Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La victoria mínima de Bob Dole en lowa acentúa su debilidad política

La primera prueba del calendario electoral de Estados Unidos, los caucuses de lowa, confirmaron la debilidad del principal candidato republicano a la presidencia, Bob Dole, que ganó por estrecho margen frente a dos rivales sin organización ni dinero. Steve Forbes, que sí había gastado dinero en abundancia en estos comicios, quedó relegado al cuarto lugar y perdió muchas posibilidades de convertirse en el fenómeno dominante de esta campaña. Las principales sorpresas en los caucuses del lunes fueron las buenas actuaciones del comentarista ultraconservador Pat Buchanan y de Lamar Alexander, que capitalizó los votos de quienes buscan una cara nueva.

El senador Bob Dole obtuvo un 26% de los votos, sólo un 3% más que Buchanan y un 8% más que Alexander. La última vez, en 1988, que Dole compitió en lowa, un Estado rural donde siempre ha gozado de alta popularidad, obtuvo el doble de votos que George Bush, quien finalmente fue nombrado candidato presidencial de su partido.Después de haber estado luchando durante semanas por demostrar que es un candidato ganador, Dole consideró, sin embargo, su victoria en lowa como un fuerte respaldo a sus aspiraciones presidenciales. "Éste ha sido el primer paso en el camino de devolver el sentido común conservador a la Casa Blanca", declaró el senador de Kansas al conocer su triunfo.

Pat Buchanan, que demostró su capacidad para atraer los votos más conservadores, se situó en una inmejorable posición para desafiar seriamente a Dole en New Hampshire, el lugar de las primeras y las decisivas primarias. "Esta victoria es tremenda. Ahora vamos a ganar la candidatura", dijo Buchanan. New Hampshire, donde habrá elecciones el próximo martes, es un lugar favorable para Buchanan, quien hace cuatro años ya le quitó allí una cuarta parte de los votos a Bush y minó seriamente su candidatura. Para algunos analistas no es Buchanan, sin embargo, el más peligroso rival de Dole, sino Lamar Alexander. Buchanan es demasiado extremista para aglutinar la mayoría del voto republicano. Alexander es tan outsider como Buchanan, pero mucho más conciliador. Cualquiera de los dos puede robarle la victoria a Dole en New Hampshire, pero ninguno de ellos tiene todavía dinero para afrontar con garantías el resto del proceso electoral.

El dinero, no obstante, no ha sido suficiente para hacer de Steve Forbes un candidato creíble.

Todos los candidatos se han trasladado ya a New Hampshire para acelerar su campaña en estos últimos días. Tradicionalmente, New Hampshire suele decidir el destino final del proceso de las elecciones primarias. Pero este año Dole se está mostrando tan débil que incluso un triunfo suyo en ese Estado podría no cerrar las puertas a otros candidatos.

Si no se producen sorpresas, Dole va a tener que luchar duramente por su candidatura hasta las primarias de California, a finales de marzo, tras las cuales ya habrán sido elegidos más del 80% de los delegados para la convención del Partido Republicano.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de febrero de 1996

Más información

  • Euforia del ultraconservador Buchanan