Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desvío a cuentas privadas y a instituciones

Luis Roldán, durante su mandato como director general de la Guardia Civil, desvió entre 1987 y 1991 a sus cuentas privadas 230 millones de pesetas, en forma de cheques, de la cuenta de fondos reservados de la Secretaría de Estado para la Seguridad.La dirección de la Policía recibía mensualmente, bien en cheques o en metálico, cerca de 20 millones de pesetas mensuales de la cuenta de fondos reservados del ministerio. Pero aunque todas estas entregas a la Policía se hubieran realizado mediante talones -algo negado por ex responsables de Interior-, ello explicaría el destino de unos 240 millones al año, y en el periodo computado alcanzaría la cifra de 1.200. En consecuencia, quedaría por explicar el destino de más de mil millones abonados mediante cheques entre 1983 y 1987.

Hasta ahora sólo ha aflorado una mínima parte de talones entregados para gratificación de ex altos cargos de Interior: los que cometieron la ingenuidad de ingresarlos en sus cuentas privadas, sin mayor ingeniería. La juez Ana Pérez Marugán trata de esclarecer los vínculos entre el ex director de la Policía José María Rodríguez Colorado y los talones de fondos reservados por una cifra de cerca a 80 millones que supuestamente ingresó el empresario fallecido Mariano Jacquotot en sus cuentas privadas. Julián Sancristóbal, ex director para la Seguridad del Estado, tuvo un incremento injustificado de patrimonio de más de 250 millones tras dejar el cargo.

Algunos talones de fondos reservados fueron desviados a Moncloa para gastos de seguridad, según explicó Pilar Navarro, secretaria de presidente del Gobierno, quien cobró personalmente un cheque de 28 millones en 1991.

Ex responsables de Interior afirman que los desvíos de dinero hacia Moncloa, unos 80 millones anuales,, y la sumas destinadas a otros organismos e instituciones supusieron un alto monto en esos años, que sitúan en un 25% del presupuesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de junio de 1996