Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PCE fue investigado por la policía después de que los socialistas tuvieran acceso al Gobierno

CARLOS YÁRNOZ, El sumario judicial 71/83, abierto contra el inspector del Cuerpo Superior de Policía Juan José Medina, en situación de preso preventivo desde hace año y medio, incluye un amplio documento elaborado en 1983 por miembros de la Brigada de Interior -a la que perteneció Medina- sobre la crisis interna del Partido Comunista de España (PCE), según han declarado por separado dos personas que conocen el sumario. El auto de conclusión de este sumario, instruido por el Juzgado número 20 de Madrid y remitido a la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial, fue dictado el 23 de noviembre de 1984, pero, por decisión judicial, aún no ha sido hecho público el contenido de dicho sumario.

El informe sobre el PCE, que tiene unos 14 o 15 folios, según una de las fuentes -cerca de 20, según la otra- describe con detalle, por ejemplo, las supuestas intenciones del dirigente del PCE Ignacio Gallego de crear una organización comunista al margen del PCE, hecho que consumó aproximadamente medio año después de elaborarse el informe. Este documento, redactado a máquina en folios sin membrete alguno, contiene anotaciones marginales escritas a mano.Fuentes próximas a la defensa del inspector Medina, que ha sido encargada al abogado Juan Lozano Villaplana, han asegurado que éste tiene previsto someter a pruebas caligráficas a varios altos cargos del Ministerio del Interior, para determinar quién es el autor de las anotaciones.

Entre esos altos cargos cuyas pruebas caligráficas serán solicitadas, figuran, según las fuentes informantes, el comisario general de Información, Jesús Martínez Torres; el subsecretario del ministerio, Rafael Vera y el director general de la Policía, Rafael Del Río.

El abogado Lozano Villaplana ha señalado que está muy extrañado por el hecho de que el sumario no haya sido facilitado todavía a las partes implicadas en el proceso, e incluso ha recordado que él mismo comentó a las autoridades judiciales que el hecho podría ser anticonstitucional.

Radicalización de CC OO

El informe sobre el PCE fue incorporado al citado sumario tras ser localizado, junto a otros numerosos documentos confidenciales, en una vivienda que posee el inspector Medina en Hinojosa de Calatrava (Ciudad Real). Pero no es ése el único informe relacionado con actividades políticas o sindicales intervenidos a Medina. En el ,mismo sumario, figura, por ejemplo, un documento con la relación de dirigentes de Comisiones Obreras (CC OO) que, según los autores del texto, intentaban promover la radicalización del sindicato.

Otros informes intervenidos a Medina y elaborados por él o por miembros de la Brigada de Interior no se refieren a temas políticos, como es el caso de uno referido al asesinato del empresario catalán José María Bultó, otro relativo a cadáveres no identificados o un tercero sobre los conflictos laborales registrados en Puertollano (Ciudad Real).

El inspector Medina, que fue segundo jefe de la Brigada de Interior hasta el otoño de 1983, fue llevado ante los tribunales en octubre de ese año, después de que la miembros de la unidad, mandada ya entonces por el comisario Alberto Elías -Medina era hombre de confianza del jefe anterior de la unidad, Mariano Baniandrés- solicitara permiso judicial para registrar el domicilio de Medina ante la sospecha de que éste se había llevado documentos confidenciales de la brigada. De hecho, tras el triunfo electoral del PSOE faltaron unos 4.000 expedientes de los archivos de la brigada.

Posteriormente, Medina, que a lo largo de los primeros meses de 1983 trabajaba en la investigación de anomalías existentes en la llamada Rumasa sumergida, fue procesado por presunta malversación de fondos públicos a finales de 1983. La presunta estafa descubierta incluía la venta a Rumasa -ya expropiada en febrero de ese año- de una empresa de aceites y el hurto de 1,9 millones de litros de aceite guardados en depósitos del Servicio Nacional de Productos Agrarios (SENPA), operaciones en las que, aunque no directamente, supuestamente intervino el inspector Medina.

El inspector Juan José Medina -quien, según declaró Baniandrés en octubre de 1983, había sido objeto de una persecución policial- se encuentra privado de libertad desde hace más de un año, recluido en la comisaría madrileña de Entrevías. Los jueces le piden una fianza de cinco millones de pesetas para decretar su libertad provisional, y el fiscal aún no ha concretado su petición de penas, según informa el abogado defensor.

Los informes sustraídos

Según Baniandrés, no sólo Medina no fue el autor de la sustracción de documentos de la Brigada de Interior, sino que fue él mismo quien descubrió la falta de esos informes. Una vez descubierta esta anomalía, Baniandrés, que mandó la unidad desde finales de 1982 hasta julio de 1983, ordenó que se hiciera una relación de los informes que faltaban en los archivos y que constaban en el libro de registro de la brigada.

El presidente del Partido Liberal, José Antonio Segurado, criticó ayer los incumplimientos del partido en el Gobierno y en especial lo que considera recorte de las libertades. "Yo me siento controlado y escuchado permanentemente", señaló, "e incluso la policía ha llegado a infiltrarse en mi escolta".

Por su parte, el ex secretario general del PCE, Santiago Carrillo, señaló ayer que siempre ha tenido "barruntos" de investigaciones de servicios policiales más o menos incontrolados. El diputado comunista afirmó que son "profundamente condenables" esas actividades y precisó que no concibe "que un departamento de policía funcione de forma tan autónoma que sus responsables no se enteren de lo que hacen".

Un policía de la brigada que asegura haber observado directamente el recuento, de documentos que faltaban en la unidad asegura que, en el libro de registro, estaban inscritos informes "sobre prácticamente todos los partidos políticos españoles". Incluso afirma que había fotografías de Santiago Carrillo, ex secretario general del PCE, y de otros políticos.

Dice este inspector -quien precisa que tiene pruebas de lo que dice- que, entre otros informes, había algunos con los siguientes encabezamientos: Informe sobre la presunta homosexualidad de ... (aquí figura el nombre de un dirigente sindical de la policía, actualmente destinado en Madrid, y que ayer mismo declaró a este periódico que."es un tema viejo"); Vigilancia al jefe de seguridad del PSOE, José Luis López Esteban; Reunión de un miembro del PCE con la Unión Militar Democrática (UMD); Reunión de Carrillo con miembros de la Unión Sindical de Policías (USP). También constaban notas informativas sobre el PNV y Euskadiko Ezkerra, si bien éstas eran "poco profundas", según el informante.

Según las fuentes informantes, el libro de registro que se manejaba en los tiempos que Baniandrés mandaba la Brigada de Interior no incluía en sus primeras páginas el número de hojas que tenía el libro, por lo que ha podido ser fácilmente manipulado con posterioridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de mayo de 1985

Más información

  • Un sumario judicial contiene pruebas del espionaje a partidos políticos