Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ENTREVISTA CON LA PRIMERA MINISTRA BRITÁNICA

"El futuro de Gibraltar deber a tener en cuenta el deseo de los gibraltareños"

Pregunta. No hay muchas mujeres en la historia que hayan sido primeras ministras, ni en este país ni en otros. ¿Cómo se siente usted? ¿Cree que esto le da algún tipo de ventaja o desventaja respecto a las otras personas que trabajan en la política en este país?Respuesta. Bueno, creo que las mujeres se han abierto camino en este puesto. Al fin y, al cabo, ahí está Golda Meir en Israel y la señora Gandhi en la India. Supongo que somos las tres más conocidas, aunque también ha habido otras, y, por supuesto, tenemos a Miss Charles, ya sabe, en el Caribe. La señora Gandhi fue primera ministra de uno de los países más grandes del mundo y durante muchos años; en países más pequeños podemos hablar de Golda Meyr y de mí misma. En realidad su pregunta es una pregunta de hombres, porque yo ya llevo en este cargo bastante tiempo y no lo encuentro extraño en ningún sentido.

P. ¿De todas maneras, cómo se siente con sus colegas europeos? ¿Cree que la miran como mujer o como primera ministra?

R. No. Quiero decir que hay veces... Cuando Collette Flesch fue ministra de Asuntos Exteriores de Luxemburgo éramos dos las mujeres allí. Pero cuando nos reunimos, tanto si es en Europa como en la cumbre de los países industrializados, o en cualquier otra parte, nos centramos en nuestro trabajo, en las discusiones, en el caso que nos ataña. Así que yo no encuentro nada extraño o difícil.

P. Hablemos del Partido Conservador. ¿Cómo describiría lo que la gente llama thatcherismo y qué significado tiene en estos años de fin de siglo?

R. Creo que es una manera de enfrentarse con los problemas ver daderos, tanto si son económicos como políticos, y que es estar dispuesto a hacer cosas, no con base a las conveniencias, sino de acuerdo con nuestras ideas y principios Es estar dispuesto a dirigir la economía de una forma sólida, a intentar hacer ver a más y más gente que la democracia no puede funcionar a menos que todos mostremos cierto sentido de responsabi lidad hacia ella.

El socialismo británico

P. Recuerdo que usted declaró al Financial Times que una de sus tareas principales durante su mandato era acabar con el socialismo...

R. Sí. Jamás he pensado que el tipo de socialismo que tenemos en, este país, que es muy de izquierdas, esté de acuerdo con el carác ter británico, y creo que, de hecho la gente es contraria a él. No les gustaron muchas de las cosas que vieron cuando la extrema izquierda se hizo con el poder en los sindicatos y nos dejaron a nosotros solucionarlo.. La extrema izquier da quiere hacerse con más y más control sobre más y más gente, tanto sobre sus salarios como sobre sus vidas. A nosotros nos toca intentar conseguir lo que yo denomino capitalismo del pueblo; en otras palabras, que todo el mundo tenga la posibilidad de tener..., que más y más personas posean su propia casa (ya estamos en tomo al 60 o 64% de propietarios), y creo que más gente debería poder tener alguna inversión en acciones o en cooperativas de viviendas. Así que estamos intentando inculcar un mayor sentido de independencia entre la gente, porque tiene sus propios medios, sus propias casas, porque son más libres.

P. Respecto a la política exterior de su Gobierno, muchos le critican en Europa que se limita a seguir al pie de la letra la línea marcada por Reagan, sobre todo a partir de la guerra de las Malvinas.

R. No es cierto. Puedo citarle el caso de Granada.

P. Y tras la crisis actual que estamos viviendo, ¿cómo ve las relaciones con la Unión Soviética y el diálogo sobre control de armamento?

R. No creo que la actual situación tenga influencia alguna a largo plazo sobre las relaciones Este Oeste. Como dije en los Comunes, mi opinión es que aplazar el encuentro entre Shevardnadze y Shultz ha sido un gesto ritual, pero pienso que tanto Estados Unidos como la Unión Soviética están interesados..., bueno yo sé que a Estados Unidos les interesa el control de armamentos, y creo que a la Unión Soviética también, y que consecuentemente pronto se reanudarán las reuniones entre los ministros.

Europa y Libia

P.¿Cómo ve la situación sobre todo hoy, que es, por supuesto, un día difícil para usted y para Europa? [La misma fecha de la entrevista habían sido asesinados en Líbano tres rehenes, dos de ellos británicos] Tras la reunión de los ministros europeos de Asuntos Exteriores en París y los nuevos acontecimientos de Beirut, ¿cuál es su reacción?

R. Los acontecimientos de Beirut nos causan, naturalmente, una gran tristeza, y creo que demuestran con qué tipo de gente nos enfrentamos. Por eso hay que combatir al terrorismo. Si no se hace, países enteros se verán amenazados. Ustedes los españoles saben lo que es eso: tienen problemas internos con gente que recurre a la violencia en el País Vasco, exactamente igual que nos pasa a nosotros en Irlanda. Tenemos un interés común en derrotar al terrorismo porque el terrorismo es algo totalmente opuesto a la democracia. Se sirve de la sociedad fibre para destruir la sociedad libre. Europa tiene que tomar más medidas no militares contra Libia, y nuestro ministro de Asuntos Exte riores lo ha dejado bien claro en la reunión de esta mañana [por el jueves]. No creo que nadie ponga seriamente en duda el hecho de que el coronel Gaddafi ha dirigido y dirige acciones de terrorismo de Estado, y tenemos que urnirnos, las naciones europeas; y Estados Unidos, para intentar derrotarlo, pero por medios pacíficos, y creo que los norte americanos han estado intentando convencernos de que hiciéramos mayores esfuerzos. Nosotros probablemente hacemos más que cualquier otro país de Europa, pero tendremos que mostramos un poco más firmes en las medidas pacíficas que tomemos contra el terrorismo de Estado respaldado por Libia. Ya conoce las decisiones que tomamos: expulsamos a la Oficina Popular Libia hace algún tiempo. Hemos reducido fuertemente el número de visados de entrada para. ciudadanos libios. Todavía tenemos algunos. Varios de los libios que se encuentran aquí son estudiantes con ,el actual régimen, y otros llevan mucho más tiempo. Hemos reducido también el crédito al comercio. Pero si se quiere combatir seriamente al terrorismo de Estado hay que estar más dispuesto a tomar medidas pacíficas contra él.

P. ¿No ve entonces ningún problema real en la relación entre Estados Unidos y los países europeos tras los acontecimientos de estos días?

R. No. Creo que el presidente [Reagan] ha puntualizado que llevaba bastante tiempo intentando convencer a Europa de que tomara medidas más firmes; realmente mucho tiempo; ha sido únicamente cuando hemos presenciado actos de despiadado terrorismo..., que se han venido sucediendo durante años y años, y después de haber intentado convencer a Europa de que tomara más medidas pacíficas contra eso, sólo después de que él se enfrentó a estos dos hechos decidió llevar a cabo acciones militares contra objetivos muy cuidadosamente seleccionados y que estaban relacionados con el terrorismo. Yo espero que la respuesta de Europa a esas medidas sea: "¡Bueno, realmente tenemos que adoptar más medidas pacíficas!".

OTAN y Gibraltar

P.Hablemos de las relaciones con España. ¿Cómo ve usted a nuestro país en la Comunidad Europea? ¿Qué espera al respecto? .

R. Estamos muy contentos de que España esté en la Comunidad. Estamos encantados. En este país se ha trabajado mucho para que España entrase en la CE. Es una democracia, y Europa no estaría completa sin tener a España y Portugal en la Comunidad. Es muy positivo: [en ella] discutimos las cosas juntos. Ahora va a ser dos veces al año...; no, tres veces al año, de manera. que tenemos un contacto continuo, y eso sólo ya es importante de por sí. Porque puede que alguno de nosotros vea las cosas desde puntos de vista ligeramente diferentes, de manera que por lo menos podemos reunirnos a discutirlas. Además, obviamente, el comercio crece porque las barreras con Europa caerán tras el período de transición, y eso también es algo muy, bueno. Actuamos juntos como una unidad comercial con el resto del mundo, lo que nos da un tremendo poder de negociación por medio de organismos como el GATT.. Somos probablemente la mayor unidad importadora del mundo y una unidad exportadora bastante importante, y naturalmente, relacionado con todo esto, nos sentimos encantados con el resultado del referéndum sobre la OTAN, porque también eso unifica a Europa. Nos encontramos realmente unidos por objetivos políticos normales, no por objetivos partidistas: son objetivos políticos y económicos en la Comunidad, y objetivos de defensa en la OTAN. Eso es algo positivo para cuantos pertenecemos a esas alianzas y para el mundo, porque ahora contamos con una amplia zona, una zona mayor, de estabilidad para la democracia.

P. Ya que hablamos del referéndum sobre la OTAN. ¿Entendió usted realmente la postura de los conservadores españoles en él?

R. Bien, ahora me está pidiendo que comente asuntos internos... [En mi país] tanto si el Partido Conservador ha estado en el Gobierno como si ha estado en la oposición, siempre hemos defendido activamente aquello en lo que creemos. Creíamos en la unidad de Europa cuando estábamos en la oposición tanto como cuando estamos en el Gobierno, y jamás vacilaron nuestras ideas sobre esa cuestión. Creíamos apasionadamente en su defensa y en la OTAN tanto en el Gobierno como en la oposición, y nuestras ideas no han cambiado. Yo creo firmemente en la OTAN, y me sentí muy complacida de que España celebrara un referéndum sobre el tema y de que saliera como salió.

P. Hay un problema con la OTAN en mi país: la base de Gibraltar... Creo que es el único problema bilateral que existe entre el Reino Unido y España. ¿Cómo ve usted el futuro próximo de esa cuestión? ¿Cree que puede surgir algún resultado, alguna solución de las conversaciones?

R. Como usted sabe, tenemos un tratado sobre Gibraltar. El tratado se ha respetado, y las conversaciones deben tener en cuenta lo deseos de los gibraltareños, ya que la autodeterminación es algo relativo a lo que la gente quiere. Ésa e nuestra opinión, y está en la Carta de las Naciones Unidas que lo pueblos tienen derecho a la auto determinación, y éste es el motivo por el cual tenemos un compromiso con Gibraltar. El futuro de Gibraltar debe tener en cuenta lo que los propios gibraltareños desean; consecuentemente, les hemos dado garantías en ese sentido.

P. ¿Cree que habrá conversaciones sobre el tenia durante la visita del Rey?

R. Normalmente no hay mucho tiempo para conversaciones durante las visitas de Estado, pero ya he señalado cuál es nuestra opinión, que seguiremos manteniendo.

Las Malvinas

P. Existe otro problema respecto al que los españoles son bastante sensibles: la guerra de las islas Falkland (Malvinas) y las relaciones de su país con Argentina. ¿Cómo se están desarrollando las negociaciones?

R. Nuevamente: las Falkland tienen el derecho de autodeterminación, y los deseos de sus habitantes son primordiales. Los deseos. Advierta muy cuidadosamente el uso de esta palabra. Los deseos de los isleños de las Falkland son primordiales. Son británicos. Llevan allí muchas generaciones, y no existía población indígena alguna. En lo que a nosotros respecta, las Falkland son británicas, sus gentes son británicas y desean seguir siéndolo, con lo cual mantenemos nuestra política actual al respecto. Nos gustaría normalizar las relaciones comerciales con Argentina, y hemos realizado gestiones importantes en ese sentido. Permitimos la entrada de importaciones argentinas, y esperamos que un día Argentina responda y acepte las importaciones del Reino Unido. El comercio entre ambos países era antes bastante importante; naturalmente, nos gustaría que se restablecieran las relaciones comerciales normales; hemos hecho varios esfuerzos en este sentido.

P. Me gustaría saber su opinión sobre el papel de los sindicatos y la situación de la economía en este país.

R. Cuando usted se refiere al papel de los sindicatos no estoy segura de si piensa en uno especial para ellos, Todos los ciudadanos de este país tienen derecho al voto, y no tenemos un Estado corporativista. Todo el mundo está representado en él Parlamento. Los sindicatos tienen su propio papel en la empresa, concretamente en la rama en la. que trabajan, pero no tenemos un Estado corporativista, en el sentido de que no hay organizaciones colectivas reconocidas en el Parlamento, representadas como tales. Creo que: ustedes tampoco. Hay, no obstante, una organización Ramada Corporación Nacional de Desarrollo Económico (NEDDY). Se reúne todos los meses. En ella participan el CBI, es decir, la Confederación de la Industria Británica; los sindicatos y el Gobierno y diversas organizaciones; también tienen representación una organización de consumidores y el gobernador del Banco de Inglaterra. Es un excelente foro de debate en el que se reúnen los empresarios, el Gobierno, los sindicatos y los consumidores y parte del, mundo financiero. Un foro excelente, pero naturalmente está fuera del Parlamento.

P. Los sindicatos aseguran que la economía británica se está deteriorando...

R. En absoluto. No creo que usted pueda afirmar tal cosa. El nivel de vida no ha sido nunca más alto la producción nacional ha alcanza do un record, las inversiones del año pasado fueron otro record, estamos dedicando una cantidad record a los servicios sanitarios, el dinero dedicado a pensiones es igualmente un record, o sea, que creo que le resultará difícil sostener la tesis de que se está deteriorando la situación. Llevamos siete años con una sólida política económica. La inflación está en el 5% y espero que pronto esté por debajo de eso. Las predicciones indican que descenderá en tomo al 3%-4% el próximo año. Como ustedes, tenemos problemas con el empleo. En parte es debido a la revolución tecnológica, que permite que muchas industrias puedan producir mucho más con mucha menos gente; consecuentemente, hay que poner en marcha más empresas pequeñas a fin de proporcionar suficientes puestos de trabajo, aunque, por supuesto, es la gente misma quien crea esas empresas; nosotros intentamos crear las condiciones necesarias para que puedan surgir y crecer.

P. No cree que la inversión en infraestructura podría...

R. Invertimos ya mucho en infraestructura, y además;, como ya he dicho, el año pasado alcanzamos un record de inversión, tanto en infraestructura como en maquinaria. Pero frecuentemente la infraestructura no crea muchos empleos. Una parte importante de esos traba os se realiza con maquinaria y equipos pesados.

El petróleo y la economía

P. La actual caída de los precios del petróleo, ¿cómo puede afectar a su economía?

R. La perjudica, aunque hay ventajas que compensan. Son los cambios repentinos los que nos dificultan las cosas, porque obtenemos una buena parte de nuestros ingresos del petróleo, aunque, en lo que a producción se refiere es sólo el 15% del PNB. Obtenemos bastantes ingresos fiscales del petróleo, que constituía además en tomo al 8% de nuestras exportaciones. Ahora va a suponer una proporción mucho menor de éstas y tendremos menos ingresos fiscales, aunque los estamos perdiendo en un mornento en el que logramos rnás ingresos por el crecimiento económico. O sea, que no lo vamos asentir con la misma fuerza como quizá lo hubiéramos sentido en otra situación. En el activo, como cualquier otro país, nos beneficiaremos al tener precios menores para una materia prima importante que forma. parte de los costes industriales. Ustedes también se beneficiarán.

P. Por último, me gustaría que comentara la ley electoral de este país y la, posibilidad de tener un sistema proporcional que dé a la alianza [socialdemócratas y liberales] una mayor oportunidad de obtener escaños en el Parlamento.

R. Nuestro sistema electoral nos conviene. No me gustan los sistemas proporcionales. Son muy poco democráticos, porque el resultado es que unas pocas personas, unos pocos diputados de un pánido pequeño, dictan su política al partido mayoritario que está en el poder. No me parece democrático. Mire el caso de Alemania: el Partido Liberal, que no tiene más que el 5% de los votos y un número,de diputados comparativamente pequeño, es el que decide si van a estar en el poder los socialistas o la CDU. No me parece muy democrático dejar a un número tan pequeño una decisión tan importante. Usted mismo puede ver lo que ocurre en un cierto número de países. La representación proporcional conduce a la multiplicidad, a muchos partidos, y entonces lo primero que hay que hacer, tras unas elecciones, es intentar formar Gobierno y hay que transigir en muchos puntos que formaban parte de la campaña de elecciones. No creo que eso contribuya a lograr un Gobierno con capacidad de decisión tanto como lo consigue nuestro sistema actual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de abril de 1986

Más información