El Foro Babel inicia su expansión territorial en Cataluña

El Foro Babel está ensanchando sus límites territoriales. Nacida en Barcelona en diciembre de 1996, esta plataforma, formada mayoritariamente por intelectuales y profesionales que combaten al nacionalismo catalán, se encuentra en pleno proceso de expansión territorial. Esta tarde, tres de los fundadores del grupo (Miquel Riera, Francesc de Carreras y Julio Villacorta) expondrán en el teatro de Palamós el segundo y hasta el momento último manifiesto del Foro Babel, lanzado el pasado mes de junio bajo el título Por un nuevo modelo de Cataluña. El mes pasado se fundó en Palamós la sección gerundense del Foro Babel, animada fundamentalmente por representantes municipales socialistas de diversos ayuntamientos de la Costa Brava. La semana próxima, De Carreras y otra fundadora del colectivo, Victòria Camps, participarán en un acto público en Sabadell del que nacerá, según las previsiones de los organizadores, una sección local del foro. En Sabadell cuenta también con el apoyo de personas de la órbita socialista, como Simón Saura y Joan Carles Sánchez. En L"Hospitalet y en la comarca del Baix Llobregat ha habido también algunas reuniones exploratorias para crear un grupo afín al foro, en las cuales han participado fundamentalmente destacados militantes socialistas locales, como Pepe Castellanos. Movimientos similares se están produciendo en la comarca del Maresme, básicamente en las localidades de Premià de Mar y Vilassar. En Tarragona ya hay un grupo constituido desde el invierno pasado, en el que participan unas 200 personas. Aquí, la influencia socialista es menos patente. El último manifiesto En las comarcas de Lleida, en cambio, no ha aflorado ningún colectivo afín a las tesis antinacionalistas del Foro Babel, cuyo último manifiesto acusa al Gobierno de Jordi Pujol de dividir al país entre catalanistas y españolistas y de convertir en oficial la doctrina según la cual "los tachados como españolistas no están legitimados para ejercer cargos o funciones públicas ni tareas de responsabilidad cívica, social o cultural". El manifiesto propugna que el castellano sea también, como el catalán, lengua docente en todos los ciclos de la enseñanza obligatoria en Cataluña. Este documento ha sido firmado por unas 300 personas, entre las cuales hay una nutrida representación de la intelectualidad catalana de corte progresista. Entre los firmantes figuran los escritores Rafael Abella, Félix de Azúa, Josep Maria Carandell, Juan Marsé, Eduardo Mendoza, Ana María Moix, Joan de Sagarra, Cristina Fernández Cubas y Javier Tomeo; los editores José Batlló, Marcelo Covián, Beatriz de Moura, Antonio López Lamadrid y Conxa Jufresa; los catedráticos Eugenio Trías, Jesús Mosterín y Francisco Rico, y los historiadores Gabriel Jackson y Ricardo García Cárcel.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de julio de 1998