Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dirección de AHM ordena el cierre del horno alto y de la acería de Sagunto

La dirección de Altos Hornos del Mediterráneo (AHM) ordenó a las 13.50 horas de ayer el inicio de los trabajos para el cierre definitivo de las instalaciones de cabecera de la siderúrgica de Sagunto. Las instrucciones fueron cursadas mientras la representación del comité de empresa, que había negociado infructuosamente el jueves en Madrid la última posibilidad para una solución pacífica sobre la aplicación de los acuerdos de abril, viajaba hacia Sagunto.

Los trabajadores habían comenzado ayer los trabajos preparatorios para el cierre, si bien en la factoría se esperaba las conclusiones de la reunión del comité, iniciada tras la llegada de los representantes que habían viajado a Madrid -con su presidente, Miguel Campoy, a la cabeza-, para conocer la postura a seguir. A las 22.30 se inició la celebración de una asamblea en la factoría que no había concluido al cierre de esta edición.Para el apagado definitivo del horno alto tiene que transcurrir un plazo de unas 48 horas. Las existencias de carbón son mínimas, lo que suprime las posibilidades de mantener en funcionamiento las instalaciones de cabecera. Esta vez, a diferencia de lo que ocurrió con el conflicto del horno alto número 2, el Instituto Nacional de Industria (INI) había calculado con verdadera economía las existencias, y el horno ya lleva cinco días de marcha por encima de la fecha inicialmente fijada para el comienzo del cierre, que era el 1 de octubre. La decisión de proceder al cierre se produce además en un momento en que la unidad sindical en la factoría se halla profundamente resquebrajada por la oposición del sector prosoviético en el Interior de CC OO a la política de la mayoría del comité.

La decisión de la empresa es consecuencia de la resolución de la Dirección General de Empleo favorable al expediente de regulación para los trabajadores de la factoría que resultan excedentes. La suspensión de contratos afectará a 1.794 operarios de los 3.613 de la plantilla, que pasarán a integrarse en el fondo de promoción de empleo.

Los excedentes serán determinados, por razones de antigüedad, entre los 23 grupos en que se han distribuido las categorías de la empresa. El texto no incluye la solución prevista en un principio para los trabajadores de entre 52 y 54 años (los intocables), para los que la empresa proponía mantenerlos en plantilla hasta que cumplieran 55, fecha en la que pasarían al fondo para, posteriormente, acogerse a la jubilación anticipada.

La resolución se ajusta a la plantilla fijada por el Consejo de Ministros el pasado 14 de marzo. En el texto de la Dirección General de Empleo se recoge el contenido de los acuerdos alcanzados en abril por los representantes del INI, la empresa, los trabajadores, CC OO y UGT.

Desacuerdo entre las partes

El cierre de las instalaciones de cabecera afecta al horno alto número 3 -el único actualmente en funcionamiento-, la acería, la fábrica de oxígeno, las baterías de coque y las instalaciones de colada continua y sinterización. En consecuencia, los trabajadores que continuarán en activo en el tren de laminación en frío (TLF), única sección de la siderúrgica que seguirá en funcionamiento, serán 1.819, número superior en 64 a los 1.755 que solicitaba la empresa.

Los representantes de los trabajadores se oponen a la presentación del expediente porque consideran que no se asegura el cumplimiento del resto de lo pactado. Han anunciado que recurrirán el mismo y, por la vía civil, el acuerdo en el que se establece que la determinación numérica de los excedentes "se realizará de común acuerdo por la dirección y el comité de empresa".

La reunión celebrada el jueves en la sede del Ministerio de Trabajo para intentar una solución pacífica sobre la aplicación del expediente no tuvo éxito. La propuesta del comité para intentar un compromiso sobre el contenido global de lo pactado en abril, que provocó consultas con las instancias ministeriales afectadas, fue rechazada por la dirección de AHM. Los representantes sindicales iniciaron un encierro en el ministerio, que abandonaron pasadas las dos de la madrugada de ayer ante la amenaza de desalojo por la policía.

La propuesta de los representantes de los trabajadores consistía en fijar la plantilla del TLF en 2.035 trabajadores, lo que, en su opinión, no es muy diferente de los 2.000 que establece el acuerdo para 1987. En cuanto a las jubilaciones, planteaban asegurar el 80% de las percepciones actuales para los 86 trabajadores que ahora tienen 60 años. Asimismo solicitaban la resolución de la Dirección General de Empleo que permita a los contratados y fijos discontinuos (unos 600) pasar al fondo de promoción de empleo. También pedían la contratación en un plazo prudencial de la inversión de 12.000 millones de pesetas prevista en la línea de recocido continuo.

En lo que respecta al empleo alternativo, el comité propuso que constara en acta, firmada por Enfersa, AHM y el INI, la licencia de obras, de actividad y proyecto de la nueva factoría de fertilizantes, con el compromiso de que el 80% de los 250 empleos que generará debería estar constituida por trabajadores excedentes de la siderúrgica.

La empresa se opuso a todos estos puntos y sólo aceptó que las condiciones específicas figuraran en un anexo del estatuto del fondo, en lugar de en contrato privado ante notario, como proponía en un principio.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de octubre de 1984

Más información

  • Las existencias de carbón en la factoría son mínimas