Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONMOCIÓN EN EL FÚTBOL ESPAÑOL

Sevilla y Celta bajan a Segunda B

Los dos clubes no presentaron sendos avales de 85 y 45 millones. Miles de aficionados indignados congregaron en el Sánchez Pizjuán y Balaídos. Albacete y Valladolid ascienden a Primera División

El Sevilla y el Celta descienden a Segunda B. La decisión fue así de tremenda. La Liga de Fútbol Profesional examinó ayer la documentación presentada por los 40 clubes que forman la Primera y la Segunda División. Todos debían cumplir serie de requisitos según marca la ley. En la antesala, varios notarios, contratados por diversos clubes, esperaban para dar fe de la decisión. La Liga fue tajante: al Sevilla le faltaba un aval por valor de 85 millones y al Celta otro aval por 45. Y la Liga aplicó la norma: no podrán jugar en categoría profesional, lo que equivale a un descenso a Segunda B. Por otro lado, Albacete y Valladolid, que cumplían con toda la documentación, son inscritos en Primera División. Y, a su vez, Leganés y Getafe son invitados a entrar en Segunda.

Las repercusiones no se hicieron esperar. Primero, incredulidad. Luego, estupor. Más tarde, un curioso peloteo sobre quién debe entender ahora, sobre los recursos que presenten tanto el Sevilla como el Celta. Finalmente, indignación callejera en Sevilla y Vigo. La Liga dice que deben recurrir al Consejo Superior de Deportes (CSD) por vía administrativa. Y el CSD dice que no, que la ley no contempla más recurso que acudir a los tribunales ordinarios. La Ley (un real decreto de 24 de marzo de 1995 sobre sociedades anónimas deportivas) no establece moratorias ni recursos.La Liga avisó con tiempo por medio de una circular interna. El decreto de 24 de marzo era inflexible y todo aquel club que no cumpla los requisitos solicitados a fecha 31 de julio no será inscrito en las categorías profesionales. El cierre de entrega de documentos es taba previsto para las 14.00 horas del 31 de julio, pero se flexibilizó durante unas horas más. Por la noche, se sabía que clubes como el Celta, el Sevilla, el Sestao, el Badajoz, el Deportivo y el Valencia, no tenían la documentación completa, aunque algunos de ellos lo ha bían justificado. Ayer, martes, se reunía la Comisión Deportiva y de Finanzas para estudiar la documentación de los 40 clubes (20 de Primera y 20 de Segunda) y obraría en consecuencia.

Esta comisión estuvo formada por Jesús Gil, por el Atlético de Madrid; Marcos Fernández, del Valladolid; un representante del Athletic; Javier Garro, de Osasuna; Emiliano Carballo, del Toledo; Miquel Dalmau, del Mallorca. José Manuel Llaneza, del Villarreal; Pedro Nieto, del Extremadura; Francisco Roig, del Va lencia; y Joan Gaapart, del Barcelona. Faltaron los representantes del Madrid, Oviedo, Tenerife y Zaragoza, aunque estos dos últimos clubes delegaron en el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Antonio Baró.

Según fuentes de la Liga, Celta y Sevilla estaban avisados de cuál era su problema. Y no reacciona ron o no se lo creyeron del todo. El gerente de Sevilla, en plena de sesperación, llegó a enviar un talón de 85 millones sin firma por fax. La decisión fue unánime, entre otras cosas, porque entre los miembros de la comisión estaba el presidente del Valladolid, uno de los beneficiados, y que tenía a un notario esperando en la puerta para tomar acta de lo que decidiera la Liga. Nadie daba crédito a que, por cantidades tan pequeñas, dos clubes sufrieran esa sanción.

Directivos del Celta sostienen que, por error, enviaron el aval del año pasado y que hoy llegará el "bueno". Pero la Liga insiste en que no llegó ningún documento a lo largo de la mañana. El Sevilla asegura que en 1991 depositó un aval de 340 millones valedero por cinco años, pero la Liga sostiene que los avales deben ser renovados cada año. La Liga hizo formal su decisión a mediodía y a primera hora de la tarde llegó la comunica ción por escrito a los clubes afectados.

¿Tiene arreglo esta decisión? ¿Hay marcha atrás? Ahora empiezan los problemas. La Liga de Fútbol Profesional sostiene que Sevilla y Celta deben recurrir al CSD, que ellos se han limitado a cumplir con una norma de rango superior y no pueden hacer discrirninación alguna porque podrían provocar la reacción de Valladolid y Albacete, que han cumplido con todos los requisitos. El CSD sostiene que la ley no contempla más recurso que la vía de los tribunales ordinarios. La Liga manifestó que hasta un directivo de las Quinielas tomó nota de la decisión para dar el visto bueno a la impresión de los boletos, hecho que este periódico ha podido comprobar que no es cierto -el boleto de la primera jornada ya está impreso con el Sevilla y el Celta en Primera División-.

En Sevilla, nadie daba crédito a la noticia. De la sorpresa inicial se pasó al miedo y a la indignación. No podía ser que por un trámite burocrático, un simple aval de 85 millones de pesetas, el Sevilla per diera la categoría, aunque no su participación en la Copa de la UEFA. Directivos, empleados y aficionados reaccionaron con de siguales sentimientos. Mientras ningún directivo aparecía por el club hasta última hora de la tarde, los empleados se mostraban nerviosos por la ausencia de responsables de la entidad.

Luis Cuervas Vilches, presidente del club y poseedor de 125 millones de pesetas en acciones, se encontraba en su empresa de juguetes. El dirigente sevillista pasa ba una jornada terrible. La grave enfermedad de un familiar y la no ticia futbolística le tenían desconcertado. Cuervas trataba de localizar a su hombre fuerte, el jurista del club y vicepresidente, José María del Nido, de vacaciones en París visitando EuroDisney. Por su parte, José Álvarez Navarro, vicepresidente sevillista y poseedor del segundo paquete de acciones más importante de la SAD, por valor de 85 millones, no salía de su asombro. Álvarez advertía que pe dirá explicaciones: "Habrá algún responsable, digo yo".

La gerente del Celta, Ángeles Santos, explicó ayer que un error a la hora de remitir la documentación fue lo que desencadenó la catástrofe: los avales que figuraban en el sobre enviado a la Liga de Fútbol Profesional correspondían a la temporada 94-95 en lugar de a la 95-96. El Celta debía avalar un total de 45 millones de pesetas.

En Albacete, el Consejo de Ad ministración de club se reunió a última hora de la tarde de ayer y manifestó su convencimiento de que la próxima temporada jugarán en Primera División, aunque lamentó la forma en que volvían a la máxima categoría. En la calle, cientos de aficionados festejaban su retorno a Primera apenas un mes después de que el Salamanca les eliminara en la promoción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de agosto de 1995