Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA TRAGEDIA DEL 'CHALLEGER'

Un accidente que duplica los muertos de la carrera espacial

El desastre del Challenger ha producido tantos muertos como todos los accidentes registrados hasta ahora en la carrera espacial. Esta tragedia se ha producido 19 años y un día después del accidente de la primera cápsula del programa Apolo en el que murieron tres astronautas. La cápsula se quemó en la misma plataforma de lanzamiento de cabo Cañaveral el 27 de enero de 1967, cuando se ensayaba la maniobra de lanzamiento, que debía efectuarse el 21 de febrero. Perecieron los astronautas, Virgil Ivan Grissom, Edward H. White y Roger Chaffee.La primera persona en morir en el espacio fue el astronauta soviético VIadimir Mikhailovich Komarov, que pilotaba la nave Soyuz I. Ésta fue lanzada el 23 de abril de 1967 y al día siguiente, durante las maniobras de regreso, hubo un fallo en los aparatos del descenso.

El 6 de junio de 1971 se lanzó al espacio el Soyuz II, tripulado por Georgi Dobrovolski, VIadislav Volkov y Victor Pasayev, quienes consiguieron al día siguiente el acoplamiento de esta nave con la Salyut, máquina no tripulada en la que permanecieron los astronautas 24 días efectuando diversos experimentos. Una vez cumplida la misión, ambas naves se separaron y se dirigieron a la Tierra. El 29 de junio, después de un aterrizaje aparentemente perfecto, los tres astronautas fueron hallados muertos en sus asientos, debido a un súbito descenso de la presión en el vehículo.

Además de estos accidentes con víctimas, otras misiones sufrieron graves contratiempos. La nave Apolo XIII, lanzada el 11 de abril de 1970, perdió energía a más de 203.000 millas de la Tierra, obligando a los astronautas a regresar el 17 de abril.

El 5 de abril de 1975 dejó de funcionar la tercera sección de una nave Soyuz, y en 1984 el mismo tipo de nave estalló en el punto de lanzamiento de Baikonur. Los tres pilotos se salvaron gracias a los sistemas de seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de enero de 1986