Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Laura Freixas reúne retratos literarios de 46 escritores españoles de este siglo

"Para bien o para mal, el autor no ha muerto". Así resume Laura Freixas (Barcelona, 1958) la filosofía que preside su nueva obra, Retratos literarios. Escritores españoles del siglo XX evocados por sus contemporáneos, editada por Espasa Calpe y presentada ayer en Madrid. La escritora ha recopilado cerca de un centenar de retratos literarios de 46 autores -algunos de ellos están realizados expresamente para este libro- con un único punto de partida para la selección: debía tratarse de autores de lengua y nacionalidad españolas, fallecidos después de 1900 o nacidos antes de 1930, vistos por otros escritores, también españoles. Para la autora, frente a las corrientes que propugnan la "muerte del autor", la obra se enmarca "dentro de una tendencia actual que defiende el rescate del autor".Respecto a la evolución de los escritores españoles en este siglo, Laura Freixas destacó diversos aspectos: un menor compromiso político, una mayor profesionalización, que "las distintas literaturas peninsulares se dan la espalda", y una mayor presencia de mujeres.

Retratos literarios comienza con el perfil de Benito Pérez Galdós visto por Emilia Pardo Bazán y concluye con el retrato que Rosa Montero realiza de Montserrat Roig. Enmedio, los autores más significativos de la literatura española del siglo XX: Azorín, Antonio y Manuel Machado, Juan Ramón Jiménez, José Ortega y Gasset, León Felipe, Federico García Lorca, Ramón Gómez de la Serna, Jorge Guillén, Vicente Aleixandre, Rosa Cahcel, Rafael Alberti, Max Aub, María Zambrano, Miguel Hernández, Gabriel Celaya, Miguel Delibes, Luis Martín Santos, Carmen Martín Gaite, Juan Benet y Ana María Matute, entre otros.

El escritor Andrés Trapiello, que presentó el libro, definió el retrato literario como "el punto equidistante entre la realidad y la ficción" y afirmó que uno de los grandes méritos de la obra de Laura Freixas ha sido "reunir todos esos retratos", que "pueden ser poco fieles con el rostro del retratado y mucho con su alma, con su espíritu, porque de ese espíritu se encarga siempre el arte, la literatura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de diciembre de 1997