Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

30 muertos en Chile a consecuencia de una explosión en una fábrica de armas

Santiago de Chile

Una explosión en una fábrica de armas de Iquique, 1.800 kilómetros al norte de Santiago, causó ayer la muerte de, al menos, 30 trabajadores y graves heridas a otros 12, según informó la policía de dicha ciudad.La explosión, cuyas causas se desconocen aún, se produjo en unos almacenes de la Cardoen, principal industria privada de armamentos de Chile, donde se estaban montando bombas de fragmentación antipersonales con destino a Irak y otros países de Oriente Próximo.

Las bombas de fragmentación antipersonales son de un tamaño similar al de una bombona de gas, en cuyo interior van apiladas centenares de pequeñas granadas que se desprenden en el aire y estallan al tocar cualquier elemento sólido.

La empresa Cardoen produce además carros blindados, vehículos de transporte de tropas y material antidisturbios.

Los hospitales de Iquique, un pequeño puerto franco en el desértico norte chileno, hicieron llamamientos a través de las emisoras de radio pidiendo donaciones de sangre para los heridos, mientras se iniciaba una investigación para determinar el origen de la explosión.

Carlos Cardoen, el propietario de la fábrica, es un típico producto de la política de privatizaciones del régimen militar del general Augusto Pinochet y su empresa tuvo un gran auge desde la aplicación de un embargo de armas contra Chile dispuesto por Estados Unidos en 1978, bajo la administración de James Carter, como represalia por la violación de los derechos humanos en ese país andino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de enero de 1986