Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

Comienza hoy en Zaragoza el consejo de guerra por los 'fusilamientos' de Abena

El consejo de guerra contra el capitán de infantería Carlos Alemán Artiles y el teniente Jaime Íñiguez Andrade, implicados en los fusilamientos de Abena (Huesca), se inicia hoy, a las once de la mañana, en la Sala de Justicia del Centro Regional de Mando de Zaragoza. El tribunal estará presidido por el general de división Francisco Ferrer Fores, gobernador militar de Zaragoza, e integrado por tres vocales del arma, los generales Santos Bobo, Santos Rodrigo y Aleson Fernández, y un vocal ponente, el coronel auditor Montul Lavilla.

Una patrulla de la Compañía de Operaciones Especiales mandada por los referidos oficiales penetró en Abena la tarde del 6 de junio de 1984 y, tras reunir a los vecinos en la plaza pública, procedió a fusilar al alcalde pedáneo, José Galindo, y al vecino Generoso Ara, acusados de ser confidentes y colaborar con la guerrilla en el supuesto táctico de unas maniobras que se realizaban en la zona. (Ver EL PAÍS del domingo.)Los dos militares procesados se encuentran en libertad provisional; el teniente Iñiguez destinado en el regimiento Canarias 50, de Las Palmas, y el capitán Alemán se halla en situación de disponible forzoso.

La abogada defensora del teniente Iñiguez, María Teresa Toral García, que continúa enferma, ha sido sustituida por su compañera de despacho Isabel Benedicto Gil. Ayer llegaron a Zaragoza los dos militares procesados, que se hospedan en la residencia del Centro Regional de Mando, lugar donde hoy se celebrará el consejo de guerra. Dado que la Sala de Justicia del citado centro es pequeña para albergar a público e informadores, se ha habilitado otra especial con una capacidad para unas 200 personas.

La defensa, que no ha convocado a declarar a ningún testigo, pedirá la libre absolución de los dos militares. Martín Ibarra Franco, abogado defensor del capitán Alemán, manifestó a este periódico que no puede hablarse de un delito de desobediencia, pues "no hay denuncia; nadie salió perjudicado, ya que ningún vecino de Abena presentó demanda". La defensa piensa recurrir la sentencia aunque los militares sean condenados a la pena mínima.

El fiscal, en su escrito provisional, solicita ocho y nueve meses de arresto para el capitán y el teniente, respectivamente. Ninguna de las dos partes presentarán mañana testigos durante el consejo de guerra.

Ibarra Franco justificó su decisión de no convocar al alcalde de Abena y al vecino fusilado porque "han declarado varias veces y siempre han dicho lo mismo. Ellos sabían que se trataba de una ficción'.

'Presiones'

El alcalde, José Galindo, ha manifestado que sólo desea olvidar lo sucedido y que perdona a los dos militares, a los que no desea ningún daño. Ibarra Franco también se refirió a "presiones diversas" que los dos vecinos de Abena están sufriendo, por lo cual aconsejó que no estuvieran presentes en el consejo de guerra.El sumario, de más de 500 folios, recoge declaraciones del capitán, el teniente, el cabo y los soldados que integraban la patrulla. "En sus declaraciones aseguran que ningún vecino pasó miedo o apuros y que dispararon a lo alto". La versión de la defensa señala que presenciaron los fusilamientos unos 9 u 11 vecinos y no todo el pueblo como se dijo en las primeras informaciones. Abena es un barrio rural de Jaca y tiene unos 40 vecinos.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de julio de 1985