Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Croacia y Eslovenia se declaran independientes

Las repúblicas yugoslavas de Eslovenia y Croacia proclamaron ayer su independencia en dos solemnes actos celebrados en Liubliana y Zagreb. Horas después, el Parlamento federal yugoslavo, reunido con todos sus diputados, y posteriormente abandonado por los diputados croatas y eslovenos, otorgó a las instituciones federales, incluida la policía y las Fuerzas Armadas, la libertad de adoptar las medidas necesarias para impedir el cambio de las fronteras yugoslavas. Un portavoz del Departamento de Estado norteamericano reiteró que la postura de Washington no ha cambiado y que, por tanto, no reconoce las declaraciones de independencia aprobadas por las dos repúblicas.

El primer ministro yugoslavo, Ante Markovic, cuyos intentos de disuadir a los parlamentos esloveno y croata de la proclamación de la independencia fracasaron, anunció ayer un discurso a la nación por la noche tras los acuerdos de Eslovenia y Croacia, que marcaron el inicio del proceso de la "desasociación" entre las repúblicas yugoslavas. Es decir, la división definitiva de los bienes e instituciones políticas del Estado yugoslavo. Sin embargo, su aparición fue cancelada debido a la reunión de urgencia del Gobierno federal. El Gobierno federal, junto a las Fuerzas Armadas, permaneció como la única institución política federal, en ausencia de la presidencia del país. Markovic está actuando como jefe de Estado desde el 15 de mayo, cuando la república de Serbia vetó el nombramiento del croata Stepan Mesic al cargo de jefe del Estado federal que debía ejercer durante un año.La federación yugoslava dejó de existir ayer. En el Parlamento de Eslovenia, 187 diputados votaron a favor de la independencia, 1 en contra y 12 se abstuvieron. El presidente esloveno, Milan Kucan, saludó en la Cámara "un paso decisivo e histórico", que se inscribe, dijo, en el marco de los acuerdos de Helsinki, que establecen "el derecho de los pueblos a la autodeterminación". El Parlamento croata votó por unanimidad la declaración de soberanía e independencia, aunque la agencia France Presse informó anoche que varios diputados votaron en contra de un texto complementario que aludía a aspectos constitucionales de la proclamación.

El presidente croata, Franco Tudjman, casi con lágrimas en los ojos, dijo: "Desde este día, la república de Croacia se proclama Estado independiente y soberano". En las calles de Liubliana, la satisfacción de los ciudadanos era grande, pero no se registraron grandes manifestaciones de entusiasmo. En Zagreb se observaron concentraciones de alegría. La policía patrulló junto al Parlamento.

Los parlamentos esloveno y croata habían celebrado sesiones diarias para aprobar numerosísimas leyes, necesarias para el funcionamiento de los dos nuevos Estados independientes. Ninguna de ambas repúblicas ha negado su voluntad de seguir discutiendo con las cuatro restantes de la federación sobre el futuro de la comunidad yugoslava, es decir, sobre la división de bienes y/ o una fórmula de pacífica convivencia.

Sin embargo, la declaración de independencia croata estipula que las instituciones federales no podrán funcionar en el territorio de Croacia, a menos que exista permiso especial otorgado por el Gobierno de, la República de Croacia". Los documentos constitucionales eslovenos precisan que Liubliana se encarga de las propiedades federales en Eslovenia. Las leyes federales dejan de ser vigentes en ambas repúblicas-Estados.

Eslovenia retira a sus diputados del Parlamento federal, dejando tan sólo a un grupo de 12 negociadores. Croacia retira también a los suyos de la Cámara federal. Deja sólo a los representantes en la Cámara de las repúblicas y las regiones autónomas para negociar la desasociación entre las repúblicas. El Parlamento federal pierde prácticamente sus funciones. Eslovenia retirará gradualmente a sus ciudadanos de las instituciones federales.

Además de las leyes de independencia, el Parlamento croata aprobó una carta sobre los derechos de los serbios y de otras nacionalidades de la república. Croacia reconocerá la integridad territorial de las otras repúblicas.

A diferencia de Eslovenia, étnicamente homogénea y sin problemas de fronteras con otras repúblicas, el Gobierno de Zagreb no controla los enclaves serbios en su territorio, donde reina la anarquía. Krajina, enclave serbio en Croacia, proclamó su independencia, aunque ésta nunca ha sido reconocida por Belgrado, y Zagreb la considera ilegal. El presidente autoproclamado de Krajina, Milan Babic, declaró: "Sí Croacia proclama la independencia, Krajina se reunirá con las zonas serbias de Bosnia". La república de Bosnia será la primera en sufrir las consecuencias de las proclamaciones de independencia.

Conciencia croata

"Partiendo de sus 13 siglos de la tradición estatal y legal, el pueblo croata conservó la conciencia sobre su identidad y el derecho a la independencia en un Estado soberano", comienza el preámbulo de la declaración de independencia de Croacia, que precisa que el pueblo croata es uno de "los pueblos históricos más viejos de Europa".

Eslovenia festeja hoy con una fiesta popular su independencia, consistente en izar la nueva bandera aprobada y en plantar un pino, el árbol nacional. El presidente croata, Franjo Tudjman, ofreció anoche una recepción en el hotel Intercontinental de Zagreb, en la que no se contaba con la llegada del cuerpo diplomático. Estados Unidos y la Comunidad Europea (CE) han negado el reconocimiento internacional de Croacia y Eslovenia.

Las consecuencias prácticas de las dos declaraciones de independencia, una vez pasada la euforia, se sentirán a corto plazo, ya que quedan demasiados problemas por resolver. Mile Setinc, diputado del partido opositor esloveno Liberal Democrático, explicó a EL PAÍS que no cree en la escisión total de Eslovenia. Si bien los pueblos yugoslavos han mostrado una incapacidad de compromiso en el pasado y se vieron incapaces de arreglar sus relaciones, sería irreal esperar que después de la proclamación de las independencias las negociaciones se vuelvan más fáciles, aunque los Estados de Eslovenla y Croacia se consideren soberanos e independientes.

Cuestiones como la expedición de pasaportes, moneda, el sistema bancario, la política exterior y, la más importante, las Fuerzas Armadas yugoslavas funcionan como una institución federal. Aunque Croacia puso los letreros para delimitar su territorio en las carreteras y Eslovenia construyó ocho puestos fronterizos con Croacia, la frontera más importante entre Croacia y Serbia no queda demarcada, ya que ahí, en los últirnos meses, ha arraigado la violencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de junio de 1991

Más información

  • El Parlamento federal yugoslavo autoriza medidas militares contra el cambio de fronteras