ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 27 de enero de 1999

La Embajada en Costa de Marfil está en contacto con la guerrilla

La embajadora de España en Costa de Marfil, María Rosa Boceta, que desde la noche del lunes se mantiene en contacto con los máximos representantes de la guerrilla de Sierra Leona, considera que existe voluntad de liberar al periodista de El Mundo Javier Espinosa. En una conversación telefónica con este diario, Boceta indicó que Sam Bockarie, líder militar del Frente Revolucionario Unido (RUF, en sus siglas en inglés), garantizó que haría todo lo que estuviera en su mano para que el periodista sea puesto en libertad sano y salvo.Según la embajadora, el líder del RUF es consciente de la importancia que España concede a la seguridad del periodista retenido, pero se enfrenta a la dificultad de contactar con el grupo en cuyas manos está Espinosa. La embajadora tomó contacto a las once la noche del lunes con el responsable de la guerrilla de Sierra Leona, y ayer se mantuvo en contacto para recabar información sobre las gestiones que se estaban haciendo. El recrudecimiento de los combates en la capital era un problema añadido para la dirección exterior del RUF, que teme que sus contactos por radio sean localizados por las fuerzas de interposición nigerianas.

En Madrid, el Ministerio de Asuntos Exteriores mantenía sus gestiones tanto en Londres como en París para recabar colaboración para conseguir la libertad del periodista. Fuentes diplomática informaron que los servicios de información españoles, Cesid, se habían puesto en contacto con sus homólogos franceses para pedir su colaboración. Los servicios secretos franceses pasan por tener la mejor red de información en el golfo de Guinea.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana