Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Requisado en un chalé de Granada el alijo de heroína más importante de España

El mayor alijo de heroína incautado hasta ahora en España, 109,2 kilos, ha sido interceptado por la policía malagueña en la localidad granadina de La Herradura. El jueves por la noche, funcionarios de la Brigada de Estupefacientes detenían a dos hombres turcos y una mujer británica en las inmediaciones de Nerja, y poco después intervenían la heroína, de gran pureza y valorada en más de 2.000 millones de pesetas. Una vez manipulada, la droga hubiera alcanzado un valor de 26.000 millones de pesetas y de ella se hubieran podido obtener más de 20 millones de dosis.La droga estaba en tres bolsas ocultas en un coche encerrado en el garaje de un chalé de la urbanización San Antonio de La Herradura. Según la información facilitada por la policía, desde hace varios meses se sospechaba de uno de los detenidos, Feuzi Cermil Yigitbas, de 27 años, como posible traficante de droga.

Feuzi Cermil residía en Marbella, donde tiene un pequeño bar en la calle Principal, llamado Drop Inn. Junto a él fue detenida su novia, la británica Kristan Bennet, de 20 años, y otro ciudadano turco, Huseyn Korkmaz, de 37 años.

La labor de la policía se intensificó cuando hace unos meses llegó a España Korkmaz. Entonces hubo ya serias sospechas de que los detenidos pertenecían a la organización de una red de narcotraficantes turcos que tenía su base en la Costa del Sol. La droga era introducida en España procedente de Turquía, aunque la policía mantiene en secreto los canales utilizados por los traficantes, dado que la investigación no está aún concluida.

Según señaló ayer el gobernador civil de Málaga, Francisco Rodríguez Caracuel, no se descartan detenciones de otras personas, españolas y extranjeras, afincadas en la costa del Sol y relacionadas con esta operación. Asimismo, señaló que es posible que existan correlaciones con otras redes de narcotraficantes.

Una vez en España, la droga era rápidamente almacenada y distribuida a distintos traficantes nacionales de menor entidad, que acudían a la costa para realizar la operación. Adquirían cantidades que oscilaban entre uno y cinco kilos para su posterior distribución a los consumidores, una vez manipulada y adulterada con otras sustancias. La droga aprehendida tiene una pureza del 80%.

Red turca

La actuación policial fue precedida de una difícil labor de seguimiento de los sospechosos, una vez convencida la policía de que eran la cabeza visible de la red turca en la costa del Sol. Feuzi era el encargado de poner en marcha la infraestructura necesaria para el almacenamiento y custodia de la droga, y Korkmaz, el encargado de revisar y controlar todas las operaciones posteriores.La vigilancia de los dos ciudadanos turcos fue dificultada muchas veces por las extremadas medidas de seguridad que adoptaban en sus movimientos: cambios frecuentes de viviendas y de vehículos que les daban una gran movilidad por toda la costa.

El último domicilio conocido de Cermil era un apartamento del edificio Alhambra, en la calle de Camilo José Cela en Marbella. El día anterior a la detención la policía conoció un contacto mantenido por los dos turcos en Nerja y decidió actuar convencida de que la mercancía estaba ya en España.

Por otra parte, la policía ha desarticulado una red de tráfico de drogas que, utilizaba los servicios de una agencia de transportes urgentes, enviaba desde Almería paquetes con sustancias estupefacientes a Segovia y Palencia para, a la vez, distribuirlas por diversos puntos de Castilla y León, informa Aurelio Martín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de octubre de 1989

Más información

  • Los agentes se incautaron de 109 kilos de droga