Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide 24 años de cárcel para el 'violador del ascensor' de Valladolid

Veinticuatro años de prisión y 15 días de arresto, además de una multa de 250.000 pesetas, solicitó ayer el ministerio fiscal para Pedro Luis Gallego Fernández, el violador del ascensor, que fue juzgado en la Audiencia vallisoletana de la primera de las 16 causas por las que está encarcelado y procesado. La defensa, por su parte, pidió la absolución del acusado al considerar "que se trata de un individuo que tiene sus facultades mentales perturbadas y necesita tratamiento psiquiátrico".

Pedro Luis Gallego Fernández es el presunto responsable de al menos 11 violaciones ocurridas en Valladolid y en otros puntos de Castilla y León entre el 7 de abril y el 19 de julio del pasado año. Además, está acusado del asesinato de la joven de 17 años Leticia Lebrato, cuyo cadáver fue encontrado semienterrado en un pinar de la localidad de Boecillo, a pocos kilómetros de Valladolid y a unos tres kilómetros de Viana de Cega, lugar donde veraneaba la familia Lebrato el verano pasado.El violador del ascensor compareció ayer ante la Sala de lo Penal de la Audiencia de Valladolid para responder del enfrentamiento a tiros que mantuvo con la policía en una calle de la localidad de Medina del Campo, cuando las fuerzas de seguridad iban a detenerle el 27 de julio del pasado año.

Pedro Luis Gallego Fernández consiguió huir del cerco policial después de disparar contra varios agentes policiales que montaban guardia junto al domicilio que el violador del ascensor tenía en ese pueblo, a 50 kilómetros de Valladolid. Según los testigos que comparecieron ante la salla, "Gallego Fernández intentó hacer uso de la pistola que llevaba cuando le pidieron que se identificara. Tras un forcejeo, consiguió huir y en su fuga tuvo tiempo de volverse y disparar su arma, en una ocasión", contra los efectivos policiales. Posteriormente, robó una furgoneta, a punta de pistola, y escapó de la localildad. Cuatro meses después fue detenido en La Coruña cuando intentaba cobrar un giro postal que le enviaba un familiar.

En las conclusiones finales, el abogado defensor de Pedro Luis Gallego aludió a la necesidad de procurar tratamiento psiquiátrico al acusado y no internarle en una cárcel, mientras que el propio Gallego Fernández solicitó al juez "ser internado para recibir tratamiento psiquiátrico, si lo que se quiere es hacer justicia social". Según el violador del ascensor, "si lo que se busca es venganza, me pueden condenar a 24 años o cortarme la cabeza". Estas afirmaciones del delincuente más buscado en el verano de 1992 fueron pronunciadas con la misma serenidad y frialdad que mantuvo durante la vista oral.

Supuesto enfermo mental

El violador del ascensor, que ya ha cumplido dos condenas por violación en otros tantos centros penitenciarios del Estado, nunca ha sido declarado enfermo mental, aun a pesar de que algunas de sus víctimas han relatado ante la policía que Gallego Fernández se caracterizaba "por su crueldad" en el momento de consumar sus agresiones sexuales, que en casi todas las ocasiones se efectuaron en los habitáculos de los ascensores de los domicilios de las víctimas.Pedro Luis Gallego Fernández fue detenido el 17 de noviembre de 1992 en La Coruña, después de una intensa búsqueda policial. Pocos días después de ser trasladado a Valladolid se confesó autor del asesinato de Leticia Lebrato, si bien negó su participación en la mayoría de las violaciones que se le imputan. Varias semanas después se desdijo de sus manifestaciones ante el juez, en las que se confesaba responsable de la muerte de la joven. Aún se desconoce la fecha de los juicios por las violaciones y asesinato que se le imputan a Pedro Luis Gallego Fernández.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de junio de 1993

Más información

  • Al acusado se le imputan 16 delitos