ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 26 de julio de 1981
Paz momentánea en Oriente Próximo

El alto el fuego entre Israel y los palestinos, un éxito para Siria y la OLP

  • Damasco sacó partido del conflicto haciendo pasar a segundo plano la "crisis de los misiles"

El régimen de Damasco ha sacado partido de los quince días ininterrumpidos de enfrentamientos armados entre israelíes y palestinos al hacer pasar a un segundo plano la llamada crisis de los misiles, provocada por la instalación en mayo por Siria y en territorio libanés de seis rampas de cohetes antiaéreos soviéticos SAM-6.

La principal preocupación de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) consiste ahora en averiguar cuál es la contrapartida ofrecida a Israel por Philip Habib, el enviado del presidente norteamericano. Concretamente, la dirección palestína teme que Washington haya prometido a Tel Aviv el control por la fuerza interina de las Naciones Unidas en Líbano del castillo de Beaufort, punto clave del dispositivo militar de la OLP y desde donde los fedayin disparan la mayoría de sus katiuskas contra el territorio israelí.Aunque se suele proclamar el mejor aliado de la resistencia palestina, el régimen del presidente Hafez el Assad ha demostrado durante el conflicto de las dos últimas semanas una gran mansedumbre. Sus cañones de largo alcance instalados en la llanura de Bckaa han asistido impasibles a los duelos de artillería palestino-isralíes. En varias ocasiones, Damasco ordenó la retirada de los controles más expuestos de la Fuerza Arabe de Disuasión (FAD), integrada por 26.000 soldados sirios, para no verse involucrado en choques con el Ejército israelí, y la muerte en el bombardeo hebreo de Beirut del viernes 17 de julio de varios soldados sirios no suscitó ninguna protesta.

Cabe recordar hasta qué punto todos los dirigentes israelíes parecían determinados en sus declaraciones, desde hace tres meses, a acabar con "la amenaza de los misiles" para medir el alcance de la concesión obtenida por Siria.

Durante su gira de primavera por Oriente Próximo, el secretario de Estado norteamericano, Alexander Haig, omitió desplazarse a Daniasco, despreciando el papel diplomático que esta capital podía desempeñar. La nueva Administración norteamericana consideraba también al régimen sirio como un aliado incondicional de la Unión Soviética por haber firmado con Moscú, en octubre de 1980, un tratado de amistad y cooperación.

La OLP luchó sola

La OLP tampoco tiene motivos para estar descontenta. En primer lugar, su reiterada teoría sobre la decisiva influencia ejercida por Estados Unidos sobre Israel ha quedado abiertamente demostrada. En segundo lugar, y por primera vez en la Historia del conflicto palestino-israelí, la OLP ha lucha do sola contra el Estado hebreo, y con aparente éxito, ya que su potencia de fuego no se ha visto mermada por los intensos bombardeos israelíes.

En estas condiciones, la resistencia palestina ha aparecido ante la opinión pública como un elemento clave del conflicto, indispensable, en todo caso, si se quiere llegar a una solución global negociada o simplemente decretar un alto el fuego.

Por si esto fuera poco, las víctimas civiles de los bombardeos israelíes han dañado gravemente la imagen internacional del Estad hebreo, suscitado reservas po parte del poderoso lobby judío norteamericano y dividido a la opinión pública israelí.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana