ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 18 de agosto de 1998
CARTAS AL DIRECTOR

Trabajo

Conseguir un trabajo de verano es más difícil de lo que muchos piensan. Siempre exigen una cierta experiencia y en la mayoría de las ocasiones se olvidan de que los interesados todavía estamos estudiando. Yo, aún estudiante, estoy interesada en conseguir un pequeño trabajo de verano para que en el día de mañana pueda contar con alguna experiencia en el mundo laboral; pero mi sueño parece ser irrealizable, pues todos aquellos trabajos requieren un título y experiencia.

Recientemente estuve en Irlanda y para mi sorpresa todos mis amigos, que todavía son estudiantes, tenían su trabajito de verano. Tonta de mí pensé que tal vez, sólo tal vez, pudiera encontrar un trabajito en Madrid con el que llenar los días de agosto.

Desafortunadamente, esto no es Irlanda y las oportunidades de trabajo son mucho más reducidas y exigentes.

¿Tan raro parece que una persona quiera trabajar? Al parecer, sí, pues no hacen más que poner pegas y dificultades.

Constantemente nos alarma el gran número de jóvenes desempleados, pero hay que preguntarse qué es lo que hacemos por remediarlo.

He llegado a una conclusión, posiblemente errónea, pero conclusión brindada por la experiencia: queremos que estos jóvenes sean de provecho en un futuro y que aprendan a valerse por sí mismos, pero no queremos ayudarles.

Nosotros somos como bebés: primero hay que enseñarnos a andar para que luego podamos correr, pero si intentamos correr demasiado, pronto nos caemos.

La pregunta que se puede formular, como conclusión, es bien sencilla: ¿nos van a ayudar a aprender a andar o prefieren que corramos y luego tengamos miedo de volver a intentarlo?-

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana