Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete empresas implicadas y 10 marcas tóxicas, balance provisional del fraude del aceite

El balance de las acciones policiales y judiciales efectuadas hasta el momento por las autoridades españolas sobre los presuntos responsables del envenenamiento masivo por consumo de aceite adulterado arroja las siguientes cifras: siete empresas implicadas, diez marcas tóxicas (cinco de las cuales eran piratas), diez procesamientos y más de una veintena de detenciones.

Las empresas presuntamente relacionadas con el fraude de aceite de colza desnaturalizado son: Raelsa, radicada en la localidad madrileña de Alcorcón, cuyos depósitos fueron precintados a primeros del mes de junio, y que hasta entonces envasaba y distribuía -también a granel- aceite supuestamente comestible, y Refinería de Aceite de Pescado (RAPSA), firma de San Sebastián importadora de aceite de colza para uso industrial.Asimismo ha sido objeto de inspección -en abril de este año-, por parte del Ministerio de Comercio, la empresa de Sevilla Iteache, SL, refinería de aceite comestible que trató una partida de Raelsa.

Como firmas que comerciaban y distribuían aceite comprobado como tóxico -no especificaban las autoridades competentes si era de colza desnaturalizado- han sido expedientadas: Producción y Consumo, SA, de Tarazona, y Aceites Luis Beamonte, de Malón, ambas de Zaragoza; JAP, de Fuenlabrada de los Montes (BadaJoz), y Aguado del Prado, SA, de Cedillo del Condado (Toledo).

En total, han sido diez las marcas consideradas tóxicas por las autoridades sanitarias: JAP, Aguado-Del Prado, Pochi, Prosol, Beamonte y El Olivo, esta última es pirata, según Sanidad, así como las que ofrecía Rael: Selmi, Raelsol, Raolí y Rarnoli, én trámite del correspondiente registro.

La empresa Oleícola Toledana, de Cebolla (Toledo), citada por las autoridades sanitarias del País Vasco como productora de aceite tóxico, fabrica un aceite correcto, según las autoridades sanitarias de la Administración central.

Diez procesados y veinticinco detenidos

Según las notas oficiales y de fuentes solventes aparecidas hasta el momento en relación con los posibles responsables de la intoxi cación ma ' siva por consumo de aceite adulterado, se hallan deteni das y procesadas, por presunto de lito contra la salud pública, las si guientes personas: Ramón y Elías Ferreró López y Cándico Her nández, propietarios de la em presa Raelsa, de Alcorcón (Ma drid); Fernando y Juan Miguel Bengoechea Calvo, propietarios de la firma RAPSA, de San Sebastián, y el delegado de la misma en Ma drid, José Luis Garrote Rojas; Juan Antonio Pastor Ruiz, dueño de Aceites JAP, de Fuenlabrada de los Montes (Badajoz), y Jesús Por tillo Orgaz, presidente de Aceites Aguado-El Prado, SA, de Cedillo del Condado (Toledo).

El número total de procesamientos asciende a diez

Los últimos procesados -actualmente ingresados en la cárcel Modelo, de Barcelona- son Alfonso. Molina García y Miguel Par Balcells.

Asimismo, entre los detenidos y expedientados figuran: Jesús Españavero Coca, principal almacenista de aceite de colza desnaturalizado en Valladolid (el producto procedía de Raelsa); José Merino Pérez, Dionisio González García y Domingo López Montaña, vendedores de aceite a granel en diversos pueblos leoneses; Juan Quiñonero Paredes, por fálsificar una marca; Vicente Núñez Vecino; propietarlo de un bar, y José Gil Heras, ambos de la provincia de Zamora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de julio de 1981