Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGÍA

Ecologistas españoles estudian la posibilidad de construir un partido político 'verde'

Medio centenar de organizaciones acudieron ayer, sábado, a la sexta reunión de grupos ecologistas, convocada con el fin de analizar la situación actual de este movimiento en España, estudiar el proyecto de creación de un partido verde, propuesto por algunos grupos de la Federación de Amigos de la Tierra, y discutir las fórmulas de colaboración con la Administración pública a través de un comité de participación ciudadana en la comisión interministerial del medio ambiente.

Ésta es la sexta asamblea que celebran los grupos ecologistas españoles desde que comenzaron a constituirse a principios de los años setenta. La última reunión colectiva de este movimiento ciudadano se celebró en julio de 1978 en la localidad de Daimiel, en Ciudad Real. Desde entonces, los ecologistas no habían vuelto a reunirse en asambleas generales, aunque continuaron coordinando espontáneamente sus acciones y campañas. Entre los temas propuestos ayer se planteó la necesidad de institucionalizar la celebración de una asamblea general anual, organizada sucesivamente en una comunidad autónoma distinta.Una de las notas más destacadas de la reunión iniciada ayer en el albergue juvenil de la Casa de Campo de Madrid, que se clausurará hoy domingo, es la total renovación tanto de grupos como de representantes de los mismos respecto a la última reunión celebrada en Daimiel hace cinco años. La mayoría de la vieja guardia del ecologismo está ausente de esta reunión, mientras que una oleada de nuevos grupos ha tomado el relevo, en un intento de coordinar el movimiento ecologista español.

Los ecologistas consideran necesario establecer un frente común, de forma que la opinión pública pueda diferenciar entre el movimiento ecologista tradicional y los intentos oportunistas de algunas nuevas formaciones políticas, para captar el voto verde en las próximas elecciones.

Igualmente, se planteó la necesidad de fortalecer las organizaciones ecologistas en las comunidades autónomas, única forma que consideran válida para desarrollar una actividad eficaz en la defensa del entorno, ya que todas las competencias de la Administración estatal en materia de medio ambiente han sido transferidas a las comunidades autónomas.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de octubre de 1983