeño a través del relato de los padres, o de los libros con ilustraciones. Me parece adecuado que la reforma no obligue a comenzar a leer antes de los seis años, lo contrario sería forzado. Lo que es muy importante es que los padres no viertan hacia la lectura actitudes negativas y que cuando el niño comience a ir a clase sigan leyéndole cuentos en casa con el mismo cariño que lo hacían antes de llevarles al colegio.

P. Los niños se contagian de lo que ven, y muchos padres no leen.

R. Los padres tienen que leer delante de los hijos y a veces no lo hacen porque ellos también tienen dificultades. Muchos adultos rechazan someterse a corregir sus hábitos, piensan que ya ha pasado su etapa de aprendizaje, y se equivocan, hay ejercicios y técnicas que aseguran un buen resultado también para ellos.

P. ¿Es cierto que la televisión resta tiempo a la actividad lectora de los escolares?

R. En los más pequeños, no. El fenómeno se produce cuando van creciendo. Soy partidario de que los padres vigilen que la televisión no se lleve más tiempo de los niños que cualquier otra actividad.

P. Muchos alumnos aprenden los textos de memoria para sacar un examen, pero sin entender el contenido, y lo olvidan una vez terminada la prueba. Aprenden con alfileres...

R. A veces la cabeza está ocupada con problemas de tipo afectivo, como puede ser la muerte de un ser querido, y eso provoca una fórmula de funcionamiento, pero es pasajero.

P. ¿Crea el bilingüismo dificultades añadidas?

R. No. Siempre favorece, porque se trabaja más la lectura y en vertientes distintas. El ser humano está muy bien codificado y sabe diferenciar muy bien unas lenguas de otras.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana