Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coca-Cola anuncia el cambio de gusto y composición de su fórmula secreta

El presidente del Consejo de Administración de la multinacional Coca-Cola, el cubano Roberto Goizueta, anunció el martes en Nueva York la introducción de cambios cualitativos en la composición de la fórmula secreta de la popular bebida refrescante. Casi 100 años después de que John Pemberton, un farmacéutico y vendedor de patentes médicas de Atlanta, diese con la fórmula del jarabe, el anuncio efectuado por Goizueta constituye todo un cambio revolucionario en la más internacional de las bebidas refrescantes del mundo.

El cambio parece anunciar un nuevo episodio en la fascinante guerra de las bebidas refrescantes. El miércoles, un anuncio gigante de Pepsi-Cola en toda la Prensa norteamericana aseguraba: "Después de 87 años de mirarnos fijamente a los ojos, el otro parpadea".Goizueta, número uno de Coca-Cola desde 1981, presentó en Nueva York una coca-cola de sabor más dulce, que describió como "el cambio más importante introducido en la historia de las bebidas refrescantes".

Aunque el gigante multinacional ha efectuado a lo largo de los años cambios mínimos en la composición de la fórmula, relacionados en su mayoría con los contenidos de cafeína y azúcar, el cambio anunciado ahora es considerado como el más significativo desde que la compañía retiró en 1903 de la fórmula el mínimo porcentaje de cocaína que el refresco contenía. "Es la primera vez que se hace un retoque en la composición de la fórmula para conseguir una mejora en el aroma de la bebida más consumida en todo el mundo", aseguró Roberto Goizueta en conferencia de prensa celebrada el martes en Nueva York.

Según Goizueta, la nueva coca-cola tiene "un sabor más suave, armonioso y completo, y ha recibido el visto bueno del alto equipo directivo de la compañía después de haber sido sometida a pruebas de sabor en las que han participado 200.000 personas en todo el mundo. Según tales pruebas, 65 de cada 100 catadores prefirieron el nuevo al viejo brebaje. La nueva coca-cola, que contendrá tres calorías más que la vieja, será puesta a la venta en Estados Unidos a partir del 8 de mayo.

Fórmula supersecreta

La fórmula del nuevo brebaje, que ha sido desarrollada durante los últimos cuatro años, será custodiada bajo siete llaves, al lado de la vieja, conocida con la clave Merchandise 7X, en los sótanos de la Trust Company of Atlanta, en Georgia. "Durante los 99 años transcurridos desde su creación, la fórmula secreta de Coca-Cola no ha variado, y este secreto, tan celosamente guardado, se mantendrá con la nueva composición", manifestó Goizueta.El cambio ha sido aprobado a primeros de año por el viejo patriarca de la multinacional, Robert Winship Woodruff, de 94 años, que en los años de la posguerra creo la inigualable red de distribución mundial de la compañía.

Goizueta desmintió que la salida al mercado de la nueva coca-cola se deba a la necesidad de contrarrestar la competencia de Pepsi-Cola, el clásico rival de Coca-Cola. Una nueva guerra a muerte se anuncia entre los dos gigantes. "Si eres bebedor de pepsi, alégrate conmigo, porque se ha duplicado el número de bebedores de pepsi que ahora prefieren coca-cola", es el nuevo eslogan de Coca-Cola.

A pesar de los avances registrados por Pepsi-Cola en los últimos tiempos, Coca-Cola ha recuperado terreno en el último año, ostentando actualmente el 36,5% del mercado interior norteamericano, frente al 28% de su rival. La decisión de incorporar hace unos meses a su gama de productos un nuevo refresco de cola bajo en calorías (coca-cola light) supuso un cambio importante en la filosofía de la multinacional.

En 1984, y según el Scoreboard del semanario Business Week, Pepsi-Cola facturó 7.698 millones de dólares (7% más que en 1983), cerca de 1,3 billones de pesetas, por encima de los 7.364 millones (8%) de Coca-Cola. Esta última, sin embargo, obtuvo 628 millones de dólares de beneficios (13% sobre el año anterior), más de 105.000 millones de pesetas, frente a los modestos 206 millones de Pepsi-Cola (24% menos que en 1983), unos 35.000 millones de pesetas.

La Bolsa de Nueva York reaccionó mal el martes ante el anuncio del cambio de composición y de gusto del más popular de los refrescos, habiendo perdido en la sesión 1,62 dólares, para cerrar a 70 dólares la acción.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de abril de 1985