Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La operación antidroga de Canarias se hizo en un barco camuflado

Santa Cruz de Tenerife

La operación que condujo a la aprehensión de 2.000 kilos de cocaína procedentes de Colombia, el sábado en el interior del barco El Bongo, a 300 millas al Sur de Canarias, fue realizada en un barco camuflado, que se hizo pasar por un servicio de asistencia en alta mar, según declararon ayer a este periódico fuentes policiales.La tripulación de El Bongo había lanzado una llamada de emergencia para solicitar un barco de recambio al producirse una vía de agua y una avería en su motor. Según responsables de la operación antidroga más importante realizada hasta ahora en España, los 10 ocupantes de El Bongo no opusieron resistencia al descubrir la estratagema.

El alijo tuvo que ser trasvasado ayer desde la embarcación interceptada hasta el barco del Servicio de Vigilancia Aduanera que intervino en el decomiso, ante el temor de un posible hundimiento de El Bongo. Los 2.000 kilos de cocaína podían convertirse en 160 millones de dosis para su comercialización en el mercado negro.

En un comunicado de prensa del Servicio de Vigilancia Aduanera y el Servicio Central de Estupefacientes, hecho público ayer, se informa que Abraham Jorge López, conocido contrabandista del tabaco, fue detenido en Lugo tras ser investigado durante varios meses. La policía sospechó que el presunto narcotraficante "iba a realizar una operación por encargo". El sábado fueron detenidas en relación con este caso en Galicia y Madrid, María Angeles Rodríguez Sindín, esposa del capo gallego, y la colombiana Gabriela Flores, respectivamente.

Según indicó Manuel Jiménez, portavoz de la Dirección General de Policía, Abraham Jorge López era el contacto en España de una red conectada con las mafias colombianas.

El remolcador Punta Mayor, de la Dirección General de la Marina Mercante, que se encontraba a mediodía de ayer a unas 200 millas al sur de Gran Canaria, traslada hasta el Puerto de La Luz a El Bongo, en el que viajan sus diez tripulantes custodiados por siete miembros del Servicio de Vigilancia Aduanera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de febrero de 1991