ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 15 de febrero de 1993

Un millar de personas recuerda en Cocentaina a la a víctima mortal del 'síndrome Ardystil'

  • Afectados y vecinos hacen una cadena humana en el aniversario de la muerte de Isabel Miró

Un millar de personas se congregó en la mañana de ayer en Cocentaina (Alicante) para rendir homenaje, en el primer aniversario de su fallecimiento, a Isabel Miró, la primera de las seis víctimas mortales que ha causado el llamado síndrome Ardystil. Con ella se inició la negra lista de fallecidos y enfermos por la misteriosa enfermedad, que actualmente afecta a cerca de un centenar de trabajadores del sector de la aerografía textil de las comarcas de L'Alcoià y El Comtat. Los participantes en el homenaje formaron, a pesar de la persistente lluvia, una cadena humana de más de un kilómetro de longitud, desde la iglesia de Santa María, en el centro de la localidad, hasta el cementerio municipal.

El acto, convocado por la Comisión de Afectados por el Síndrome de la Aerografía Textil para conmemorar el primer aniversario de la muerte de la joven Isabel Miró, de 28 años, que falleció el 14 de febrero de 1992, estuvo secundado por numerosos vecinos de Alcoy y Cocentaina, localidades alicantinas en las que se centra el foco de la enfermedad. Partidos políticos, sindicatos y entidades cívicas y culturales se sumaron igualmente al acto. Entre los asistentes al homenaje se en contraban Martín Sevilla, con sejero de Trabajo de la Generalitat valenciana, y Josep Marset y Josep Sanús, alcaldes de Cocentaina y Alcoy, respectiva mente. No acudió, en cambio, el presidente de la Generalitat, Joan Lerma, que había sido in vitado al homenaje. La mayoría de los trabajadores que padecen la enfermedad, junto con sus familiares, estuvieron también presentes en el homenaje. "Pese a las ayudas recibidas, la situación laboral, económica y social de los afectados sigue sin resolverse", señaló un portavoz de la comisión organizadora. "Que esta celebración sirva como un signo de solidaridad con los que sufren unas condiciones laborales injustas", agregó.

Durante el acto, una antorcha fue llevada de mano en mano hasta el cementerio, donde fue prendido un pebetero en memoria de los seis fallecidos por el síndrome Ardystil. Los portavoces de la comisión solicitaron a las autoridades "justicia y dignidad para los afectados".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana